Image for post
Image for post

Heather E. Heying

Los leones machos pueden ser monstruos, asesinos y ofuscados. Tóxicos, si se quiere.

Si tienen oportunidad, los leones machos matarán a los cachorritos de la manada en la que han ganado el control. Cometen infanticidio, lo que hace que las nuevas madres, ahora sin crías, vuelvan a estar en estro. Las hembras se quedan preñadas de inmediato. Todos estamos de acuerdo en que esto es un comportamiento perturbador, y puede hacer que algunas personas se sientan menos complacidas con los leones.

Teniendo la oportunidad, la gran mayoría de los machos humanos modernos no harían tal cosa.

Los que argumentan que los hombres son inherentemente tóxicos están, irónicamente, haciendo argumentos que son biológicamente esencialistas. Y por eso los están haciendo mal. La evolución construyó a los seres humanos, así como a los leones. Pero los seres humanos tienen una infancia más larga y un mayor solapamiento generacional, comparten más ideas con mayor complejidad, y suelen vivir en grupos sociales más estables que los leones. En los humanos, la evolución nos ha dado la capacidad de moldear la personalidad durante el desarrollo en mayor grado que en cualquier otra especie. Como tal, y debido a que pocas culturas humanas tolerarían tal comportamiento, la gran mayoría de los hombres no matarían ni podrían matar a los bebés, ni violar a sus madres en duelo.

Hace más de 30 años, llegué a la mayoría de edad como mujer en Los Ángeles. Ser una mujer joven en Los Ángeles significa ser vigilada por desviaciones de la norma, por indicaciones de futura fama, por signos de debilidad. Vigilada simplemente por cómo una le parece a los demás. Por desgracia, hay muchos ejemplos, recientes y no tanto, que apuntan a que la industria más famosa de Los Ángeles es un lugar donde las mujeres jóvenes necesitan estar en guardia. Nunca aspiré a la industria, pero incluso viviendo en Los Ángeles, la cultura es omnipresente.

Dos anécdotas deberían bastar. Caminando sola en mi soleado barrio del oeste de Los Ángeles un verano, se me acercó un hombre que buscaba extras para una escena de playa en una película. Antes de que yo dijera una palabra, me dijo a dónde ir, cuánto me pagarían por día, y qué se esperaría de mí: que posara en bikini, entre otros vestidos similares. Le dije que iba a ir a la universidad. Literalmente me miró de arriba a abajo, adoptó un ceño fruncido, y me aseguró que no necesitaba ir a la universidad. Las escenas de playa eran mi futuro, y de ahí, ¿quién sabe? Mejores escenas de playa, presumiblemente.

Segunda anécdota: uno de mis muchos trabajos a tiempo parcial en el instituto, junto con la recogida de helados y el alquiler de cintas de VHS, era el personal de eventos de catering de alta gama. Vestida de blanco y negro, llevaba platos de entremeses durante la hora del cóctel, y llevaba platos preparados durante el servicio de mesa. En los eventos de interior, los hombres me paraban a menudo para charlar y me pedían mi número. Deseaba que no lo hicieran, pero no sentía ningún riesgo. Una noche, sin embargo, trabajé en un evento en los estudios de Universal. Un grupo no afiliado a Hollywood lo había reservado para una fiesta sin gastos, y yo debía hacer lo habitual, excepto que tendría que cubrir más terreno. La cocina estaba más lejos, los invitados más dispersos, sin paredes para contenerlos. Antes del servicio de mesa, mis compañeras y yo hicimos las rondas con nuestras bandejas de bruschetta y carnes curadas. En este terreno de Hollywood, sin embargo, la falta de paredes resultó peligrosa. Un joven, mayor que yo pero menor de 30 años, me alejó de la multitud. Había muchas sombras, y él estaba demasiado cerca. Me miró con ojos depredadores. Me hizo retroceder hasta un seto y se frotó contra mí. Y me alejé de él antes de que fuera más lejos.

Esa era la masculinidad tóxica, antes de que existiera la expresión.

Sí, la masculinidad tóxica existe. Pero el uso de la expresión se ha convertido en un arma. Se está enviando sin cuidado a todos los hombres. Cuando surgió, su uso parecía simplemente impreciso: en la mayoría de los grupos de personas, hay un tipo esperando la oportunidad de acariciar el culo de una mujer sin su consentimiento, poner su mano donde no debe, ¿verdad? Ese es el que estaba siendo revelado como tóxico. Esos hombres, y mucho, mucho peor, existen. Obviamente. Pero espera… ¿todas las reuniones humanas contienen tales hombres? No. Esta expresión, masculinidad tóxica, está siendo usada de manera indiscriminada, y con fuerza. No estamos hablando de imprecisión ahora, estamos hablando de una inexactitud total.

La mayoría de los hombres no son tóxicos. Su masculinidad no los hace tóxicos, como tampoco su “blanquitud” los hace racistas. Supongamos por un momento que podemos acordar los términos: ¿Está la masculinidad más altamente correlacionada con la masculinidad tóxica que la feminidad? Sí. Ipso facto, el término se refiere a la masculinidad, por lo que los hombres mostrarán más de ella que las mujeres. El salto lógico es entonces concluir que todos los hombres son tóxicos. Las comunidades en las que se discute más la “masculinidad tóxica” son las comunidades en las que los hombres son, según mi experiencia, compasivos, igualitarios y nada tóxicos.

Llamar tóxicos a los hombres buenos les hace a todos un profundo perjuicio. Todos, excepto aquellos que buscan el poder a través de relatos victimistas.

Para que conste: no estoy sugiriendo que las víctimas reales no existan, ni que no merezcan un completo apoyo emocional, físico, legal, médico y de otro tipo. Tampoco quiero minimizar el hecho de que la mayoría de las mujeres, tal vez incluso todas, han experimentado situaciones desagradables por parte de un subconjunto de hombres. Pero no todas las mujeres son víctimas. E incluso entre las mujeres que realmente han sufrido a manos de los hombres, muchas de ellas— me arriesgaría a suponer — no quieren que su estatus en el mundo sea el de “víctima”.

Todo lo cual nos lleva directamente a un tema poco discutido: la feminidad tóxica.

Los roles de sexo y género se han formado a lo largo de cientos de miles de años en la evolución humana, de hecho, a lo largo de cientos de millones de años en nuestro linaje animal. Los aspectos de esos roles están en rápida transformación, pero las verdades antiguas todavía se mantienen. Los apetitos y deseos históricos persisten. Los hombres heterosexuales mirarán a las mujeres hermosas, especialmente si esas mujeres son a) jóvenes y ardientes y b) activamente exhibidoras. La exhibición invita a la atención.

La feminidad que amplía la belleza se muestra en toda su plenitud, anunciando la fertilidad y la sexualidad urgente. Invita a la atención masculina, por ejemplo, revelando la carne, o pintando sobre señales de receptividad sexual. Esto, yo diría, está invitando a los problemas. No, no acabo de decir que ella se lo busque. Sin embargo, acabo de decir que se estaba exhibiendo, y por supuesto que iba a ser observada.

La amplificación de la sensualidad no es, en sí misma, tóxica, aunque personalmente, no la respeto, y nunca lo he hecho. La sensualidad se desvanece, la sabiduría crece… las jóvenes sabias invertirán en consecuencia. La femineidad se vuelve tóxica cuando grita falta, regañando a los hombres por responder a un despliegue de provocación.

Donde establecemos nuestros límites es una cuestión sobre la que la gente razonable podría estar en desacuerdo, pero hay dos líneas brillantes que están ampliamente acordadas: toda mujer tiene derecho a no ser tocada si no desea serlo; y el quid pro quo coercitivo, en el que se exigen favores sexuales para la posibilidad de ascender en la carrera, es inaceptable. Pero cuando las mujeres se visten con ropas que resaltan la anatomía sexualmente seleccionada, y se maquillan con maquillaje que insinúa un orgasmo inminente, es tóxico — sí, tóxico — exigir que los hombres no miren, que no se acerquen, que no hagan preguntas.

Las mujeres jóvenes tienen un gran poder sexual. Todos los que son honestos consigo mismos lo saben: las mujeres en su mejor momento sexual, cuando están más cerca de las normas de belleza de su cultura, tienen un tipo de poder que nadie más tiene. También es casi seguro que carecen de la sabiduría para manejarlo. La feminidad tóxica es un abuso de ese poder, en el que se maximiza la sensualidad, y se reclama el estatus de víctima cuando los hombres heterosexuales no las tratan como iguales.

Crear deseo en los hombres invitando de manera activa a la mirada masculina, y luego exigir que los hombres no tengan ese deseo, eso es la feminidad tóxica. Someter a los hombres, castrarlos cuando muestran fuerza — física, intelectual u otra — , eso es feminidad tóxica. Insistir en que los hombres, simplemente por el hecho de ser hombres, son tóxicos, y luego actuar sorprendidas cuando las relaciones entre hombres y mujeres se vuelven más tensas, eso es feminidad tóxica. Es un juego, cuyos beneficios van para unos pocos mientras que los costos son compartidos por todos nosotros.

Tuve una estudiante en uno de mis viajes de estudios al extranjero que tenía un problema permanente con la ropa. Nunca llevaba la suficiente. Ella era inteligente, atlética y hermosa, pero también intentaba anunciar su atractivo en todo momento. En una estación de campo en una selva en América Latina, se acercó a mí para quejarse de que los hombres locales la miraban. El resto de nosotros llevábamos ropa de campo, una vestimenta poco reveladora y poco sexy. Ella estaba en traje de baño. “Ponte más ropa”, le dije. Estaba horrorizada. Quería que cambiara a los hombres, que les hablara sobre dónde apuntar con sus ojos. Aquí en su casa, donde estábamos de visita, y uno de los gringos había aparecido casi desnudo, quería que los hombres cambiaran.

Antes de eso, mi trabajo era recorrer los bosques tropicales estudiando ranas venenosas. Me interesaba su vida sexual, averiguar cómo escogen a sus parejas y sus territorios, cómo se reproducen, y lo que eso significa para la evolución de la socialidad en general.

Mi investigación reveló, en parte, cuántas formas diferentes hay de ser territorial, y de tener éxito, en las ranas macho. En las ranas venenosas de Madagascar, hay múltiples rutas para el éxito, tanto naturales como sexualmente seleccionadas : los machos pueden tener éxito, evolutivamente, por tener territorios de alta calidad, y también pueden tener éxito por no tener ningún territorio (sino por ser bastante más escurridizas). La amplia variación en la estrategia, y el cambio de estrategias bajo diferentes condiciones, está bien estudiada en el comportamiento animal y la teoría de juegos.

Dado que sabemos que esto es cierto en los animales no humanos, ¿por qué imaginar que los humanos son menos, en vez de más, flexibles? Hay muchas maneras de ser femenina, y muchas maneras de ser masculino, y algunas de ellas son malas noticias para todos, excepto para el individuo que las emplea. Como especie social que se ha convertido en la fuerza ecológica dominante en nuestro planeta, podemos y debemos aspirar a comportarnos de maneras que no sean meramente egoístas, ni meramente competitivas, sino también colaborativas. La masculinidad tóxica, y la feminidad tóxica, son modos inherentemente egoístas, y aquellos que no los emplean deberían estar interesados en verlos erradicados.

El movimiento que ha popularizado el término “masculinidad tóxica” comparte herramientas y conclusiones con aquellos que ven signos de “supremacía blanca” dondequiera que miren. Los interseccionalistas tienen en común un truco retórico particular: cualquier afirmación hecha por un miembro de un grupo históricamente oprimido es incuestionablemente cierta. Cuestionar las afirmaciones es, en sí mismo, un acto de opresión.

Esto abre la puerta a cualquiera que esté dispuesto a mentir para obtener el poder. Si no se pueden cuestionar las afirmaciones, se puede hacer cualquier afirmación.

Así: El racismo es omnipresente. Y Todos los hombres son tóxicos. Me opongo… pero no se permiten objeciones. Todos los que entienden la teoría de juegos saben cómo termina este juego: gente inocente siendo vilipendiada con falsas afirmaciones, y expuesta a la caza de brujas. El asalto sexual es real, pero eso no significa que todas las afirmaciones de asalto sexual sean honestas.

Es chocante que esto se diga, pero hay un mundo de hombres inteligentes y compasivos y deseosos de tener conversaciones vibrantes y sorprendentes con otras personas, tanto hombres como mujeres. La toxicidad específica del sexo que he visto, cuando ha sido obvia, se dado sobre todo en la otra cancha. ¿Todos los hombres son tóxicos y todas las mujeres víctimas? No. No en mi nombre.

Image for post
Image for post

Heather E. Heying es exprofesora de biología evolutiva en The Evergreen State College. Tiene un doctorado en Biología de la Universidad de Michigan y es autora de Antipode, una investigación sobre la vida y la investigación en Madagascar. Puedes seguirla en Twitter @HeatherEHeying

Fuente: Quillette

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store