¿Qué hacer ante un insulto en un debate en línea sobre derechos de los hombres?

Las cuestiones de género pueden ser un campo minado de insultos groseros como “feminazi”, “machirulo”, “pollaherida” o “mangina” que animan el partidismo al tiempo que impiden un debate sofisticado que sea útil para atender a los problemas de género con amplitud y profundidad.

¿Qué hacer ante esta facilidad para el insulto?

Fernando Fuentes Pinzón acaba de publicar un vídeo donde trata el asunto del insulto en general, sin centrarse en las cuestiones de género en particular. Uno de los aspectos que trata es que el insulto se utiliza de manera pragmática para ofender al adversario para desacreditarlo de alguna manera ante un público que está asistiendo al debate. Así funcionan muchas veces los debates en línea.

Fuentes Pinzón recomienda leer atentamente un trecho del libro No pienses en un elefante, de George Lakoff, de tal manera que lo podamos adaptar al debate que nos interese. He aceptado su desafío y por mi parte he retocado el trecho de tal manera que se adapte a una discusión sobre el género donde la figura oponente sería alguna alguien adepto a una forma más o menos extrema de feminismo que se opone a cualquier medida que combata la discriminación sexista a los hombres. El trecho quedaría así:

  • Trata con respeto a las feministas y sus aliados cuando les des la réplica. Nadie te escuchará si no las tratas con respeto. Escúchalas. Es posible que estés en profundo desacuerdo con todo lo que hayan dicho, pero tienes que saber lo que se ha dicho. Sé honesto. Evita los golpes bajos. ¿Qué pasa si ellas no te tratan con respeto? Dos errores no se convierten en un acierto. Pon la otra mejilla y, de todos modos, compórtate respetuosamente. Lo cual requiere carácter y dignidad. Haz que ese carácter y esa dignidad se vean.
  • Evita los debates a gritos. Recuerda que gran parte del feminismo plantea una guerra cultural y que los gritos son una forma de discurso en esa guerra. El discurso civilizado es la forma de discurso de la moral contra una u otra forma de sexismo. Obtienes una victoria cuando el discurso se convierte en un discurso civilizado. Ellas ganan cuando consiguen que grites.
  • ¿Qué pasa si recibes una ofensa moral? Tienes que indignarte moralmente. Pero puedes mostrarlo con pasión controlada. Si pierdes el control, ganan ellas.

El trecho original es este:

  • Trata con respeto a los conservadores cuando les des la réplica. Nadie te escuchará si no lo tratas con respeto. Escúchalos. Es posible que estés en profundo desacuerdo con todo lo que hayan dicho, pero tienes que saber lo que se ha dicho. Sé honesto. Evita los golpes bajos. ¿Qué pasa si ellos no te tratan con respeto? Dos errores no se convierten en un acierto. Pon la otra mejilla y, de todos modos, compórtate respetuosamente. Lo cual requiere carácter y dignidad. Haz que ese carácter y esa dignidad se vean.
  • Evita los debates a gritos. Recuerda que la derecha radical plantea una guerra cultural y que los gritos son la forma de discurso de esa guerra. El discurso civilizado es la forma de discurso de la moral progresista. Obtienes una victoria cuando el discurso se convierte en un discurso civilizado. Ellos ganan cuando consiguen que grites.
  • ¿Qué pasa si recibes una ofensa moral? Tienes que indignarte moralmente. Pero puedes mostrarlo con pasión controlada. Si pierdes el control, ganan ellos.

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store