Puedo ser tu aliado. O no.

Cómo los hombres pueden ser mejores aliados de las mujeres es un tema popular y presuntuoso. A veces estaré de tu lado. Otras veces seré tu oponente.

Escrito por Dave DuBay y publicado el 3 de abril de 2018

© Dave DuBay

Las publicaciones sobre cómo los hombres pueden ser mejores aliados de las mujeres presentan varios puntos en común:

  • Los hombres necesitan aprender a escuchar mejor.
  • Los hombres deben respetar a las mujeres de la misma manera que los hombres respetan a los hombres.
  • Utilizar un lenguaje neutro desde el punto de vista del género.
  • Llamar la atención a otros hombres cuando digan o hagan algo sexista.
  • Desafiar los estereotipos sobre las mujeres.

Hay algunas buenas sugerencias en este sentido, como el uso de un lenguaje neutro en materia de género y el cuestionamiento de los estereotipos. Esto se limita a querer respeto. Con frecuencia, las mujeres sienten que sus colegas masculinos no toman sus ideas tan en serio como las de los hombres. Y a los hombres a menudo no les gusta el tono condescendiente de las mujeres en los artículos del tipo “cómo ser mejores aliados”.

Pero la política de identidad aumenta el desprecio más que el respeto. Ser un aliado en la política de identidad de alguien también es problemático porque no todas las mujeres o todas las feministas quieren las mismas cosas. Y solo porque una mujer quiera algo no significa que tenga derecho a ello. Los límites de la mujer promedio no son más saludables que los del hombre promedio.

El feminismo trata principalmente del interés propio de las mujeres, típicamente interpretado desde una perspectiva izquierdista. A menudo eso significa igualdad, pero no siempre. Así que a veces comparto las metas del feminismo, y otras veces estoy en contra del feminismo. No puede presuponerse mi apoyo y solo lo doy libremente.

Y no siento la necesidad de ignorar el doble rasero de que las generalizaciones sobre las mujeres son sexistas, mientras que las generalizaciones feministas sobre los hombres están bien. Ignorar la individualidad es un problema independientemente del grupo de identidad al que se pertenezca.

Los promedios estadísticos no pueden predecir resultados individuales. En mi último trabajo, una queja común en las reuniones del personal era que los hombres rara vez hablaban. Y aunque los estudios muestran que los hombres y las mujeres escuchan de manera diferente, diferente no significa necesariamente mejor.

Pero tal vez no sea sexista cuando las feministas estereotipan a los hombres porque el sexismo es sesgo más poder, y las mujeres no tienen suficiente poder para ser sexistas.

Pero no creo que las mujeres sean tan impotentes. Y veo esto como un intento pasivo-agresivo que algunas mujeres usan para ponerse en un pedestal. Me sentiría como un adulador si siguiera con este pedestal.

Sin embargo, llamar a la cultura tiene mala reputación por buenas razones. Se ha convertido en un tipo de intimidación, particularmente para las personas pasivo-agresivas.

Aunque el comportamiento dañino no puede ser ignorado, yo elijo mis batallas. Dejo pasar cosas menores, como que un hombre dijera “chica” en vez de “mujer”. Ser un caballero blanco es desagradable para mí.

Luego hay cosas más serias, como que un compañero de trabajo te pregunte si crees que las tetas de alguien son reales. Pero no le daré lecciones sobre sus actitudes hacia las mujeres. No tengo derecho a decirle lo que debe o no debe pensar. Solo puedo hablar por mí mismo: “No estoy interesado en hablar así de compañeras de trabajo”.

Dave DuBay es trabajador social de Phoenix, Arizona. Él bloguea en The Painted Porch. También está en Twitter, @Dave_DuBay.

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store