Image for post
Image for post

Psicología evolucionista: ¿Es poderosamente predictiva o está plagada de “cuentos de así fue”?

Laith Al-Shawaf

Este ensayo es parte de una serie sobre el valor de los enfoques evolucionistas de la psicología.

La parte 1 aclara siete ideas erróneas clave.

La parte 2 muestra por qué la evolución es necesaria para una ciencia completa de la mente.

La parte 3 (este ensayo) ilustra cómo el pensamiento evolucionista conduce a nuevos descubrimientos.

No es necesario leerlos en orden.

Un lugar común en las ciencias sociales es que las hipótesis de la psicología evolucionista son “just-so stories” (cuentos de así fue). [1] Sorprendentemente, no se suele aducir ninguna prueba para la afirmación; la afirmación se suele hacer tout court. El quid de la acusación es que las hipótesis evolucionistas son narraciones convenientes que los investigadores manipulan después de observar los hechos para que concuerden con las observaciones existentes. ¿Es esto cierto?

¿Llevan los enfoques evolucionistas a nuevas predicciones? ¿Y a nuevos descubrimientos?

En realidad, la evidencia sugiere que los enfoques evolucionistas generan un gran número de nuevas predicciones y nuevos descubrimientos sobre la mente humana. Para corroborar esta afirmación, los hallazgos de este ensayo fueron predichos a priori por el razonamiento evolucionista, es decir, las predicciones se hicieron antes de que los estudios tuvieran lugar. Por lo tanto, no pueden ser cuentos post-hoc inventados para ajustarse a datos ya existentes.

La ira

Tomemos la ira, por ejemplo. Una teoría psicológica evolucionista sugiere que la ira evolucionó como una táctica de negociación para convencer a otras personas de que te traten mejor. Si sientes que alguien no valora lo suficiente tu bienestar, te enfadas en un intento (inconsciente) de convencerlo de que ponga más énfasis en tu bienestar. En el lenguaje de la teoría, estás tratando de que actualicen su “relación de intercambio de bienestar” hacia ti — cuánto valoran tu bienestar en relación al de ellos — y te traten mejor en el futuro.

Para nuestros propósitos, esta teoría es interesante porque deja claras las predicciones a priori sobre (1) qué factores desencadenarán mayor ira entre las víctimas de maltrato, y (2) la forma en que el culpable tratará de apaciguar a la víctima.

Los contextos que desencadenan la ira

Cuando una víctima es agraviada, ¿qué circunstancias deberían producir la mayor ira? Según la teoría, deberían ser las circunstancias las que más fuertemente sugieran que el culpable no valora su bienestar. Este es el caso más obvio y conmovedor cuando el culpable sabía exactamente a quién estaba perjudicando, infligió un gran costo a su víctima y apenas obtuvo algún beneficio de sus acciones. En otras palabras, la teoría predice que las víctimas se enfadarán más: 1) cuando sean el blanco específico del culpable, 2) cuando sufran mucho, y 3) cuando el culpable solo se beneficie ligeramente.

Nótese lo contradictorio de la última predicción: las víctimas se enfadarán menos cuando su perpetrador se beneficie más. Esta predicción parece desconcertante, pero tiene sentido a la luz de esta teoría evolucionista de la ira. Si el culpable no se benefició mucho, eso significa que estaba dispuesto a herirte para un beneficio menor para él mismo, lo que significa que se preocupa por ti incluso menos que si estaba dispuesto a herirte para un gran beneficio para él mismo. En el lenguaje de la teoría, tiene una peor relación de intercambio de bienestar hacia ti. Exactamente como se predijo, los experimentos llevados a cabo en seis culturas demuestran que estas circunstancias precisas desencadenan una mayor ira en las víctimas.

La naturaleza de la disculpa del culpable

La misma teoría también hace intrigantes predicciones a priori sobre las disculpas del perpetrador. La teoría predice que los culpables tratarán de calmar la ira de las víctimas alegando que: 1) no sabían que se dirigían específicamente a la víctima (por ejemplo, sabían que estaban gastando una broma a un grupo de personas, pero no sabían quién sería su víctima específica), 2) pensaban que la víctima solo tenía un pequeño costo, y 3) el beneficio que obtenían era grande. Como antes, esta teoría evolucionista generó estas predicciones a priori, y como antes, las tres predicciones están apoyadas por experimentos interculturales.

Nótese de nuevo lo sorprendentemente contraintuitiva que es la última predicción: al tratar de desactivar la ira de sus víctimas, los culpables asegurarán a sus víctimas que se beneficiaron enormemente de su mala conducta. Este tipo de disculpa suena como una broma; parece hacer violencia al sentido común. Pero se predijo a priori según una clara lógica evolucionista y posteriormente se apoyó en los datos. Y al igual que los otros hallazgos, también era completamente desconocido antes de que estos experimentos se llevaran a cabo. Es lo opuesto a un “cuento de así fue”.

El asco

Esto no se limita solo a la ira, por supuesto, las teorías evolucionistas ofrecen un poder de predicción similar en otras áreas de la psicología.

Consideremos las siguientes predicciones evolucionistas sobre el asco, todas ellas hechas a priori: 1) el asco de la gente se desencadenará con mayor fuerza por los objetos que plantean un mayor riesgo de infección, 2) las mujeres tendrán más asco durante el primer trimestre de embarazo en comparación con el segundo y tercer trimestre, 3) la gente que crece en regiones del mundo con niveles más altos de enfermedades infecciosas será menos extravertida, menos abierta a nuevas experiencias y estarán menos interesadas en el apareamiento a corto plazo que sus homólogos que crecen relativamente libres de patógenos, 4) las diferencias interculturales en la prevalencia de los patógenos predecirán las diferencias interculturales en el individualismo-colectivismo, 5) los que tienen una mayor propensión al apareamiento a corto plazo tendrán asco menos fácilmente, 6) provocar experimentalmente el asco reducirá el interés en el apareamiento a corto plazo, 7) la gente sentirá menos asco hacia su propia descendencia y los desechos corporales de sus hijos en comparación con la descendencia de otros, y 8) conocer a personas con amenaza de enfermedad provocará una serie de cambios psicológicos y fisiológicos que reducen la probabilidad de infección, que incluyen a) la disminución de liberación de citocinas proinflamatorias, b) la retirada conductual, c) la apertura temporal a nuevas experiencias y d) reducir el deseo de afiliación social. Todas estas predicciones se generaron antes del hecho sobre la base del razonamiento evolucionista, y todas fueron posteriormente respaldadas por los datos.

Nótese que algunos de estos hallazgos probablemente podrían haber sido predichos sin un razonamiento evolucionista. Para otros, habría sido más difícil. Y para otros aún, habría sido casi imposible.

Lo crucial, sin embargo, es que en ningún momento en ninguno de estos ejemplos se inventa una explicación evolucionista post hoc de acuerdo con los datos existentes. En cada caso, se utiliza el razonamiento evolucionista para generar una hipótesis novedosa, y esta hipótesis se pone a prueba, lo que conduce a nuevos hallazgos. En otras palabras, no nos estamos moviendo de las observaciones conocidasconvenientes explicaciones post-hoc — nos estamos moviendo del razonamiento evolucionistanuevas predicciones a priori que se prueban, llevando a → nuevos descubrimientos sobre fenómenos previamente desconocidos.

Nótese lo claramente que las pruebas anteriores entran en conflicto con la acusación. El quid de la acusación de “así fue” es la idea de que las hipótesis evolucionistas son cuentos que de los que parece plausible que los investigadores los hayan inventado después del observar los hechos para concordar con las observaciones conocidas. Pero los ejemplos de este ensayo, que son bastante estándar, muestran que la acusación está muy mal informada. Las hipótesis evolucionistas en psicología se juegan el cuello a cada momento, dejando claras las predicciones a priori que luego son probadas y rechazadas o apoyadas por la evidencia.

Por estas razones, cuando la acusación de “así fue” se hace de manera repetida contra el campo, aquellos que están realmente familiarizados con la literatura primaria obtienen un espeluznante sentido del “mundo bizarro”. Tienen evidencia de primera mano de lo opuesto precisamente: la teoría evolucionista es deslumbrante por la amplitud y precisión de las novedosas predicciones que genera sobre la psicología humana. Muchos de los que hemos estudiado tanto el enfoque tradicional como el evolucionista de la psicología hemos adoptado este último en nuestras investigaciones precisamente por su mayor poder de predicción.

Los miembros más firmes del coro de “así fue” no serán disuadidos, y a veces intentarán una variante diferente del argumento: las hipótesis psicológicas evolucionistas deben de ser “cuentos de así fue” porque es imposible diferenciar una adaptación (algo que evolucionó porque cumple una función biológica) de un subproducto (un mero efecto secundario de una adaptación). Este argumento adolece de dos graves errores.

En primer lugar, aunque todas las inferencias y conclusiones de la ciencia deben ser siempre provisionales y susceptibles de revisión, existen criterios probatorios para distinguir las adaptaciones de los subproductos. Puedes leer sobre ellos aquí, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.

En segundo lugar, este argumento se basa en la idea errónea de que toda investigación evolucionista se centra en decidir qué es y qué no es una adaptación. En realidad, no es así como funciona; gran parte de la investigación en psicología evolucionista consiste más bien en utilizar el pensamiento evolucionista para generar nuevas predicciones a priori y hacer nuevos descubrimientos sobre la mente, como ha demostrado este ensayo. El énfasis en este tipo de investigación a priori, impulsada por la teoría, está en (1) hacer nuevas preguntas, (2) generar nuevas predicciones, y (3) hacer nuevos descubrimientos — no en hacer una declaración definitiva sobre si algo es o no una adaptación — . Muchos de los estudios vinculados en este ensayo hacen exactamente eso: utilizan el razonamiento evolucionista para generar nuevas predicciones, y luego ponen a prueba esas predicciones y hacen nuevos descubrimientos sobre el funcionamiento de la mente, a veces apoyando y a veces refutando las hipótesis originales. Pero a menudo no pretenden responder de manera concluyente a la pregunta “¿es una adaptación o un subproducto?”. En algunos casos, ni siquiera hacen la pregunta.

Teoría de la gestión de errores

Un último ejemplo del poder de predicción del pensamiento evolucionista proviene de la teoría de la gestión de errores, una teoría sobre la evolución de los sesgos cognitivos. La teoría de la gestión de errores sugiere que en los escenarios de toma de decisiones se pueden producir dos tipos de errores: un error de tipo I (un falso positivo) o un error de tipo II (un falso negativo). Si un error es más costoso que el otro, y esta asimetría de costos se repite a lo largo del tiempo evolucionado, entonces la especie en cuestión desarrollará mecanismos neurocognitivos que se adapten al sesgo más seguro. En otras palabras, los cerebros de los animales funcionan de acuerdo con una lógica similar a la de las alarmas de humo diseñadas por el hombre: están construidos para estar sesgados hacia el error menos costoso porque esto minimiza la probabilidad del error más catastrófico.

Esta simple teoría evolucionista conduce a nuevos descubrimientos en áreas como la cognición social, la percepción visual y auditiva, y la función inmunológica. Por ejemplo, la teoría predice que cuando las personas miran al suelo desde un punto de vista elevado, como una colina empinada, sistemáticamente percibirán en exceso su distancia al suelo, porque esto es más seguro que percibir con defecto la distancia al suelo, lo que podría llevar a una falta de precaución y a una caída mortal. Esta predicción es verificada por los datos — como es la predicción complementario que este sesgo de la estimación de la altura se atenuará cuando la gente está buscando hasta a un precipicio de más abajo (porque no es tan peligroso cuando se encuentra en la parte inferior), así como la predicción a priori notablemente precisa de que el sesgo de sobreestimación de la altura se aplicará a la verticalidad ambiental, pero no a la verticalidad retiniana (porque solo verticalidad ambiental está relacionada con el riesgo de caída). Debemos nuestro conocimiento de estos fascinantes descubrimientos al razonamiento evolucionista que condujo a estas predicciones, predicciones que no existían antes de que los investigadores pensaran abordar el problema desde una perspectiva explícitamente evolucionista.

La lógica de la teoría de la gestión de errores también predice que las mujeres heterosexuales exhibirán un “sesgo de escepticismo sobre el compromiso”. La idea es que, en promedio, sobrestimar la intención de compromiso de un pretendiente era más costoso para nuestros ancestros femeninos homínimos que subestimarlo. Así que la teoría predice que las mujeres modernas mostrarán un sesgo promedio hacia el error, en el lado de subestimar la intención de compromiso de sus potenciales parejas. Esta predicción a priori se confirma con los datos, al igual que la predicción suplementaria de que las mujeres posmenopáusicas no mostrarán ese sesgo. Se necesitan más datos para poner a prueba esta predicción en diferentes culturas y para averiguar qué contextos aumentan y disminuyen el sesgo (o lo anulan o lo invierten), pero los hallazgos iniciales parecen prometedores hasta ahora.

A continuación, la lógica de la gestión de errores predice que mostraremos un sesgo auditivo inminente. Específicamente, la teoría sugiere que percibiremos que los sonidos que se aproximan están más cerca de lo que realmente están, y que llegan más rápido de lo que realmente están. Esto se debe a que el error más seguro es estar preparado para un peligro inminente demasiado pronto y no demasiado tarde. De hecho, los estudios muestran que los seres humanos exhiben este sesgo auditivo que se avecina, al igual que los monos.

Los estudios también confirman que, como se predijo, percibimos los sonidos que se acercan como el inicio y la detención más cercanos que los sonidos equidistantes que retroceden.

La misma teoría también predice que la gente percibirá que los sonidos que se acercan se mueven con más rápidez que los que se alejan, incluso si ambos se mueven a la misma velocidad. Esta predicción también se ve confirmada por los datos.

Esta teoría también conduce a una nueva predicción sobre las diferencias sexuales en el sesgo auditivo que se avecina, así como a una predicción adicional sobre lo que sucede cuando se le presentan a las personas los sonidos de diferentes tipos de vocalizaciones infantiles (risa vs. llanto), ambos confirmados por los datos.

Por último, los individuos menos aptos físicamente necesitan más tiempo para escapar de una amenaza inminente, por lo que tienen un sesgo auditivo más pronunciado que se avecina que los individuos más aptos, exactamente como predice la teoría.

A estas alturas el lector se ha dado cuenta sin duda de que muchos de estos hallazgos son contrarios a la intuición, y no el tipo de resultado que se podría predecir usando el sentido común. Algunos, tal vez incluso la mayoría, habrían permanecido sin descubrir si no fuera por el razonamiento evolucionista que generó las hipótesis en primer lugar. Y aunque de alguna manera esa afirmación es incorrecta, lo que es completamente inequívoco es esto: estas hipótesis fueron generadas a priori y luego condujeron a nuevos descubrimientos sobre cómo funciona la mente. Decididamente no implicaron trabajar hacia atrás de los datos existentes a cuentos convenientes.

Con frecuencia, el énfasis en la psicología evolucionista no está en observar un fenómeno ya conocido y luego trabajar hacia atrás, creando un cuento sobre cómo podría ser adaptativo. En cambio, el énfasis suele estar en lo contrario: utilizar el razonamiento evolucionista a priori para sugerir la existencia de nuevos fenómenos no descubiertos anteriormente, y luego salir a probar la existencia de esos fenómenos. Este proceso (1) conduce a nuevos descubrimientos, y (2) no implica trabajar hacia atrás de los datos al cuento. Por lo tanto, es exactamente lo contrario de la narración de “cuentos de así fue”.

Es importante señalar que los ejemplos de este ensayo representan solo una pequeña fracción del total; ni siquiera empiezan a acercarse al número y la amplitud de las nuevas predicciones evolucionistas sobre la psicología que los datos confirman posteriormente.

La lista es larga y sigue creciendo

Los detractores a menudo exigen ver “un ejemplo” de una situación en la que el pensamiento evolucionista generó una predicción a priori que condujo a un nuevo descubrimiento sobre la mente humana. Según mis cálculos, este ensayo ha presentado hasta ahora 26 o 27 ejemplos de este tipo.

En realidad, no hay nada especial en las tres teorías que elegí (la teoría de la ira, el asco y la gestión del error) y los descubrimientos que han producido. Otros habrían hecho un trabajo igualmente bueno ilustrando el notable poder de predicción del pensamiento evolucionista en las ciencias sociales.

Por ejemplo, podríamos haber discutido cómo el pensamiento evolucionista conduce a nuevas predicciones sobre el orgullo, la vergüenza, el hambre, la gratitud, los celos, las preferencias políticas en los líderes, la universalidad en las preferencias de pareja, las diferencias culturales en las estrategias de apareamiento, la reputación, el sentimiento punitivo hacia los criminales, el voluntariado para caridad, el apoyo a la redistribución económica, moralizar a las personas que optan por no participar en los bienes públicos, el “borrado” de la raza, nuestra capacidad para resolver problemas matemáticos enmarcados en términos de frecuencia versus probabilidad, qué tipo de condiciones mejoran nuestras inferencias estadísticas, nuestra capacidad para detectar a los violadores de los contratos sociales, a quienes se dice que se parecen los bebés recién nacidos, qué características psicológicas pueden acompañar a la enfermedad, y la variación cultural teóricamente predicha en la medida en que las personas valoran el atractivo físico, por nombrar algunos.

En cada uno de los casos anteriores, los investigadores utilizaron el pensamiento evolucionista para generar y probar nuevas predicciones sobre la mente humana, que luego condujeron a nuevos descubrimientos. Muy al contrario de estar plagado de cuentos y brebajes a posteriori, una razonable familiaridad con la literatura muestra que los enfoques evolucionistas ofrecen en realidad una fluida y prolífica generatividad de predicciones a priori que es inusual para la psicología.

Podríamos preguntarnos por qué los enfoques evolucionistas de la psicología tienen tanto éxito con respecto al poder de predicción. Un breve e incompleto recuento sugiere que se debe en parte a que el pensamiento evolucionista reduce el espacio de búsqueda insistiendo en la consiliencia con la biología, descartando así las hipótesis que violan los principios básicos de la teoría evolucionista; en parte porque la teoría evolucionista se ha elaborado con suficiente detalle como para que sea más fácil derivar predicciones de la teoría que de teorías menos especificadas; y en parte porque los enfoques evolucionistas ofrecen a los investigadores herramientas conceptuales y metodológicas útiles como el “análisis de tareas”, que son muy adecuados para generar predicciones novedosas sobre la psicología y el comportamiento humanos. Es probable que la cuestión merezca un debate específico en otro lugar.

Vale la pena señalar que siempre es posible escoger los ejemplos de uno. Alguien interesado en atacar el campo puede escoger los ejemplos más débiles, y alguien interesado en mostrar sus éxitos puede escoger los más fuertes. Dado este punto muerto, hay dos maneras significativas de proceder. La primera es que podemos evaluar la calidad promedio de los estudios en el campo. El problema de este enfoque es que la mayoría de los observadores ocasionales, los legos en la materia y los científicos sociales no han leído un par de cientos de artículos de psicología evolucionista para tomar una decisión informada sobre la calidad media, y a menudo tampoco han leído un par de cientos de artículos de psicología social, psicología del desarrollo y psicología de la personalidad para hacer comparaciones razonables. Lo que queda por abordar en un ensayo como este, por parte de lectores que no están necesariamente inmersos en las diversas ramas de la psicología, es una evaluación de principio: ¿tiene la psicología evolucionista un problema inherente con los “cuentos de así fue” en virtud de ser evolucionista? Este ensayo ha reunido docenas de ejemplos para mostrar que, como mínimo, la psicología evolucionista no es intrínsecamente propensa a los “cuentos de así fue” y, de hecho, genera una plétora de nuevas predicciones a priori que posteriormente se convierten en nuevos descubrimientos sobre el funcionamiento de la mente. Las afirmaciones en sentido contrario suelen afirmarse sin pruebas de apoyo y se cree que son “obviamente” o necesariamente verdaderas, normalmente sin argumentos.

Para un análisis algo diferente que no se centra en ejemplos específicos, sino en por qué la gente persiste en cometer este error, véase la idea errónea #7 en este ensayo.

Conclusión

La psicología evolucionista es imperfecta e incompleta, es una ciencia joven, aún en sus primeros años. Ciertamente hay espacio para mejorar. Y como muchas ciencias, ha estado experimentando refinamientos y creciendo en precisión y matices a lo largo del tiempo, una tendencia bienvenida que podemos esperar que continúe. Sin embargo, lamentablemente, una gran parte de la actual resistencia al campo no se basa en una evaluación informada de sus deficiencias, sino más bien en malentendidos. Y no les sorprenderá escuchar que las críticas basadas en ideas erróneas a menudo fallan.

El argumento central de este ensayo ha sido que los enfoques evolucionistas conducen a un impresionante número de nuevos descubrimientos sobre la mente humana, desmintiendo la opinión popular pero mal informada de que están plagados de “cuentos de así fue”. La mayoría de la gente está de acuerdo en que hacer nuevos descubrimientos es una de las tareas más importantes de la ciencia, y quizás incluso la central. Según esta métrica, la psicología evolucionista ya es una claro cuento que ha tenido éxito.

Pero la historia tiene otras facetas también. Más allá de los nuevos descubrimientos de las parteras, los enfoques evolucionistas de la psicología tienen muchas otras virtudes científicas bien conocidas que acompañan a un robusto paradigma teórico: explican los hallazgos existentes que resultarían desconcertantes sin estar a la luz de la evolución, apuntan a nuevas preguntas que antes no habíamos pensado en plantear, integran hallazgos existentes dispares en un marco teórico coherente, construyen puentes conceptuales entre las ciencias sociales y biológicas, y conducen a aplicaciones prácticas en campos como la educación, la medicina y la salud mental. Los futuros ensayos se centrarán en estas contribuciones adicionales.

Post scríptum

Si estás interesado en leer más sobre la idea del “cuento que así fue”, puedes revisar esta corta enciclopedia del preeminente conductista animal John Alcock, este influyente trabajo sobre las promesas y limitaciones de la psicología evolucionista, este ensayo sobre las ideas erróneas que rodean a la psicología evolucionista (especialmente las ideas erróneas #6 y #7), este trabajo sobre cómo estudiar las adaptaciones y exaptaciones en psicología, este capítulo sobre adaptaciones y subproductos en psicología, y este trabajo sobre cómo aplicar los principios evolucionistas a la investigación psicológica de manera rigurosa — incluyendo cómo evitar la narración de cuentos — .

[1] La expresión “just-so stories” hace referencia al libro de cuentos para niños Just So Stories for Little Children, de Rudyard Kipling, traducido al español como Los cuentos de así fue. Este maravilloso libro es una serie de relatos fantásticos sobre cómo se dieron distintos fenómenos. [N. del T.]

Image for post
Image for post
Laith Al-Shawaf, Ph.D.

Laith Al-Shawaf, Ph.D., es profesor asistente de psicología en la Universidad de Colorado Colorado Springs. Ha sido miembro visitante en el Instituto de Estudios Avanzados de Berlín, enseñó y realizó investigaciones a nivel internacional, y trabajó como consultor psicológico y estadístico. También es asesor académico en Ideas Beyond Borders. Su investigación (con colaboradores) ha aparecido en medios como BBC, Washington Post, The Atlantic, Psychology Today, Slate, World Economic Forum y Time.

Fuente: Areo

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store