¿Por qué los hombres no se toman en serio su salud?

Escrito por Dave DuBay y publicado en Medium el 20 de abril de 2020

Image for post
Image for post
© Dave DuBay

Todos conocemos las estadísticas: los hombres se mueren antes que las mujeres, tienen comportamientos más arriesgados, beben más, fuman más y son la gran mayoría de los suicidios.

Señalamos a la masculinidad tradicional. Si pudiéramos redefinir la masculinidad para enfatizar la vulnerabilidad sobre la dureza, entonces el mundo sería un lugar mejor para mujeres y hombres.

Entonces, ¿por qué los hombres no prestan atención a las llamadas de las mujeres para mostrar su vulnerabilidad?

Especialmente en un momento como este. Los hombres tienen el doble de probabilidades que las mujeres de morir por complicaciones relacionadas con COVID-19.

Las personas muestran su vulnerabilidad cuando confían en que recibirán apoyo. ¿Por qué los hombres no parecen confiar en las llamadas progresistas para que los hombres se abran?

A pesar de la tasa de mortalidad masculina por coronavirus, los medios se han centrado en que las mujeres lo tienen peor debido a las mayores responsabilidades de cuidado infantil y porque las mujeres son la mayoría de los trabajadores de la salud. La COVID-19 es un desastre para el feminismo. Además, los hombres tienen la culpa de su susceptibilidad al coronavirus debido a los “ comportamientos asociados con las normas masculinas”.

Y todos sabemos que durante la temporada de gripe, los hombres son más débiles que las mujeres. Excepto que la “gripe del hombre” es un mito. No hay una diferencia promedio en los síntomas de la gripe en hombres y mujeres, pero las mujeres informan más síntomas que los hombres. COVID-19 no es la gripe, pero el coronavirus aún afectaría más a los hombres incluso si fumaran y bebieran menos.

La razón es cultural: se espera que las mujeres pidan ayuda, pero se espera que los hombres se enfrenten a la situación. En la burla al hombre se trata de reforzar los roles tradicionales de género.

Las mujeres, y especialmente las feministas, quieren que los hombres se centren en las preocupaciones de las mujeres. Es por eso que enfocarse en el efecto de la pandemia en las mujeres es un sexismo “benevolente”.

Las cuestiones de género se representan como suma cero. Entonces, mencionar los problemas de los hombres, como el asesinato de COVID-19 en su mayoría hombres, hombres que comprenden más de las tres cuartas partes de los suicidios y los hombres que son casi un tercio de las víctimas de violencia doméstica (e igualmente propensos a sufrir abuso psicológico), a menudo se redirige con la objeción que las mujeres lo tienen peor.

Y los hombres atienden la llamada. Los roles de género tradicionales son sencillos: se les dice a los hombres que oculten su vulnerabilidad. El feminismo es más pasivo-agresivo: a los hombres se les dice que muestren su vulnerabilidad, pero si lo hacen, se les dice que las mujeres lo tienen peor y que solo los hombres tienen la culpa.

Cuando el #MeToo se convirtió en un fenómeno social, algunas personas se preguntaron sin darse cuenta por qué las mujeres esperaron tanto tiempo para hablar. Pero ¿cómo podrían las mujeres hablar sin apoyo cultural? Los roles de género tradicionales incentivaron el silencio de las mujeres, y el feminismo apoyó a las mujeres a hablar. No fue hasta hace poco que el feminismo comenzó a ganar esa batalla.

No hay comparación entre #MeToo y la salud física y emocional de los hombres. Pero vale la pena señalar que la sociedad incentiva el silencio de los hombres de diferentes maneras y por diferentes razones. Y el tradicionalismo y el feminismo incentivan el silencio de los hombres de diferentes maneras y por diferentes razones.

Sin embargo, el feminismo es de alguna manera peor porque pretende alentar a los hombres a ser más abiertos mientras practican lo contrario. Esto no es malicioso la mayor parte del tiempo. Creo que la falta de autoconciencia es la culpa.

Y creo que los hombres están más dispuestos a abrirse de lo que algunos podrían creer. Pero antes de que los hombres se abran, necesitan saber que serán recibidos con empatía y apoyo.

Sin embargo, con el tradicionalismo y el progresismo desincentivando un enfoque en la salud de los hombres, debemos decidir cuál es la mejor manera de cambiar nuestro enfoque. Parte de esto implica cuestionar la suposición de que los hombres deben cambiar para que la sociedad cambie, pero la sociedad debe cambiar para que las mujeres reciban un mayor apoyo. “Los hombres son agentes, actúan sobre las mujeres” no funcionará. En cambio, las mujeres y los hombres son actores, y también se actúa sobre ellos.

Dave DuBay es trabajador social de Phoenix, Arizona. Tiene una bitácora, The Painted Porch. También está en Twitter, @Dave_DuBay.

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store