¿Por qué los asuntos de los hombres son sistemáticamente ignorados en los programas electorales?

Los asuntos de los varones en tanto que tales no forman parte de las campañas electorales. En este artículo, Dan Bell, propone a los principales partidos de su país, el Reino Unido, que aprovechen el trabajo de la Coalición de Hombres y Niños para conseguir un voto potencial de hombres y mujeres.

por Dan Bell

El Partido de la Igualdad de la Mujer puede ser algo bueno, pero ¿dónde está el equivalente masculino? Crédito: Getty

El domingo, The Telegraph publicó su encuesta más reciente bajo el título: “El Partido Laborista reduce su brecha en seis puntos con el impulso de las mujeres con tendencia a votar por Jeremy Corbyn”. Según la compañía de encuestas, “Theresa May necesita apelar a estas mujeres durante las próximas dos semanas si quiere aumentar su mayoría en la Cámara de los Comunes”. Lo cierto es que centrarse especialmente en el voto femenino ya es una parte central de las campañas electorales de todos los partidos y esto ha sido así durante años.

Cualesquiera que sean sus diferencias, las elecciones de cada partido se han propuesto específicamente para atraer el voto de las mujeres, con promesas de manifiesto sobre cuestiones que van desde la maternidad y el cuidado gratuito de los niños hasta la lucha contra la violencia sexual y las disposiciones especiales hacia las mujeres delincuentes. No hay nada nuevo en esto: desde la entrevista de David Cameron con Mumsnet, hasta el autobús de batalla rosa de Harriet Harman, hasta la candidatura por el liderazgo laborista de Angela Eagle, de corta duración y de color rosa, hasta el Women’s Equality Party, ahora una piedra angular de la política electoral.

Esto es positivo, permitánme que lo deje claro... Hay numerosas cuestiones que afectan desproporcionadamente a mujeres y niñas y es responsabilidad de los representantes electos abordarlas. Pero aquí está el problema: no hay una voluntad política equivalente para abordar las muchas cuestiones graves que afectan principalmente a hombres y niños.

El muy trabajado ‘Pink Bus’ en 2015 Crédito: Getty

He aquí sólo una muestra: la crisis cada vez más profunda en la educación de los niños, donde ahora vemos 60 000 hombres jóvenes menos asistiendo a la universidad cada año que mujeres jóvenes; las barreras a las que se enfrentan los padres para involucrarse como tales, dejando alrededor de un millón de niños en el Reino Unido creciendo sin ningún contacto con sus padres; el escándalo del suicidio masculino, que ahora es la principal causa de muerte de hombres menores de 50 años y tres veces mayor que el de mujeres; y toda una serie de estadísticas de exclusión social, incluido el hecho de que el 88% de las personas sin techo son hombres.

Teniendo en cuenta el compromiso declarado de los partidos con la igualdad de género, ¿por qué hay un absoluto silencio sobre temas que no solo tienen un género tan marcado sino que también afectan a algunos de los miembros más vulnerables de la sociedad? Bueno, parece que hay dos razones principales y ninguna de las cuales se resiste a un mínimo examen.

La primera podría simplemente ser descrita como un interés político directo: el voto femenino es más oscilante ue el masculino, por lo que tiene sentido tratar de atraer aquel voto al que se tiene una oportunidad de persuadir.

En el caso de que algún estratega político de cualquiera de los principales partidos esté leyendo esto, quisiera pedirle que se tome un momento para pensar en esto. Si, por ejemplo, usted promete reducir drásticamente el suicidio masulino o cerrar la brecha educativa para los hijos de votantes de todo el país, ¿no cree que cualquiera de las dos iniciativas le haría ganar algún voto? Y no solo de los hombres, sino también de las mujeres que forman parte de sus vidas. Le aseguro que tan solo estas dos promesas conseguirían mi voto en la urna.

La segunda razón por la que rara vez se miran los asuntos de los hombres y los niños en las políticas de género, es por el sistema electoral. Se supone que debido a que hay más parlamentarios masculinos que femeninos, y más hombres en posiciones de poder en general, las necesidades de los hombres están demasiado bien atendidas, aunque injustamente.

Pero mire otra vez las estadísticas. Cada una podría ser vista como uno de los problemas de justicia social más urgentes a los que se enfrenta la sociedad británica. Sin embargo, ¿cuándo fue la última vez que oyeron a un líder político —hombre o mujer — pedir acciones urgentes sobre las relaciones de los padres con sus hijos después de la separación, o sobre el número desproporcionado hombres sin techo? Mientras tanto, hay una serie de mecanismos e instituciones específicamente dirigidos a abordar los problemas a los que se enfrentan mujeres y niñas, desde Comité de Mujeres e Igualdades del Parlamento, a la Oficina de Igualdad de Gobierno, pasando por la propia Ministra de la Mujer.

No estoy diciendo que debamos reducir la representación de los asuntos de las mujeres, sino que necesitamos aumentar desesperadamente la presencia ante los problemas muy reales a los que se enfrentan hombres y niños. Esa es la razón por la cual, junto con otras cinco personas, participé en la fundación de la Coalición de Hombres y Niños, una red de más de 60 organizaciones de la beneficencia, académicos, periodistas y activistas de renombre que están comprometidos a apoyar el bienestar de los hombres y los niños.

Y aquí está la buena noticia para ese estratega político (que espero que siga leyendo). No solo tenemos una serie de propuestas para poner en su Manifiesto para los Hombres, sino que también incluímos a algunos de los principales expertos del país en sus respectivos campos, que ya han dedicado años de duro trabajo y su capacidad mental en tratar de encontrar soluciones.

De hecho, ya ha habido una serie de propuestas para lo que sería un Programa para los Hombres, incluyendo un no implementado “mini-programa” del 2010 para los hombres de los demócratas liberales. Otras organizaciones benéficas destacadas se han centrado en temas específicos como la salud de los hombres, la paternidad y la ley de familia, mientras que mi compañero cofundador de la coalición, Mark Brooks (presidente de organización de beneficencia sobre la violencia doméstica a los hombres, la Mankind Initiative), fue uno de los primeros en abogar por un Ministro del Hombre y ha instado al Gobierno a que cree una estrategia paralela para poner fin a la violencia contra los hombres y los niños (a fin de darle una urgencia equivalente a combatir la violencia contra las mujeres y las niñas) que en realidad tienen el doble de probabilidades de ser víctimas de delitos violentos. En resumen, tenemos la experiencia, estamos a la espera de su llamada.

La última ministra de la Mujer, Justine Greening Crédito: PA

Estas elecciones, que hasta hace poco se habían visto casi como una coronación para la segunda mujer como Primera Ministra del país, y en las que están compitiendo más mujeres parlamentarias que nunca, podría considerarse razonablemente un importante hito político de género en sí mismo. Y este año también marca otra fecha significativa en el calendario político de género del Reino Unido: es el vigésimo aniversario de la introducción del Ministerio de la Mujer.

Pero como Mark Brooks señaló recientemente: “Es muy revelador que exactamente 20 años después del mes en que se nombró a la primera Ministra de la Mujer, se hayan producido grandes avances en el abordaje de las cuestiones de la mujer, pero muy poco, si es que hay algo, sobre los hombres”.

La cuestión no es ya si necesitamos políticas amigables con los hombres, sino cuáles y cómo podemos implementarlas. En nuestra opinión, en las próximas elecciones generales, además de competir por los votos femeninos con promesas dirigidas a las mujeres, cada partido también compitirá por votantes masculinos y femeninos proponiendo cómo van a apoyar el bienestar de los hombres y de los niños.

Por lo tanto, solo nos queda una pregunta. ¿Qué políticas amigables con los hombres obtendrían su voto?

La Coalición de Hombres y Niños se compromete con:

  • La elevada tasa de suicidio masculino
  • Los desafíos que enfrentan los niños y los hombres en todas las etapas de la educación
  • La salud de los hombres, la esperanza de vida más corta y las muertes en el lugar de trabajo
  • Los desafíos que enfrentan los hombres y los niños más marginados de la sociedad (por ejemplo, hombres sin hogar, chicos bajo custodia y el alto índice de defunciones entre varones bajo custodia)
  • Varones víctimas de violencia, incluida la violencia sexual
  • Los desafíos que enfrentan los hombres como padres, en particular los padres nuevos y los padres separados
  • Varones víctimas y supervivientes de abuso sexual, violación, explotación sexual, abuso doméstico, matrimonio forzado, crimen basado en el honor, acoso y esclavitud
  • La representación negativa de hombres, niños y padres

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store