¿Por qué es tan difícil hablar sobre los problemas de los hombres?

Los filtros ideológicos competitivos desincentivan los matices.

Escrito por Dave DuBay y publicado en Medium el 29 de noviembre de 2019

Image for post
Image for post

El 19 de noviembre fue el día internacional de los hombres. Y el día mundial del retrete. Ambos pasaron desapercibidos.

Es desafiante hablar de los problemas de los hombres sin aparentar ser la víctima. La solución progresista es centrarse en cómo los hombres pueden apoyar a las mujeres. Por ejemplo, la violencia doméstica es un problema de los hombres porque los hombres deben poner fin a la violencia contra las mujeres.

Es más difícil afirmar que debemos preocuparnos por los problemas de la gente aunque no esté oprimida. Pero cuando nos centramos solo en las preocupaciones de los grupos marginados, terminamos ignorando a más de un tercio de las sobrevivientes de la violencia doméstica. Los Centros para el Control de Enfermedades encontraron que 1 de cada 4 mujeres y 1 de cada 7 hombres han experimentado violencia doméstica severa. Sin embargo, los progresistas se muestran reticentes a hablar de las mujeres perpetradoras.

Pero la política de identidad de la derecha no es la solución. Los activistas por los derechos de los hombres invierten la ideología feminista, alegando que la sociedad privilegia a las mujeres a expensas de los hombres. En el juego de la culpa, sin embargo, se trata de jugar a ser la víctima, y muchos de los problemas de los hombres existían mucho antes de que existiese el feminismo.

Las mujeres se enfrentan a dificultades debido al sexismo: son tratadas como objetos sexuales y estereotipadas como menos capaces que los hombres. Pero mientras que los hombres experimentan con mucha menos frecuencia estos sesgos, hay otros sesgos de género invisibles.

Se ha vuelto popular enfatizar el género cuando una mujer es lastimada o cuando un hombre hace algo malo, y disminuir el énfasis en el género cuando una mujer hace algo malo o cuando un hombre es lastimado.

Esto puede contribuir a que las penas de prisión sean significativamente más largas cuando la víctima es una mujer, y para los delincuentes varones en comparación con las mujeres que cometen delitos similares. Incluso las delincuentes sexuales femeninas son tratadas con más indulgencia.

Estos últimos sesgos reflejan lo que los psicólogos llaman el “efecto las mujeres son maravillosas”: el sesgo intragrupal es casi universal, especialmente en los grupos de alto estatus, pero con una excepción clave. Las mujeres, pero no los hombres, muestran un fuerte sesgo intragrupal. Para los hombres, el sesgo intragrupal requiere algo más que el género, como pertenecer a un grupo de élite.

Las razones de estos sesgos son multifacéticas. Se espera que los hombres, más que las mujeres, arriesguen sus vidas para proteger a los demás. Pero ser más desechable puede desincentivar la empatía hacia los hombres. La violencia entre hombres y mujeres y la violencia contra las mujeres por parte de una pequeña minoría de hombres contribuyen a una impresión negativa de los hombres en general. Finalmente, la creencia feminista de que la sociedad privilegia a los hombres a expensas de las mujeres puede llevar a algunos a concluir que los asuntos de los hombres no son importantes.

Esto podría explicar en parte por qué nos preguntamos: “¿Cómo debe cambiar la sociedad para que podamos atender mejor las necesidades de las mujeres”; pero también nos preguntamos: “¿Cómo deben cambiar los hombres para atender mejor los problemas de los hombres?

Una suposición subyacente es que “los hombres son agentes y las mujeres son pacientes”. Pero este punto de vista tiene sus límites. Los prejuicios de la sociedad significan que los padres tienen que luchar más duro por sus derechos como padres. Y en casi todos los países desarrollados, los niños desde el primer día se quedan atrás de las niñas en la escuela. Durante casi 20 años, las mujeres han sido el 57% de los graduados universitarios. Y a pesar de las necesidades de salud mental de los hombres — los hombres sin hogar superan en número a las mujeres sin hogar 4 a 1, y los hombres son más de las tres cuartas partes de los suicidios — , los hombres son solo una cuarta parte de los graduados recientes del doctorado en psicología.

Sin embargo, la falta de hogar y el suicidio no son vistos como cuestiones de género. En cambio, la disparidad de género se descarta con: “Los hombres usan métodos más letales de suicidio”. Esto es tan perspicaz como explicar que los hombres reciben más multas por exceso de velocidad porque conducen más rápido.

Enfrentarse a la “masculinidad tóxica” es una respuesta popular a cómo los hombres deben cambiar. El blog de la Asociación Americana de Psicología afirma que la “masculinidad tradicional” — “estoicismo, competitividad, dominación y agresión” — es “dañina”. Pero patologizar la masculinidad es problemático. ¿Es esto realmente todo lo que se puede decir de la masculinidad tradicional?

No debemos ignorar los problemas con la masculinidad, pero tampoco debemos ignorar lo bueno de la masculinidad. El estoicismo estereotipado reprime las emociones, pero el estoicismo filosófico consiste en poner las emociones en perspectiva. Un bombero no tiene tiempo para hablar de sus sentimientos cuando la gente está atrapada en un edificio en llamas (eso puede esperar hasta más tarde).

Si bien la sociedad necesita cambiar para abordar tanto los problemas de las mujeres como los de los hombres, esto no puede suceder a menos que los hombres y las mujeres se enfrenten al desafío. Las ideologías de género unilaterales que no ven el panorama general no nos llevarán allí.

Dave DuBay es trabajador social de Phoenix, Arizona. Él bloguea en The Painted Porch. También está en Twitter, @Dave_DuBay.

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store