¿Podemos ser honestos sobre las mujeres?

Aquí hay un pequeño secreto que tenemos que decir en voz alta: a las mujeres les encanta la interacción sexual que experimentan con los hombres, y les encanta que los hombres deseen su belleza.

por D.C. McAllister

David French de National Review escribió recientemente un artículo en el que preguntaba: “¿Podemos ser honestos sobre los hombres?”. En él, lamenta la avalancha de casos de acoso sexual en los medios, la política y el entretenimiento y pregunta: “¿Cuándo terminará?”.

“La respuesta obvia es nunca”, dice . “Al menos no hasta que miremos la naturaleza humana a la cara, la confrentemos directamente, y llamemos a los hombres a vivir de acuerdo con un propósito más elevado y mejor. Podríamos soportar el apocalipsis zombi, y el mundo estaría lleno de caudillos locales usando su poder y estatus para explotar a las mujeres”. Continúa:

Aquí hay una realidad simple: un gran número de hombres ingresa en profesiones de alto estatus (como entretenimiento y política) en parte o incluso principalmente para obtener acceso a mujeres hermosas. Un gran número de hombres logra riqueza en parte o incluso principalmente para obtener acceso a mujeres hermosas. Un gran número de hombres que ingresan en profesiones de alto estatus o que obtienen riqueza por buenas y virtuosas razones pronto se corrompen por el acceso a mujeres hermosas. Como hemos aprendido, algunos hombres incluso se convierten en lo que llaman “feministas masculinos” principalmente para ganarse la confianza de las mujeres hermosas.

Ponga todas las objeciones que quiera, pero es verdad. De hecho, para los hombres, tener una mujer hermosa en el brazo a menudo es visto como el último marcador de estatus. Conviértase en lo suficientemente exitoso, sin importar su apariencia, torpeza social o dolorosa historial de citas, y una mujer hermosa será su recompensa.

Ciertamente, no voy a poner objeciones, aunque creo que muchos hombres ingresan en profesiones de alto estatus para ser mejores que otros hombres en su campo de experiencia, no solo para obtener mujeres hermosas. La competencia puede motivarlos aun más que el sexo.

De todos modos, no podemos negar que los dulces brazos son parte de eso. No conozco a muchas personas que no estuviesen de acuerdo, lo que explica la popularidad de la Hot-Crazy Matrix. Básicamente, dice que los hombres tolerarán un muchas locuras de una mujer ardiente, y las mujeres soportarán un mucha fealdad de un hombre rico.

Las mujeres no son víctimas desventuradas

French lamenta este hecho básico de la vida, diciendo que los hombres no necesitan ceder a sus impulsos naturales de esta manera. En su lugar, necesitan superarlos. “La tentación sexual es tan poderosa y omnipresente que ninguna sociedad humana estará libre del escándalo sexual, pero existen sistemas morales que, si se aplican, pueden mitigar el pecado original”.

Un buen consejo, por supuesto, y no tengo ningún problema con los puntos básicos del artículo de French, pero discrepo con la suposición de que las mujeres son pasivas e inocentes en esta interacción sexual entre los sexos. Esta podría no haber sido su intención, ya que se estaba centrando en los hombres, pero no podemos permitir que estas conversaciones permanezcan fijas solo en los hombres, como si solo ellos se aprovechasen. No siempre podemos asumir que las mujeres son damiselas desventuradas angustiadas por la forma en que son objetivadas.

Aquí hay un pequeño secreto que tenemos que decir en voz alta: a las mujeres les encanta la interacción sexual que experimentan con los hombres, y les encantan los hombres que desean su belleza. ¿Por qué? Porque es parte de su naturaleza.

Las mujeres quieren ser deseadas por los hombres, atraerlos, ser la única mujer en el mundo para ese hombre. Su belleza es una parte esencial de su atractivo, especialmente cuando hombres y mujeres se conocen por primera vez. Tienen poco más que apreciar porque no se conocen, y la belleza sirve de guía para un mayor interés.

Fuera de una mujer en busca de pareja, su belleza es una fuente de poder porque los hombres y otras mujeres lo valoran. Esta es la razón por la cual las mujeres casadas todavía quieren ser bellas. Es una expresión de su feminidad, que no desaparece en el altar.

No necesitamos estudios que lo confirmen, aunque sí los tenemos. Un estudio reciente de Pew Research dice que la sociedad valora más el atractivo físico en las mujeres. La educación y la empatía vienen después. Los principales rasgos más valorados en los hombres son la moralidad y el éxito profesional. En otras palabras, los hombres quieren mujeres que sean atractivas y emocionalmente conectivas, y las mujeres quieren hombres buenos que tengan éxito financiero.

Esta es una verdad eterna sobre la naturaleza humana

Las feministas dirán que esta es una construcción social de la época victoriana que todavía no se ha limpiado de nuestra sociedad. Yo digo que esto es la naturaleza humana. Lo mismo ocurre en la historia, la religión y los miles de mitos, leyendas y literatura. Las historias de la humanidad están llenas del hombre más competente que gana la mujer más bella. Los hombres se sienten atraídos por la belleza como las polillas por una llama, y ​​las mujeres quieren ser la llama.

En palabras de Lord Byron: “Ella camina en la belleza, como la noche / De cimas despejadas y noches estrelladas/ Y lo mejor de lo oscuro y lo brillante/Se encuentran en sus rasgos y en sus ojos/Así, suavizados bajo la tierna luz/Que el cielo al llamativo día niega”.

James Joyce en Retrato del artista adolescente captura la belleza de una mujer con detalles sensuales:

Una muchacha estaba ante él, en medio de la corriente, mirando sola y tranquila mar afuera. Parecía que un arte mágico le diera la apariencia de un ave de mar bella y extraña. Sus piernas desnudas y largas eran esbeltas como las de la grulla y sin mancha, salvo allí donde el rastro esmeralda de un alga de mar se había quedado prendido como un signo sobre la carne. Los muslos más llenos, y de suaves matices de marfil, estaban desnudos casi hasta la cadera, donde las puntillas blancas de los pantalones fingían un juego de plumaje suave y blanco. La falda, de un azul pizarra, la llevaba despreocupadamente recogida hasta la cintura y por detrás colgaba como la cola de una paloma. Su pecho era como el de un ave, liso y delicado, delicado y liso como el de una paloma de plumaje obscuro. Pero el largo cabello rubio era el de una niña; y de niña, y sellado con el prodigio de la belleza mortal, su rostro. [1]

Las palabras de Joyce son una reminiscencia de la “Canción de Salomón”, un libro en la Biblia lleno de imágenes del cuerpo de una mujer, su belleza y su sexualidad. “Tus pechos son como dos cervatillos, como cervatillos gemelos de una gacela que navega entre los lirios […] Tus mejillas son hermosas como pendientes, tu cuello con cadenas de joyas”.

La atracción no necesariamente explota a la mujer

Hablando de senos, no puedes elegir una revista, encender un sitio web o mirar televisión sin ver tetas. Están por todas partes. Desde selfies hasta fotos de perfil y anuncios; están en pantalla completa. ¿Por qué crees que es? Es porque un hombre se siente atraído por la belleza femenina de una mujer, y una mujer quiere atraerlo con sus rasgos más sexuales.

¿Crees que las mujeres que tomaron estas fotos fueron encadenadas y obligadas a tener sus tetas pegadas en Internet o en la televisión? ¿Crees que las mujeres que ves en las noticias con las piernas cubiertas y los vestidos apretados son obligadas a vestirse seductoramente?

¿Crees que las mujeres de Hollywood que aparecen en la alfombra roja con grandes escotes, revelando las tetas por los laterales, y vestidos transparentes tenían una pistola apuntando a sus cabezas mientras se vestían? No. Ellas quieren hacerlo. Quieren vestirse con ropa reveladora y gastar miles de millones de dólares al año en maquillaje, cirugía cosmética, ropa y calzado, no porque la sociedad espera esto de ellas, sino porque quieren ser bellas.

Las mujeres, por supuesto, no siempre hacen esto conscientemente, y no todas las mujeres se enfocan en su belleza de la misma manera. Algunas ni siquiera lo piensan y probablemente estén horrorizadas por lo que estoy escribiendo, pero la mayoría lo hace. Para ellas, es tan natural como respirar. Así como es tan natural como respirar que los ojos de un hombre sean atraídos por los pechos de una mujer o por sus largas piernas.

Cuando los hombres están siendo su ser sexual, atraídos por la belleza de una mujer, no están explotando a las mujeres. Están respondiéndolas. Las mujeres son el fuego, atrayendo a un hombre hacia su calor femenino.

Esto es cierto incluso para todas esas bellas mujeres que se conectan con hombres ricos y poderosos, el “dulce brazo”. Estaba viendo un partido de fútbol de la Premier League el otro día, y la cámara se centró en uno de los propietarios ricos y su esposa. Era bajo, viejo y terriblemente poco atractivo. Ella era un pie más alta que él, con largos cabellos rubios y piernas kilométricas. Estaba vestida con un abrigo de piel y los diamantes adornaban sus dedos. Ella no se veía miserable en absoluto. De hecho, se parecía al gato que se comió al canario. Uno se tiene que preguntar, ¿quién está explotando realmente a quién?

Tanto hombres como mujeres pueden ser malvados

Por favor, señores, cuando escriban diatribas sobre las depravaciones de su propio sexo, no pinten a las mujeres como puras e inocentes. No lo son. Pueden retorcer y distorsionar sus impulsos y deseos naturales tal y como lo hace un hombre, y lo hacen.

¿Cuántas mujeres intentan atraer a los hombres en la oficina, los medios, la industria del entretenimiento y la política para probar el poder y cosechar las recompensas, sean cuales sean? ¿Están realmente en posición de quejarse cuando un hombre responde? No lo creo. Las honestas saben exactamente lo que están haciendo y aceptan los golpes que provienen de ir por ese camino en particular.

Esto no significa que apruebe la violencia hacia las mujeres, el comportamiento delictivo, la explotación real, el abuso sexual o el acoso laboral. Yo no aprobaría tales acciones de los hombres más de lo que toleraría que una mujer le robe a un hombre, usándolo para sacarle dinero, casándose con él por sus propias razones egoístas solo para abusar emocionalmente de él, o la explotación su éxito para su propio beneficio.

Todos estos actos son inmorales y crueles. El daño que los hombres pueden infligir debido a su fuerza física es, por supuesto, más significativo. Pero no permitamos que este hecho disminuya la devastación que una mujer puede desatar cuando se vuelve malvada. Solo pregúntales a los hombres que luchan por sus propiedades en los tribunales de divorcio después de que ese hermoso unicornio que creía haber capturado se convirtiera en una malvada arpía.

Las mujeres tienen su naturaleza y su pecado. Parte de su sexualidad, su naturaleza femenina es la belleza y el encanto del sexo. Su pecado es explotarlo para abusar y aprovecharse de los hombres, para reducirse a objetos en lugar de cultivar sus mentes y almas, y para concentrarse tanto en las partes externas que olviden el valor de las virtudes internas.

Aceptemos nuestro poder y úsemoslo de manera responsable

Como sociedad, debemos alentar a ambos sexos a que se sientan cómodos con lo que son naturalmente y con todos los giros y vueltas sucios, incómodos, tambaleantes, tentadores y gloriosos que conllevan. Los hombres y las mujeres deben mostrarse mutuamente gracia y respeto a medida que se involucran como seres sexuales en cualquier esfera en la que interactúan.

Ayudaría que supusiéramos lo mejor de los demás en lugar de lo peor. Permita que los hombres amen la belleza de una mujer y que una mujer se deleite en la competencia y el éxito de un hombre. Esto es parte del baile entre lo masculino y lo femenino, y seríamos unos miserables si lo detuviéramos.

No podemos convertirnos en dualistas practicantes, cerrando el aspecto físico de nosotros mismos porque podríamos torcerlo para abusar. No podemos esperar que las personas actúen entre sí como máquinas, desconectadas de sus propios deseos. Nuestros cuerpos, nuestra sexualidad y nuestro anhelo físico el uno por el otro, todas estas partes esenciales de nosotros mismos, son hermosas. Deberíamos cultivar esos aspectos.

Pero no son los más importantes, y no se pueden activar sin control. No somos animales, gobernados por apetitos. Tenemos aspectos más profundos de nosotros mismos que necesitan ser nutridos. Tenemos una mente racional y una conciencia moral para informarnos sobre lo que está bien y lo que está mal. Tenemos un espíritu que tiene una belleza propia, y es una belleza que nunca disminuye, a diferencia del físico, que muere demasiado rápido.

Denise C. McAllister es una periodista con sede en Charlotte, Carolina del Norte, y colaboradora principal de The Federalist. Síguela en Twitter @McAllisterDen.

[1] Traducción de Dámaso Alonso

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store