La tarea a la que se enfrenta la masculinidad [G]

Escrito por Conor Barnes y publicado en Areo Magazine el 6 de julio de 2018

Image for post
Image for post

“Creo que todos estaremos de acuerdo en que el mundo sería un lugar mejor si tuviéramos menos testosterona.”

Mi amigo compartió conmigo esta cita con desconcierto después de escucharla en una charla de filosofía. ¿Qué quiso decir el orador? Debido a los vínculos entre los rasgos masculinos y la testosterona, sospecho que él quiso decir algo así como “el mundo necesita menos masculinidad” o “el mundo necesita hombres menos impulsivos, hombres menos arriesgados, hombres menos violentos, hombres menos competitivos, y hombres menos centrados en la dominación”.

Consideremos provisionalmente la masculinidad como un conjunto de comportamientos e impulsos basados ​​en la biología y desarrollados por la cultura. Desde una perspectiva evolucionista, la masculinidad se ha desarrollado a través de la selección natural y sexual: los rasgos masculinos son necesarios para la supervivencia y son beneficiosos para la reproducción. Tradicionalmente, los hombres tenían que ser fuertes, tomar riesgos, ser valientes y estar listos para infligir violencia, para alimentar y proteger a sus tribus. Los hombres han evolucionado para poseer naturalmente estos rasgos, y las mujeres que se han beneficiado de ellos han evolucionado para encontrar su exhibición atractiva.

Pero la masculinidad siempre contendrá un elemento trágico. La agresión masculina, la valentía y la sexualidad son una fuerza para la bondad, el arte y el heroísmo, pero también una fuerza para el mal y el abuso. Las instituciones culturales, las prácticas y los sistemas de creencias intentan canalizar los impulsos biológicos de los hombres hacia fines que todos podemos disfrutar y desviarlos lo más posible de los fines abusivos. Quizás el orador estaba proponiendo que esto es una contrapartida que ya no tenemos que aceptar.

¿Podríamos beneficiarnos con una reducción de la masculinidad? ¿O podríamos reducir la masculinidad patológica mientras preservamos la masculinidad positiva? ¿Qué es la masculinidad de todos modos?

Brett McKay, extrayendo del estudio transcultural de David Gilmour de la masculinidad, Manhood in the Making (Hombría en elaboración), destila la esencia de la masculinidad la serie de su blog “The Three Ps of Manhood” (Las tres pes de la hombría). McKay nombra tres imperativos para los hombres que existen globalmente: proteger, proveer y procrear. Todas las virtudes asociadas con la hombría, como la fuerza, la valentía y el estoicismo, se desarrollaron a lo largo de la historia en referencia a alguna versión de esos roles centrales.

¿Estás de acuerdo? Espera. El análisis de McKay se extiende a nuestra condición actual, lejos de las condiciones en que se desarrolló la virilidad. Tú y yo no defendemos a los débiles, lo hace el Estado. Tú y yo no abatimos presas, compramos en las tiendas de comestibles. Y a juzgar por los niveles de fertilidad de reemplazo en Occidente, tú y yo no sentimos mucho la necesidad de procrear. ¿Que está pasando?

Obsolescencia no planificada

A lo largo de la historia, el ingenio masculino (y, cada vez más, femenino), la asunción de riesgos y el trabajo arduo han llevado a soluciones creativas a muchos de los problemas de la humanidad. Los avances en la agricultura han hecho que la provisión de alimentos sea más productiva que la caza y la recolección, y ha sacado a la mayoría de la humanidad de la agricultura de subsistencia. El comercio nos dio una alternativa a la guerra. El avance de la medicina derivó en que se podría dedicar más cuidado paternal a menos descendientes. La innovación científica ha supuesto una mejora ante el sufrimiento humano en formas que nuestros ancestros ni siquiera podían imaginar. En resumen, las 3 pes, una vez estuvieron bajo el dominio de los hombres como grupo, están disminuyendo en su importancia y alcance, para ser manejados por cada vez menos hombres y mujeres. Una pequeña minoría de hombres y mujeres participa en el suministro de alimentos para la mayoría. Incluso la asociación entre la masculinidad y la obtención de ingresos, en sí misma una escala cultural en esta progresión histórica, se ha roto, ya que las mujeres han demostrado ser igual de capaces en ser proveedoras. Una minoría de hombres y mujeres está involucrada en la protección, y en términos de conflicto internacional, parece que cada vez más esa obligación estará bajo la competencia de armas automáticas. Si bien es probable que ahora un mayor porcentaje de hombres participen en la procreación, gracias a nuestra tradición reciente de monogamia, vivimos en un mundo de revolución post-sexual donde el sexo y la procreación a menudo son actividades separadas.

Siempre estará la necesidad de que algunos hombres cultiven y practiquen esos imperativos evolutivos masculinos. Sin embargo, esa necesidad continuará disminuyendo a medida que los hombres sean complementados y suplantados por la tecnología. La caza de mamuts requiere testosterona. La gestión de las cadenas de suministro globales requiere cafeína. La toma de decisiones que requiere valentía y autocontrol estará cada vez más en manos de unos pocos hombres y mujeres con un enorme poder.

¿El mayor logro de la masculinidad ha sido aliviar a la humanidad de la necesidad de la masculinidad? Ciertamente eso es lo que parece. Si es así, la masculinidad ha conseguido una gran victoria. La reducción de la violencia y las mejoras en los niveles de vida a lo largo del tiempo son alucinantes. ¿No es esto motivo de celebración? La masculinidad, que ha alzado a la humanidad a niveles imprevisibles a través de su pasión, trabajo arduo y creatividad, ahora puede retirarse en su vejez para disfrutar de comodidades privadas. Sus frutos han nacido. Twitch y Pornhub son libres.

Practicar la masculinidad es definitivamente agotador, e incluso puede ser doloroso, peligroso y arriesgado. Cada vez más hombres han tomado la decisión directa de dedicarse a lo que Dianna Fleischman menciona en su reciente artículo a soluciones de “falso fitness” para sus impulsos. En lugar de cortejo, porno. En lugar de marcialidad, deportes electrónicos. Hay evidencia de que las tasas de agresión sexual son más bajas cuando hay más uso de pornografía. Las horas que los hombres jóvenes dedican a los juegos competitivos son horas que no se dedican a la delincuencia. Los impulsos masculinos están cada vez más conectados a actividades seguras e inofensivas. La afirmación que asombró a mi amigo resulta no ser tan asombrosa. Es una modificación de un acuerdo tácito entre la cultura occidental y sus hombres: “El mundo sería un lugar mejor si la masculinidad desapareciera”.

Hay mucho que decir acerca de los impulsos virtualmente satisfactorios que no pueden tener una liberación saludable en la sociedad. Como dice Fleischman, “¿Cuántos niños adolescentes podrían acumular resentimiento hasta cometer disparos en masa o suicidarse si tuvieran un hermoso robot sexual en casa?”. Pero Fleischman también expresa su preocupación de que los hombres socialmente torpes que podrían ser buenos esposos salgan del juego de citas en favor de los sustitutos virtuales. ¿Qué pasa con otros rasgos y virtudes que nunca se manifiestan en la esfera pública? El riesgo es que abandonemos demasiado rápidamente por el complicado proceso de integración de rasgos difíciles en la sociedad, eligiendo en su lugar dejar que esos rasgos se agoten a sí mismos en el mundo virtual. ¿Qué dones que podrían aportar los hombres al mundo se van a desperdiciar?

Esa es una pregunta que debe responderse pronto, porque habrá más interrupciones. No hay ninguna desaceleración a la vista de los avances de la modernidad que han dejado a los hombres desplazados, distraídos y confundidos. A las sacudidas del feminismo de la segunda ola, la píldora, el divorcio sin culpa y la pornografía digital pronto se unirán los robots sexuales y la realidad virtual cada vez más baratos y en constante mejora. Esto no es una conspiración feminista, ni ningún tipo de conspiración. La “crisis de la masculinidad” es simplemente la consecuencia lógica de una sociedad que ha resuelto con tanto éxito desafíos de hace milenios, que los trabajos y el entretenimiento de mierda son cada vez más todo lo que queda. Los hikikomori, los ni-ni y la crisis de los opiáceos son los desafortunados subproductos de un mundo carente de roles masculinos significativos y satisfactorios. Nos estamos ajustando incómodamente a una realidad donde la masculinidad parece superflua. Así que la relegamos a nuestras historias y nuestros deportes, la representamos en nuestras computadoras y recurrimos a ella solo cuando ocurre un desastre. Honramos a nuestros héroes y volvemos a nuestras vidas.

¿Es esta tesis falsa? Consideremos si el concepto de masculinidad tóxica (un concepto potencialmente útil cuando los hombres ignoran la regla de oro de la virtud) podría surgir en una sociedad en la que la necesidad material de masculinidad no se haya evaporado. Después de cada asesinato en masa, las feministas lanzan el grito de la masculinidad tóxica, y sus oponentes replican que la masculinidad es fundamentalmente saludable. Estos opositores invocan el atractivo biológico de la virilidad y su naturaleza no patológica , pero no han dado el siguiente paso: elaborar el papel de la masculinidad en la modernidad tardía. ¿Pueden los defensores de la masculinidad articular para qué sirve la masculinidad en nuestra sociedad, si ha de ser algo más que una reliquia? ¿Y si la masculinidad no es ni fundamentalmente tóxica, ni saludable en la actualidad? ¿Y si está enferma?

¿Qué clase de hombres?

Cuando las feministas dicen que debe haber una conversación sobre la masculinidad tóxica, los hombres deberían decir: “¡Sí! ¡Hablemos de lo que podemos ofrecer como camino a los jóvenes perdidos! ¿Qué podemos mostrarles que les ofrezca una alternativa al resentimiento y la rabia?”. El camino para los hombres en nuestra sociedad ha sido “lo que tú quieras (siempre y cuando no sea problemático)”. Aunque las soluciones feministas no sean atractivas, la conversación es una oportunidad para empezar a escapar de la desolación del sentido de la cultura contemporánea.

La tarea de la masculinidad en nuestra sociedad es refutar de manera convincente los cargos de la tesis que he expuesto; refutar su obsolescencia, articular una visión positiva de sí misma y encontrar un lugar para sí misma en la esfera pública. En parte, esto significa articular una tesis a través del discurso y el diálogo, pero también significa encarnar un ejemplo que convenza a los hombres a luchar por la masculinidad y a la sociedad a apoyar a los hombres en esta búsqueda. La alternativa es que la sociedad y la masculinidad sigan sufriendo una desconexión.

Se podría argumentar que la masculinidad se hace necesaria en las crisis, y que las crisis son inevitables. Según Jack Donovan, autor de The Way of Men (El camino de los hombres): “Ser bueno en ser hombre es mostrarle a otros hombres que eres el tipo de hombre que ellos querrían en su equipo si se arma un buen lío”. Un amigo le llama a esto la “póliza de seguro masculina”. McKay lo codifica como la “reserva de hombría”: “Aunque respetar el código tradicional de la hombría no es urgente en nuestro entorno actual, algún día podría serlo, y necesitaremos hombres preparados para ese momento”.

McKay propone que los hombres que eligen unirse a la reserva de hombría deben elegir cultivar y equilibrar la protección, la provisión y la procreación. Aunque algunos lo considerarán personalmente tentador, un criterio para cualquier masculinidad es que debe ser más atractiva para los hombres que el hedonismo virtual. Frente a la elección entre unirse a una reserva de hombría con la esperanza de que algún día sea útil, o disfrutar de la distracción en el aquí y el ahora, los hombres elegirán cada vez más esta última a medida que se desarrolle su potencial de placer.

Una opción feminista, ofrecida en consideración a la crisis de la masculinidad, ha sido proponer una nueva masculinidad en mayor sintonía con la feminidad: una masculinidad en la que los hombres pueden ser vulnerables y tratar sus emociones públicamente. Pero, de nuevo, esta visión de la masculinidad tiene que competir con la ofrecida por los desarrolladores de juegos y los directores de pornografía, que crean gafas para hombres que explotan sus impulsos biológicos en lugar de ignorarlos.

Otra opción proviene del filósofo Andrew Taggart, en su artículo “William James on ‘The Moral Equivalent of War’”. El psicólogo William James argumentó que en ausencia de la guerra, los hombres deben encontrar un sustituto para cultivar las virtudes marciales. Escrito hace un siglo, James fue clarividente acerca de nuestra condición como ciudadanos de la Larga Paz. Taggart identifica la solución de James, la guerra contra la naturaleza, como algo muy deficiente. Como alternativa, Taggart dice:

Creo que la única manera disponible para nosotros hoy si no queremos perder el corazón, el fuego de ser un ser humano poderoso es el que Nietzsche analiza en La genealogía de la moral . Mi equivalente moral de la guerra es tener competiciones con uno mismo, la manera de competir con uno mismo y no de una manera mezquina.

Algunos hombres lo encontrarán atractivo y se dedicarán al esfuerzo físico y espiritual, tal vez a un nuevo tipo de El club de la lucha. Pero al igual que con reserva de hombría y la masculinidad feminista, la mayoría de los hombres se enfrentarán entre las opciones de agotador autodominio y el dominio de la fortaleza y seguirán el camino fácil.

En el libro de Alasdair MacIntyre, After Virtue (Después de la virtud), dice: “Otro de los méritos de Nietzsche que es que une a su crítica de las moralidades de la Ilustración un sentido de su incapacidad para abordar adecuadamente, por no hablar de responder, a la pregunta: ¿qué clase de persona voy a ser?”. Lo mismo podría decirse del polémico profesor e intelectual público de la Universidad de Toronto Jordan Peterson, un extraño teísta nietzscheano, que ha llegado a la fama en parte debido a su voluntad de lidiar con la pregunta de “¿qué clase de hombres vamos a ser?”. Peterson ha argumentado enérgicamente que el núcleo de la masculinidad es la responsabilidad. Criados en una cultura que solo ofrece el modelo de en qué tipo de hombre no hay que convertirse, y convencidos por la sinceridad y el entusiasmo de Peterson, un número cada vez mayor de jóvenes han tomado la decisión de cultivar las virtudes masculinas como medio para superarse a sí mismos. A diferencia de las tres propuestas anteriores para una nueva forma de masculinidad, lo que podríamos llamar la “opción Peterson” ha abandonado el mundo de la teoría y sus hombres reclutados han encontrado en ella un enorme beneficio.

Por otro lado, hay agudas críticas al proyecto de Peterson, y las propias demostraciones de masculinidad de Peterson no son siempre el ejemplo a seguir. Los fans y los críticos se han enfrentado violentamente en sus percepciones del hombre, lo que se debe, al menos en parte, a sus equívocos en cuestiones fundamentales. Sus críticos también han llamado la atención sobre las acciones antisociales de sus seguidores. A la luz de las diferencias en las que se ha convertido Peterson, tal vez esa sea la prueba adecuada para evaluar la opción Peterson: su manifestación a través de sus seguidores. Jesús advirtió que los falsos profetas serán conocidos por sus frutos. Si Peterson realmente tiene la solución a la crisis de la masculinidad, entonces se revelará en la conducta de sus seguidores, los proyectos a los que se comprometen, los riesgos que se atreven a asumir y los beneficios que devuelven a sus comunidades. Más y más hombres serán inspirados a comprometerse con la virtud masculina, y sus comunidades los apoyarán en ese empeño. Un problema estructural y tecnológico resultará tener una solución individualista y metafísica.

En resumen, en este momento hay dos tesis implícitas: la primera es que el tiempo de la masculinidad ha terminado; la segunda es que todavía tiene tareas que realizar. Si la segunda tesis no está bien articulada, en discurso y ejemplo, podemos esperar que más y más hombres abandonen el juego social. Hay 1,5 millones de casos de hikikomori fronterizos en Japón. Para la tesis anterior, esto es inevitable, un problema más para la gestión. Para la última tesis, es una catástrofe civilizacional.

¿La masculinidad es un juego de suma positiva o de suma negativa? ¿Es un obstáculo que está neutralizado por la tecnología o es vital para la especie? Si sus defensores no articulan sus virtudes, sus detractores dictarán la forma del debate. Y sin una visión del lugar de la masculinidad en la sociedad, la masculinidad algún día alcanzará su punto de apoyo: un miembro fantasma cultural, que se siente solo como un doloroso sentimiento de carencia.

Conor Barnes es estudiante, escritor y poeta residente en Toronto.

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store