Image for post
Image for post
Un gallo de salvia infla sus sacos gulares para atraer parejas.

La “señalización de la virtud” puede molestarnos. Pero la civilización sería imposible sin ella

Geoffrey Miller

Todos nosotros señalizamos la virtud. Yo señalizo la virtud; tú señalizas la virtud; nosotros señalizamos la virtud.

Y especialmente esos tipos de ahí, esa tribu política que no nos gusta, señalizan la virtud. (Así como ellos creen que hacemos nosotros).

No pretendamos lo contrario. Somos humanos, y a los humanos les encanta mostrar virtudes morales, principios éticos, convicciones religiosas, actitudes políticas y estilos de vida a otros humanos. Hemos hecho señalización de la virtud desde que los cazadores prehistóricos de caza mayor compartían la carne con la gente hambrienta de su clan, o cuidaban a los niños que no eran suyos. Nuestros descendientes continuarán con la señalización de la virtud entre sí en las colonias de Marte, y en las naves espaciales que se dirigen a otros sistemas estelares. A medida que los humanos colonicen la galaxia, la señalización de la virtud colonizará la galaxia.

La expresión “señalización de la virtud” solo se hizo popular con las elecciones estadounidenses de 2016. Sin embargo, la señalización de la virtud se remonta a millones de años, a los orígenes de la moralidad humana. Y he tenido una relación de amor/odio con la señalización de la virtud desde la secundaria.

Fui un niño precozmente político. Mis padres hablaban mucho de política en la mesa. Mi padre era un abogado que había estudiado los clásicos de la civilización occidental en la Universidad de Columbia (a donde yo también fui). Le fascinaba la historia militar, y el conflicto ideológico entre el comunismo y el capitalismo. Mi madre dirigía la Liga de Mujeres Votantes local mientras sus dos hijos estaban en la escuela: moderaba debates políticos locales, promovía el registro de votantes y publicaba información objetiva sobre temas y candidatos.

Mis dos padres eran pragmáticos, centristas antipartidistas. Encarnaban lo mejor de las virtudes cívicas de la clase media. A menudo se anulaban los votos en las elecciones, pero daban por sentado que todo americano tiene el deber de votar, en cada elección, de forma informada y racional. Los asuntos políticos eran cosas que había que investigar y discutir, y sobre las que actuar a través del trabajo de los comités locales, en lugar de cosas que señalizar en público.

Mis padres no tenían pegatinas de parachoques políticos en su coche. No se metían en debates políticos en la mesa de la cena de Acción de Gracias con los once hermanos y hermanas de mi madre (cuyos puntos de vista abarcaban un amplio espectro). No tenían medios de comunicación social. En cambio, ayudaban de manera silenciosa a cambiar las leyes de zonificación, restaurar los lugares de interés local y aprobar la emisión de bonos. A pesar de sus diferentes puntos de vista sobre muchos temas, cooperaron de modo eficaz en intereses compartidos, discutiendo valores, realidades, estrategias y tácticas de maneras que mi hermano y yo pudimos presenciar. En muchos sentidos, eran los modelos ideales de cómo ser ciudadanos eficaces y con principios, sin que señalizasen la virtud de sus ideas políticas.

En la escuela de Stanford, aprendí más sobre la psicología de la señalización de la virtud de varias mujeres con las que salía. Después de formarme en psicología evolucionista, me di cuenta de que ser un desvergonzado darwiniano era una desventaja social y sexual. Salí con algunas mujeres que hacían sus doctorados en varios campos, desde sociolingüística a estudios alemanes y genética evolutiva. Asistí a reuniones de derechos de la mujer con ellas, pero eso no contaba para nada, dado mi darwinismo. Escribí cartas a los periódicos locales en contra la Guerra contra las Drogas, y me metí en problemas con mi jefe de departamento por ello, pero eso no contaba para nada dado que mi libertarismo se confundía a menudo con el conservadurismo reaccionario. Colaboré con una profesora en una investigación sobre la “Orientación del Dominio Social” y su relación con las ideologías conservadoras, pero eso no contaba para nada, ya que creía que las raíces del dominio eran más biológicas que culturales.

En cada caso, estos individuos brillantes y de mentalidad abierta mostraban un asco visceral por el razonamiento evolucionista aplicado de cualquier manera al estudio de la naturaleza humana. Asumían que la psicología evolucionista era moralmente equivalente a la eugenesia nazi. Aprendí que si no señalizaba mi defensa de la doctrina de la “Tabla Rasa” sobre la naturaleza humana (es decir, que todas las mentes son tablas rasas, completamente formadas por el entorno), nada de lo que hacía contaba políticamente para nada. Si no señalizaba la virtud de estar en la tribu partidista correcta, se asumía que estaba en la tribu equivocada.

Desde que fui a la universidad, me fascina la hipocresía moral como sello distintivo de la señalización de la virtud. La gente dice que cree apasionadamente en el tema X, pero no se molestan en hacer nada real para apoyar al X. Ese tipo de comportamiento parecía tener un diagnóstico de alta señalización hipócrita, y la señalización hipócrita es mala, porque la hipocresía siempre es mala. Caso cerrado.

¿O no lo era? Mi comprensión de las señales de virtud se complicó mucho más cuando aprendí más sobre la teoría de la señalización. En la escuela de postgrado estudié la selección sexual a través de la elección de pareja, y los “adornos sexuales” e “indicadores de aptitud” que evolucionan para señalizar los buenos genes, la buena salud y el buen cerebro de una pareja potencial. La señalización de la aptitud física es fundamental para el comportamiento animal. Pero hay mucho más en las señales que los adornos sexuales.

En 1996, empecé a trabajar como investigador en el Centro de Aprendizaje Económico y Evolución Social, en el departamento de economía del University College London. Era un centro de la teoría evolutiva de juegos, dirigido por Ken Binmore. Tenía un curso intensivo de teoría de juegos, incluyendo teoría de señalización. Aprendí sobre la visión de Thorstein Veblen del consumo conspicuo como señalización de la riqueza, y la visión de Michael Spence de las credenciales educativas como señalización de la inteligencia, y la visión de Amotz Zahavi de las exhibiciones de animales como señalización de la aptitud física. Tengo las herramientas intelectuales para pensar de manera más matizada sobre la señalización de la virtud.

Hay señalización de la virtud, y luego hay señalización de la virtud.

Por un lado, está lo que los economistas llaman “charla barata”: señales que son baratas, rápidas y fáciles de falsificar, y que no son pistas precisas de los rasgos o valores subyacentes. Cuando los partidarios de los medios de comunicación social hablan de la señalización de la virtud política del otro lado, normalmente se refieren a este tipo de charla barata. La señalización de la virtud como charla barata incluye pegatinas para los parachoques, carteles para el jardín, publicaciones en medios sociales y perfiles de aplicaciones para citas. La principal presión que mantiene la charla barata honesta es social: los costos del estigma y el ostracismo por parte de la gente que no está de acuerdo con tu señal. Usar una visera de “Haz América grande otra vez” no cuesta mucho dinero, pero puede costarte amistades.

Por otro lado, hay señales de virtudes que son costosas, a largo plazo y difíciles de falsificar, y que pueden servir como un indicador fiable de los rasgos y valores subyacentes. Esto puede incluir el voluntariado durante meses en campañas políticas, la realización de grandes donaciones verificables a causas o el abandono de una lucrativa práctica médica para trabajar para Médicos sin Fronteras en Haití o Nueva Guinea. La clave de las señalizaciones de la virtud confiables es que simplemente no podrías soportar exhibirlas, a largo plazo, si no te preocuparas genuinamente por la causa.

Cuando estaba escribiendo The Mating Mind: How Sexual Choice Shaped the Evolution of Human Nature (La mentalidad de apareamiento: Cómo la elección sexual dio forma a la evolución de la naturaleza humana) a finales de los 90, mientras trabajaba en el centro de teoría de juegos como mi trabajo diario, pensé mucho en la diferencia entre la charla barata y señalización de la virtud fiable en el cortejo y las relaciones humanas. Estaba tratando de adaptarme a la paternidad, con un niño pequeño, y a la paternidad adoptiva, ayudando a criar a un adolescente. Me di cuenta de que la buena paternidad, la paciencia, la seguridad, el juego, la creatividad y la alegría a pesar de la falta de sueño, es una virtud fundamental que intentamos mostrar a nuestras parejas sexuales a largo plazo. Estaba renovando nuestra casa, cultivando nuestro jardín y construyendo estructuras de juego en el patio trasero para nuestra hija, todas formas difíciles de falsificar para señalizar ingenio, estoicismo y altruismo. Trabajaba duro para organizar conferencias y colaboraciones con colegas aún más incómodos socialmente que yo, lo que requería virtudes sociales de toma de perspectiva y apertura mental. Dondequiera que mirara, empecé a ver señalización de la virtud que rara vez eran políticas, pero que a menudo eran confiables.

Al involucrarme en el movimiento de Altruismo Efectivo en los últimos cuatro años, aprendí mucho más sobre los beneficios de la señalización confiable de la virtud. Conocí a jóvenes que regalaban el 70% de sus ingresos, para apoyar a organizaciones benéficas que luchan contra la malaria en África. Cada uno de ellos estaba salvando varias vidas al año. Conocí a científicos informáticos que habían abandonado carreras prometedoras en empresas tecnológicas para trabajar en grupos de reflexión centrados en los riesgos de la Inteligencia artificial general, solo porque se preocupaban por el futuro de la humanidad. Y había muchos vegetarianos. No eran vegetarianos ruidosos y santurrones. Eran vegetarianos profundamente éticos, que no les disgustaba la carne, y no les importaba comer sobras de carne de vacuno en los aviones (que de todas formas se tirarían), pero que trabajaban duro, día tras día, para reducir la demanda de productos animales cultivados en fábricas. Me enamoré de una Altruista Efectiva que se convirtió en mi modelo moral de muchas maneras, y que tenía el mismo asco visceral por la señalización de la virtud de la charla barata que yo. A ella no le importaba que yo comiera carne de vaca, siempre y cuando dejara de comer pollo (demasiado sufrimiento por cada libra de carne, comparado con las vacas), y donara suficiente dinero a Vegan Outreach cada año para convertir al menos a otras diez personas al veganismo. (Eso se llama “compensación”, y la gente obsesionada con las señales de charla barata no puede entender que no importa racionalmente quién se convierte en vegano, mientras más gente lo haga).

Así que mi relación de amor/odio con la señalización de la virtud ha continuado durante treinta años. La señalización de la virtud incluye lo mejor de los instintos humanos, y lo peor de los instintos humanos.

Lo mejor, porque la señalización de la virtud es el mejor fundamento de la moralidad humana hacia los extraños que podríamos esperar razonablemente de un proceso tan ciego y despiadado como la evolución genética.

Este es el problema. La evolución encuentra fácil dar forma a las adaptaciones para ser amable con la descendencia y los parientes consanguíneos, porque comparten algunos de sus genes egoístas. La evolución a veces puede dar forma a las adaptaciones para el bien del grupo local: nido de hormigas, colonia de termitas o clan de cazadores-recolectores. La evolución puede, raramente, dar forma a adaptaciones que permitan a la gente intercambiar bienes y servicios con aliados y socios de confianza, en varios juegos de interacción repetida, ojo por ojo.

Pero a la evolución le resulta muy difícil moldear las adaptaciones morales para ser amable con los extraños, y mucho menos pensar de manera racional, ética y a largo plazo en el bienestar sentimental mundial. En The Mating Mind, sostuve que la selección sexual y la selección social para la señalización de la virtud es probablemente la única manera en que los humanos podrían haber desarrollado algún interés en las personas más allá de su familia, su clan y su red de comercio — o en cualquier animal fuera de su especie — . Sin la evolución de las señales de la virtud durante los últimos cientos de miles de años, los humanos probablemente no serían capaces de coordinarse en grupos más grandes que unas pocas docenas de personas, mucho menos en civilizaciones de millones. Sin la señalización de la virtud, nunca habríamos visto el fin de la esclavitud, la tortura animal, los castigos crueles e inusuales, o cualquiera de los otros ultrajes que Steven Pinker analizó en Los ángeles que llevamos dentro.

Sin embargo, la señalización de la virtud también puede ser el peor de los instintos humanos. Impulsa la mayor parte de la política partidista, especialmente en los medios sociales. Impulsa las demandas para censurar, despedir, “cancelar” y condenar al ostracismo a las personas que expresan opiniones erróneas. Conduce al pánico moral sobre el abuso ritual satánico, la “cultura de la violación” y la “adicción al porno”. Lleva a los nacionalistas blancos a atropellar a los manifestantes. Lleva a los antifa a golpear a los periodistas. Impulsa a los guerreros de la justicia social a apoderarse de los medios de comunicación, el mundo académico y la vida empresarial, y a imponer su ideología de “diversidad, equidad e inclusión” a todo el mundo a través de la conformidad forzada del pensamiento, la desigualdad en la contratación y los ascensos, y la exclusión de los pensadores heterodoxos de cualquier posición de poder o influencia.

Algo de esto es una charla barata, pero algo de esto es una señal fiable. Lo que distingue a la señalización de la buena virtud de la de la mala virtud no es solo la fiabilidad de la señal. Son los efectos reales del mundo real en los seres, sociedades y civilizaciones sensibles. Cuando los instintos de la señalización de la virtud se combinan con la curiosidad sobre la ciencia, la apertura mental sobre los valores y puntos de vista, la racionalidad sobre las prioridades y las políticas, y la inteligencia estratégica sobre las formas y los medios, entonces pueden ocurrir cosas maravillosas. Estas formas más iluminadas de señalización de la virtud han desencadenado la Reforma Protestante, la Revolución Americana, el movimiento abolicionista, el movimiento anti-vivisección, el movimiento del sufragio femenino, el movimiento de libre expresión y el movimiento de Altruismo Efectivo. Pero cuando los instintos para señalizar la virtud no se combinan con la curiosidad, la apertura mental, la racionalidad y la sabiduría estratégica, es cuando se obtiene el Reinado del Terror de Robespierre, el Holodomor de Stalin, el Holocausto de Hitler, la Revolución Cultural de Mao… y Twitter.

Image for post
Image for post
Geoffrey Miller

Geoffrey Miller es profesor de psicología evolucionista en la Universidad de Nuevo México. Su investigación se ha centrado en la selección sexual, la teoría de la señalización, la elección de pareja, las diferencias individuales, la genética del comportamiento, el comportamiento del consumidor, el aprendizaje automático y el altruismo efectivo. Este ensayo está extraído de Virtue signaling: Essays on Darwinian Politics & Free Speech.

Fuente: Quillette

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store