La salud mental de los hombres, doble vínculo

Dos mensajes contradictorios pero insistentes pueden dañar la salud mental de los hombres.

Rob Whitley, Ph.D.

Image for post
Image for post

Esta semana es la de la salud de los hombres, un evento anual iniciado por el senador Bob Dole para llamar la atención sobre los temas a menudo ignorados en torno a la salud de los hombres. Una de estas cuestiones que se pasan por alto es la salud mental de los hombres, que sigue siendo una de las principales preocupaciones de los promotores de la salud en todo el mundo.

Un tema que exige una discusión urgente es lo que llamo el “doble vínculo de la salud mental de los hombres”.

Doble vínculo

Un doble vínculo se refiere a un simple concepto psicológico, por el cual un individuo o grupo recibe regularmente dos mensajes contradictorios pero insistentes, en el cada uno de los mensajes niega al otro.

Un ejemplo de un doble vínculo es un padre que constantemente le dice a su hijo, “deberías mostrarme más afecto físico”, pero que luego reacciona negativamente cuando el niño intenta cualquier contacto físico.

Los dobles vínculos son imposibles de resolver de manera lógica. Como tales, pueden ser emocionalmente angustiantes y cognitivamente confusos para los que los reciben. En resumen, algunas investigaciones muestran que el doble vínculo puede tener un efecto perjudicial para la salud mental de las personas vulnerables.

Hombres, por favor, hablad más

Los hombres experimentan altas tasas de numerosos problemas de salud mental, incluyendo el suicidio y el trastorno por uso de sustancias, mientras que muestran tasas bajas de utilización de servicios de salud mental y una tendencia a encerrarse. Esto ha llevado a muchos estudiosos a plantear una crisis silenciosa de la salud mental de los hombres.

En consecuencia, muchas organizaciones de salud mental e individuos de alto perfil están enviando un mensaje insistente de que los hombres deben hablar más sobre su salud mental.

Incluso la realeza ha respaldado este mensaje, con SAR el Príncipe William afirmando en un documental reciente que necesitamos “pasar el mensaje a los hombres de todo el mundo de que está bien hablar de salud mental… y poder hablar de nuestras emociones”.

Bonitas palabras, en efecto.

Hombres, por favor, callad

Sin embargo, otros individuos y organizaciones están enviando un mensaje completamente diferente, a saber, que los hombres como grupo necesitan permanecer en silencio y “revisar sus privilegios”. Como irónicamente señaló el periodista de Bloomberg Ramesh Ponnuru, “revisa tu privilegio significa cierra el pico”.

Estos mensajes se pueden ver en todo el Internet, con ruegos para que los hombres se callen o dejen de quejarse. Cabe destacar que estas súplicas provienen tanto de hombres como de mujeres. Estos comentarios son el eco de otros que los hombres oyen a menudo en interacciones cara a cara, incluso de sus íntimos y de sus empleadores.

De hecho, tales perspectivas pueden emanar de altos cargos, incluido el Senado de Estados Unidos, y la senadora hawaiana Mazie Hirono cuando declaró recientemente: “Solo quiero decirles a los hombres de este país que se callen y den un paso al frente. Hagan lo correcto para variar”. Para algunos, el silencio masculino es un signo de rectitud moral.

Esta situación crea un doble vínculo para la salud mental de los hombres. Por un lado, se les dice a los hombres que hablen más y se abran; por otro lado, se les dice a los hombres que revisen sus privilegios y que guarden silencio. Esto solo puede crear angustia cognitiva y emocional.

Es interesante ver que el doble vínculo de la salud mental masculina se manifiesta más allá de las fronteras de los EE.UU. Como tal, a continuación se dan ejemplos del Reino Unido y Canadá para ilustrar su naturaleza global.

Grupos sobre asuntos de los hombres

Numerosos grupos han intentado organizar discusiones sobre asuntos que afectan la salud mental de los hombres. A veces se encuentran con hostilidad.

Por ejemplo, un grupo de estudiantes de ambos sexos de la Universidad de Ryerson creó un grupo de asuntos masculinos, que organizó eventos para discutir la salud mental de los hombres. Este grupo fue rechazado oficialmente por la Unión de Estudiantes de la Universidad de Ryerson en numerosas ocasiones, y sus miembros fueron estigmatizados y abusados por algunos activistas del campus, como se puede ver en el informe de televisión de la CBC que aparece a continuación.

Asimismo, otros grupos han invitado a conocidos especialistas en salud mental como oradores invitados, con consecuencias imprevistas. Por ejemplo, la Sociedad de Asuntos Masculinos de la Universidad de Toronto invitó al Dr. Warren Farrell a hablar sobre temas de salud mental masculina, pero su conferencia fue recibida con violencia y vandalismo por los manifestantes que trataron de cerrar el evento.

El mensaje social más amplio puede animar a los hombres a hablar más, pero los hombres a menudo se enfrentan a situaciones locales en las que se les dice implícitamente que se callen, que revisen sus privilegios y que hablen menos. Este doble vínculo puede estar especialmente presente en los campus universitarios.

Grupo de psicología masculina de la sociedad psicológica británica

Varios psicólogos británicos formaron recientemente un grupo para psicología masculina. El grupo ofrece conferencias públicas, un sitio web, un boletín informativo y un espacio social para discutir temas de salud mental de los hombres (divulgación completa: soy miembro).

A medida que el grupo crecía, el liderazgo solicitó que el grupo fuera reconocido como una sección oficial de la British Psychological Society (BPS). Esto requeriría el voto de todos los miembros de BPS.

Extrañamente, un grupo organizado llamado “no a la psicología masculina” se opuso a esto, haciendo campaña por un voto en contra. En la votación resultante, más de 4.000 miembros del BPS votaron, con dos tercios a favor de la nueva sección. Esta fue una buena noticia, pero no puede pasar desapercibido que el 30 por ciento de los miembros de BPS que votaron no querían una sección de psicología masculina.

Impávida, la recién reconocida Sección de Psicología Masculina de BPS fue de aquí para allá, y a finales de este mes celebrará una conferencia sobre Salud Mental Masculina en Londres. Los oradores principales incluyen a Jackie Doyle-Price, Ministra de Salud Mental y Prevención del Suicidio del Reino Unido, así como al Miembro (electo) del Parlamento Europeo, Martin Daubney.

Afortunadamente, todavía hay algunas personas influyentes que están dispuestas a hablar cuando se trata de los problemas de salud mental de los hombres.

El camino por delante

En una sociedad libre, todo el mundo tiene derecho a detentar y expresar opiniones sobre la salud mental de los hombres, incluso si esas opiniones son estigmatizantes.

Dicho esto, los promotores de la salud deben tener en cuenta que el doble vínculo de la salud mental de los hombres tiene consecuencias nefastas para los hombres vulnerables que necesitan apoyo.

El mero hecho de decirles a los hombres que hablen más tendrá un impacto limitado, mientras que voces significativas les están diciendo a los hombres que hablen menos y que revisen sus privilegios. Este doble vínculo debe ser reconocido como un determinante social de la salud mental de los hombres.

De hecho, abordar este doble vínculo debería considerarse una estrategia de promoción de la salud mental. Como tal, los promotores de la salud deben entablar un debate sólido con aquellos que disuaden a los hombres de hablar.

De lo contrario, las exhortaciones bien intencionadas de SAR el Príncipe Guillermo y otros para que los hombres hablen sobre su salud mental se convierten en tópicos vacíos.

No podemos tener ambas cosas.

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store