Escrito por Maria Kouloglou y publicado en Areo el 5 de julio de 2019

Image for post
Image for post

El número de estadounidenses que no tienen relaciones sexuales ha alcanzado una cifra récord. Se han documentado disminuciones similares en la actividad sexual en Gran Bretaña y Japón. Los jóvenes varones están liderando esta recesión, ya sea voluntariamente o no. En los Estados Unidos, menos hombres jóvenes que mujeres informaron haber tenido relaciones sexuales en 2018. En Japón, muchos hombres herbívoros parecen estar evitando el sexo por completo. Las personas en los países del primer mundo liberados sexualmente han perdido interés en el sexo y son los hombres quienes están impulsando la tendencia. Así pues, ¿qué está causando realmente la recesión sexual y hay motivo de alarma?

El papel de la pornografía gratuita

En lo tiempos anteriores a Internet, los hombres compraban revistas picantes o alquilaban películas pornográficas. Hoy en día, Internet permite un fácil acceso a la pornografía gratuita. Algunos sostienen que muchos hombres no están motivados para acercarse a las mujeres, ya que la pornografía ya cubre sus necesidades sexuales, y que los hombres prefieren la masturbación en lugar del esfuerzo requerido para acercarse a las mujeres. Sin embargo, aunque la adicción a la pornografía puede ser un problema real, la evidencia de que la pornografía está impulsando la recesión sexual es débil. Los estudios sugieren que las personas que ven más porno también tienen relaciones sexuales con más frecuencia.

Medios de comunicación social

Se suponía que las redes sociales facilitarían la comunicación, pero algunos creen que ha tenido el efecto contrario, haciéndonos más aislados que nunca. El uso de las redes sociales se ha relacionado con una mayor soledad y las personas que crecieron usando las redes sociales pueden tener peores habilidades sociales que aquellas que se enfocaron en las relaciones cara a cara. Por ejemplo, este estudio encontró que los niños que pasaron algunos días lejos de las pantallas mostraron una mejor comprensión de las señales emocionales, en comparación con un grupo de control. Los medios sociales y el uso de Internet pueden obstaculizar el desarrollo de las relaciones en persona y esto a su vez puede haber conducido a una disminución en el sexo.

Factores económicos

Los jóvenes están luchando contra el desempleo y la deuda. Muchos viven con sus padres hasta los 30 años. Si no pueden vivir solos, ¿cómo pueden tener relaciones sexuales? Si están luchando con las deudas de los estudiantes, ¿cómo pueden desempeñarse bien en el mundo de las citas?

Si aún vive con sus padres, probablemente estés menos dispuesto a invitar a una pareja a pasar la noche en su casa. Sin embargo, esto no explica por qué países como Grecia, Brasil y México son muy activos sexualmente. Si una mejor economía estuviera vinculada a una mayor actividad sexual, Grecia, con sus problemas económicos, estaría entre los países menos activos sexualmente. La investigación sugiere lo contrario. Varios países que enfrentan dificultades económicas se encuentran entre los más activos sexualmente. La recesión sexual es más frecuente en países ricos como Japón, Australia, Estados Unidos y el Reino Unido.

Hombres no casables

A menudo se argumenta que muchos hombres de clase trabajadora se han vuelto incasbles debido a la inestabilidad laboral y porque las mujeres tienden a tener mejor educación que ellas. De acuerdo con este argumento, muchas mujeres se niegan a salir con personas que ganan menos dinero que ellas y muchos hombres se niegan a salir con mujeres que consideran superiores. Según un estudio, las mujeres ricas prefieren a los hombres con ingresos similares a los suyos, mientras que los hombres ricos tienen menos probabilidades de preocuparse por los ingresos de los que salen, centrándose en cambio en la apariencia física. Las mujeres también son más propensas que los hombres a decir que quieren un cónyuge con un trabajo estable. Muchos hombres parecen no estar dispuestos a salir con mujeres con carreras exitosas.

Estas tendencias crean una clase de hombres no casables, que, incluso si se casan, tienen más probabilidades de divorciarse que aquellos de orígenes más ricos. Dado que algunas evidencias sugieren que las personas casadas tienen relaciones sexuales con más frecuencia que las no casadas, la inestabilidad matrimonial puede contribuir a la recesión sexual. Los hombres de la clase trabajadora también pueden considerarse parejas sexuales menos deseables en general, lo que podría explicar por qué menos hombres que mujeres reportan haber tenido relaciones sexuales en los Estados Unidos. Algunas evidencias sugieren que los hombres con un alto estatus social son más deseables para las mujeres. Un estudio de 2014 encontró que los hombres fotografiados en un apartamento de lujo fueron calificados como más atractivos que los de un grupo de control. Otro estudio descubrieron que los hombres con coches de lujo eran percibidos como más atractivos que aquellos sin ellos.

Los hombres tienen miedo de acercarse a las mujeres

Algunos argumentan que #MeToo y otras campañas contra el acoso sexual desalientan a los hombres de acercarse a las mujeres. Los hombres socialmente torpes tienen problemas para entender la diferencia entre ser coquetos y ser repulsivos, por lo que no se acercan a las mujeres en absoluto. La recesión sexual comenzó años antes del movimiento #MeToo. Sin embargo, muchos hombres se muestran reacios a acercarse a las mujeres. Muchos hombres jóvenes lidian genuinamente con las interacciones sociales, y la prevalencia de las redes sociales podría empeorar las cosas. Hay muy poca orientación para los hombres socialmente torpes, que quieren tener más éxito en el mundo de las citas. Consejos políticamente correctos como sé tú mismo o las apariencias no importan no les resultan particularmente útiles.

¿Es la disminución en la actividad sexual un problema?

Según algunos, no hay motivo de preocupación. Tal vez los millennials tengan estándares más altos. Tal vez el sexo ya no sea importante para la gente. Por otro lado, muchos expertos creen que el sexo puede hacer a las personas más felices y reducir su ansiedad. Según diversos estudios , las personas que tienen más sexo reportan una mejor calidad de vida. La disminución en el sexo puede estar relacionada con el aumento de las tasas de depresión entre los millennials y entre los estadounidenses en general. Se han documentado tendencias similares en el Reino Unido .

Una clase de hombres solteros sin sexo puede no ser bueno para la sociedad. Jordan Peterson aboga por la monogamia aplicada culturalmente. Para Peterson, el creciente número de incels podría resultar desastroso para la sociedad, ya que el celibato masculino se ha relacionado con una mayor actividad delictiva. Muchos no están de acuerdo con la idea de Peterson de que las presiones sociales deberían limitar las elecciones sexuales de las mujeres. Sin embargo, múltiples asesinatos en masa ya han sido vinculados a la ideología incelular e incluso ISIS parece haber usado la promesa del matrimonio para reclutar hombres sexualmente frustrados.

Este fenómeno sociológico requiere más investigación. Hay muchas razones para preocuparse. Una disminución en el sexo podría significar una disminución en el contacto social. Y nuestras relaciones sociales nos humanizan. Son vitales para nuestro bienestar.

Maria Kouloglou es una estudiante de sociología interesada en temas de género.

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store