Image for post
Image for post

La práctica de la difamación ritual

Cómo se controlan los valores, las opiniones y las creencias en las sociedades democráticas.

Laird Wilcox

La difamación es la destrucción o intento de destrucción de la reputación, estatus, carácter o posición en la comunidad de una persona o grupo de personas por medio de un discurso o publicación, injusta, indebida o maliciosa. Para los propósitos de este ensayo, el elemento central es la difamación en represalia por las actitudes, opiniones o creencias reales o imaginarias de la víctima, con la intención de silenciar o neutralizar su influencia, y/o ponerlas como ejemplo para desanimar la independencia y la “insensibilidad” o la no observancia de tabúes similares. Se diferencia en naturaleza y grado de la simple crítica o desacuerdo en que es agresiva, organizada y hábilmente aplicada, a menudo por una organización o representante de un grupo de interés especial, y en que consta de varios elementos característicos.

La difamación ritual no es ritualista porque siga ninguna doctrina religiosa o mística prescrita, ni porque esté incluida en ningún documento o texto en particular. Es ritualista, más bien, porque sigue un patrón predecible y estereotipado que abarca una serie de elementos, como en un ritual.

Los elementos de la difamación ritual son estos:

Un aspecto interesante la difamación ritual como práctica es su universalidad. No es específica de ningún valor, opinión o creencia ni de ningún grupo o subcultura. Puede ser utilizada a favor o en contra de cualquier grupo político, étnico, nacional o religioso. Por ejemplo, puede ser utilizado por antisemitas contra los judíos o por judíos contra antisemitas, por derechistas contra izquierdistas o por izquierdistas contra derechistas, etc.

El poder de la difamación ritual reside enteramente en su capacidad de intimidar y aterrorizar. Abarca algunos elementos de las primitivas creencias supersticiosas, como la “maldición” o el “hechizo”. Juega con el miedo inconsciente que tiene la mayoría de la gente a ser abandonada o rechazada por la tribu o por la sociedad y ser aislada de los sistemas de apoyo social y psicológico.

La debilidad de la difamación ritual radica en su tendencia a la exageración y en su evidente maldad. De manera ocasional, la difamación ritual fracasará debido a una mala planificación y a que no se juzga correctamente la vulnerabilidad de la víctima o porque su crueldad genera simpatía de manera inadvertida.

Es importante reconocer e identificar los patrones de una difamación ritual. Como todas las campañas de propaganda y desinformación, se realiza principalmente a través de la manipulación de palabras y símbolos.

No se utiliza para persuadir, sino para castigar. Aunque puede tener elementos cognitivos, su impulso es principalmente emocional. La difamación ritual se utiliza para dañar, intimidar, destruir y perseguir, y para evitar el diálogo, el debate y la discusión de los que depende una sociedad libre. Por estos motivos, debemos oponernos a ella, independientemente de quién intente justificar su uso.

Image for post
Image for post
Laird Maurice Wilcox

Laird Maurice Wilcox es un investigador estadounidense especializado en el estudio de los movimientos políticos marginales. Es el fundador de la mayor biblioteca académica sobre esta cuestión, la “Wilcox Collection of Contemporary Political Movements”. Autor de varios libros sobre movimientos políticos y los intentos de suprimirlos, la libertad de expresión y las libertades civiles. En Twitter, @LairdMWilcox

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store