La nueva película “The Red Pill” se pregunta si los activistas por los derechos de los hombres tienen su parte de razón

por Cathy Young

Image for post
Image for post

Los activistas por los derechos de los hombres, o “MRA”, han sido durante mucho tiempo, para la comunidad progresista, el chivo expiatorio preferido: denigrados, deplorados y ridiculizados como llorones que se quejan por la pérdida de sus antiguos privilegios. Ahora mismo, cumplen el papel de hombres del saco en la desagradable guerra de sexos de las elecciones del 2016. Hace unos días, un artículo del New York Times sobre la misoginia supuestamente resurgente en la cultura estadounidense destacó la “androsfera” — el sector de Internet centrado en los hombres que incluye sitios web MRA — como una ciénaga de odio a las mujeres.

Sin embargo, en este mismo momento, un nuevo documental llamado The Red Pill tiene una mirada en general simpática para los temidos MRA, y ha sido realizado por una mujer que comenzó el proyecto como una feminista comprometida.

The Red Pill (el título, un término popular de androsfera, se refiere a la píldora que revela la realidad en The Matrix) provocó una gran controversia hace un año. La cineasta Cassie Jaye, de 29 años y autora de aclamados y galardonados documentales sobre educación en la abstinencia y matrimonio entre personas del mismo sexo, perdió a sus productores potenciales e incluso a algunos miembros de la tripulación porque no les gustaba por dónde iba su nueva película. Después de dos años de trabajo, la película estaba en peligro. El rescate vino de un esfuerzo de recaudación de fondos de Kickstarter dirigido por grupos de hombres y por el icono de derecha Milo Yiannopoulos. Los críticos de Jaye ya no se divertían. El blogger anti-MRA, David Futrelle, la acusó de tirar la objetividad por la ventana y de mimar a sus entrevistados.

Ahora que The Red Pill está en el aire en lanzamiento limitado, las reacciones han sido las predecibles. La revista Los Angeles Times, ha criticado a Jaye por no haber entendido los “sistemas patriarcales”, y por el izquierdista Village Voice, que la llamó “propagandista” financiada por los MRA. Mientras tanto, los partidarios del movimiento de los hombres que asistieron al estreno de la película en Nueva York a principios de este mes, incluyendo a muchas mujeres, agradecieron a Jaye por darles una voz y una audiencia.

Así pues, ¿es The Red Pill una mirada justa y equilibrada sobre la otra cara poco conocida de las cuestiones de género, o un infocomercial pagado por misóginos?

Cuando hablé con Jaye poco después del estreno de la película en Nueva York, descartó la idea de que los MRA la hubiesen comprado con la recaudación de fondos, que carecía de restricciones. “Lo más divertido”, dijo Jaye, “es que las tres personas que más financiaron esta película — mi madre, mi novio y yo — nos llamábamos feministas”. Eventualmente, Jaye dejó de identificarse como feminista, como ella describe al final de la película; ella dice que su madre tomó la misma decisión, aunque no está segura acerca de su novio. (Para el asunto, tampoco se considera una activista de los derechos de los hombres).

Irónicamente, el viaje de descubrimiento de Jaye comenzó cuando tropezó con un sitio web por los derechos de los hombres, A Voice for Men, que a menudo ha sido denunciado como un sitio de odio, y quedarse sorprendida por su lenguaje incendiario sobre temas como la violación y la violencia doméstica. Sin embargo, en lugar de huir, decidió tratar de entender lo que motivaba a los hombres (y, a menudo, a las mujeres) que creaban y leían ese material. Como resultado, su propia perspectiva comenzó a cambiar, un proceso que ella documenta en diarios de cortos de video incluidos en la película.

Antes de nada, The Red Pill es un examen provocador sobre temas de los que pocas veces se habla, desde las víctimas masculinas de la violencia doméstica a los problemas reproductivos y de los padres, pasando por el lado no tan privilegiado de la hombría tradicional, tal como las muertes en la guerra y los trabajos peligrosos (más del 90% de las muertes en el lugar de trabajo son hombres). Las historias personales de los hombres que aparecen ante la cámara están respaldadas por sólidas estadísticas y estudios. Y Jaye tiene ojo para los asuntos provocadores que pueden iluminarse de manera inesperada. En este sentido, los comentarios de los MRA sobre las limitadas opciones reproductivas que tienen los hombres son seguidos por un clip de The Wendy Williams Show, un programa de entrevistas sindicado nominado al Emmy. En este una invitada, cuyo esposo se resiste a tener un segundo hijo, dice que está pensando en saltarse el control de la natalidad para engañarlo, a lo que la mayoría de la audiencia aplaude y festeja.

El reparto de la película incluye dos fascinantes renegados: Warren Farrell, un antiguo hombre feminista que volvió su atención a los problemas de los hombres y las desventajas masculinas (ganándose el ostracismo de muchos ex aliados), y Erin Pizzey, fundadora del primer refugio para mujeres maltratadas en Inglaterra, quien entró en conflicto con la hermandad cuando comenzó a sostener que las mujeres en relaciones abusivas a menudo son violentas ellas mismas. Estemos o no de acuerdo con todo lo que dicen, Farrell tiene el sólido argumento de que la apelación a la liberación de las restricciones tradicionales hacia las mujeres debería haber incluido más énfasis en la flexibilidad para todos, y Pizzey ofrece una perspectiva convincente sobre la violencia de pareja íntima.

Algunas de las partes más sorprendentes de The Red Pill tratan de la tristemente tópica cuestión de la intolerancia académica. La película cubre protestas disruptivas en el campus de la Universidad de Toronto contra los oradores patrocinados por los derechos de los progenitores de la Asociación Canadiense para la Igualdad (CAFE). En el video, los manifestantes no sólo acosan a los estudiantes que quieren asistir a una charla de Farrell — un joven es seguido alrededor y reprendido como “puta escoria” — sino que gritan, aplauden y golpean con palos desde el exterior de un auditorio para ahogar las voces de los presentadores en otro evento. Entonces, alguien dispara la alarma de incendio, haciendo que el edificio sea evacuado. (Para ser sincera, hablé en dos eventos CAFE en Canadá el otoño pasado y también fueron objeto de protestas que, aunque menos agitadas, incluyeron una falsa alarma de incendio y una breve evacuación).

La reseña de Village Voice acusa a Jaye de hacer que los críticos de los MRA parezcan “irracionales” centrándose en manifestantes malhablados. Kimmel también participó en la sesión de preguntas y respuestas después de la proyección de la noche de apertura en Nueva York, y recibió un gentil aplauso por meterse en la guarida de los leones y luego por reconocer que los padres divorciados tienden a obtener un trato brutal. Por desgracia, dilapidó su buena voluntad sugiriendo que, en lugar de culpar a los hombres por la opresión, deberíamos culpar a la gente blanca.

Uno de los momentos más reveladores de The Red Pill es una entrevista con “Big Red” (Chanty Binx), la feminista de Toronto que lideró una de las protestas anti-MRA y que se convirtió involuntariamente en una celebridad viral. Binx fue capturada en el video en voz alta, explicando que los problemas de los hombres son causados por el patriarcado y que el feminismo está trabajando para abordarlos y gritando “Cierra la puta boca” a cualquiera que intentara responder.

Eso fue entonces. Ahora, dijo que muchos MRA sienten que “el feminismo no lucha por los derechos de los hombres”. Binx se burla, “No me hagas llorar. El feminismo es un movimiento sobre los desajustes en relación a la igualdad de las mujeres, porque todavía no estamos allí todavía (sic). Así que ni siquiera empieces con todo eso de ‘Oh, pero no piensas en los problemas de los hombres’… Comienza tu propio maldito movimiento. El cual ya tienen”, concede Big Red rápidamente, solo para posteriormente descartar ese movimiento como ideológicamente incorrecto.

Las críticas de los MRA a estos sesgos e hipocresías feministas son muy merecidas. Con pocas excepciones, el feminismo no sólo ha ignorado las desventajas masculinas, sino que se ha opuesto abiertamente a los intentos de rectificar prejuicios en áreas como la custodia de menores y la violencia doméstica. El movimiento de los hombres argumenta de manera consistente que en EE.UU. y otras sociedades occidentales actuales, hablar de “patriarcado” y de que los hombres oprimen a las mujeres es contraproducente para un diálogo mutuo, necesario para ayudar a todo el mundo.

Sin embargo, los MRA están en un terreno mucho más inestable cuando aplican este razonamiento al mundo entero y a toda la historia humana. Algunos de los entrevistados de Jaye afirman que las mujeres siempre han sido el sexo privilegiado, o que las mujeres siempre han tenido poder en la esfera de la reproducción (presumiblemente incluso cuando los hijos eran legalmente la propiedad del padre) y familiares (presumiblemente incluso en las sociedades que sancionan las palizas). Jaye me dijo que esta es un área donde todavía ve que los argumentos de los MRA no son convincentes. Pero la película se habría beneficiado de algunas discusiones en pantalla sobre esto.

Una crítica válida de The Red Pill es que minimiza o elude la retórica extrema, incluso genuinamente misógina lanzada por algunos de sus temas, por ejemplo el destacado Paul Elam, fundador de A Voice for Men. Jaye defiende un infame post de su proclamación de octubre como “Mes de Vapulear a la Perra” (en lugar de Mes de Concientización sobre la Violencia Doméstica) como una réplica satírica a un post en el blog feminista Jezebel que trata la violencia de las mujeres hacia los hombres con un humor de bravata. Pero incluso aceptando este argumento, hay otros cargos de Elam que son difíciles de descartar como sátira, incluyendo uno que declara que las mujeres que “provocan a los hombres sexualmente” están “mendigando” por ser violadas.

Otra entrevistada, la MRA Alison Tieman, ha sido autora de un extravagante comentario alegando que la mayoría de las mujeres son tan sexualmente egoístas y arrogantes que es un misterio por qué los hombres se interesan en ellas.

Esto es desagradable. Sin embargo, ninguno de ellos se menciona en la película.

Por supuesto ayudaría mucho que las feministas, de los bloggers de Jezabel a la escritora australiana Clementine Ford, no tuvieran patente de corso para usar un lenguaje igualmente degradante y odioso hacia los hombres. Pero dos errores, como de costumbre, no hacen un acierto.

“Siguiendo el movimiento por los derechos de los hombres me hizo poner el foco en el lado oscuro del feminismo”, me dijo Jaye. “Esa es la razón por la que abandone la etiqueta”. Pero The Red Pill habría sido más potente si reconociera el lado oscuro del movimiento de los hombres, que promueve a menudo la misma mentalidad victimista y la polarización de género.

Sin embargo, merece la pena ver The Red Pill, ya sea en un teatro (ver información aquí) o, finalmente, en DVD y en línea. Ciertamente no es la última palabra en el diálogo sobre cuestiones de género que deberíamos tener, pero es una que merece ser escuchada y considerada.

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store