La mentalidad de víctima te encarcelará y luego te destruirá

Escrito por Elio Martino y publicado en Areo el 12 de mayo de 2018

Image for post
Image for post

Recientemente, Candace Owens, presentadora del popular canal de YouTube Red Pill Black, y directora de relaciones comunicación del think-tank conservador Turning Point USA, apareció en los titulares cuando fue apoyada por Kanye West por sus puntos de vista sobre la mentalidad de víctima. Su opinión se puede resumir muy bien en estos dos tuits:

Dejando a un lado la desigualdad racial y la hipérbole, Owens toca un tema importante: la mentalidad de víctima es peligrosa y psicológicamente destructiva. Esta mentalidad engendra la insidiosa creencia de que uno no tiene ningún control sobre su propia vida y que existen barreras insuperables en la vida de la persona, creando una tragedia en la que no tiene culpa. La víctima puede sentirse impotente para promover el cambio y enfrentarse a la adversidad.

Si nos remontamos a Marco Aurelio y a psicólogos como Carl Jung, y más recientemente Jordan Peterson, esta mentalidad, argumenta Jung, proviene de la naturaleza de su propia asunción. Las víctimas, argumenta, no ven que pueden ser la causa de sus dilemas, por lo que no pueden ver que son la solución. Como consecuencia, la víctima ve al mundo como la causa de su miseria, por lo tanto el mundo debe cambiar para que la miseria termine. Si te percibes a ti mismo débil, incapaz de promover el cambio, o simplemente como un peón en una conspiración mal definida diseñada para evitar que tengas éxito, comienzas a sentirte como si estuvieses atrapado en el horizonte de sucesos de un agujero negro.

Como era de esperar, mirar hacia el abismo es aterrador y hace que el individuo pierda totalmente la perspectiva. Es la definición misma de una crisis existencial. Jung resume esto así:

«A menudo es trágico ver que de manera muy obvia un hombre echa a perder su propia vida y la de los demás, pero sigue siendo totalmente incapaz de ver hasta qué punto esa tragedia se origina en sí mismo, y cómo continuamente la alimenta y la mantiene en marcha. No conscientemente, por supuesto, porque conscientemente está comprometido en llorar y maldecir a un mundo sin fe que retrocede cada vez más en la distancia. Más bien, es un factor inconsciente que hace girar las ilusiones que velan su mundo. Y lo que se está hilando es un capullo, que al final lo envolverá por completo». Carl Jung, The Collected Works of C.G. Jung, p. 4014.

Este fenómeno está muy estudiado por los clínicos. Por lo general, esta mentalidad surge al tratar de tolerar lo intolerable, a menudo como resultado de tener algunas malas — a veces terribles — experiencias y relacionarse con ellas como si hubiese alguna forma de patrón de vida fuera del control del individuo. Esto no es nada difícil de hacer; nuestro cerebro está cableado para que se familiarice con la negatividad como mecanismo de supervivencia. Los individuos que llegan a la crisis tienden a hacer catastrofismo formando una errónea narrativa vital en la que las circunstancias destacadas son la regla y no la excepción. Es importante destacar que el principal hilo de pensamiento que atraviesa la mente de estas personas es que tienen muy poco control sobre sus vidas.

Esta mentalidad puede alcanzar niveles casi conspirativos. La vida simplemente les está sucediendo a ellos, en lugar de ser algo sobre lo que tienen control. El cliente se siente perseguido por la vida, destinado a ser herido, defraudado, pobre o fracasado. En un nivel más profundo, hay otro conflicto. El individuo que se niega a hacer frente a sus propios demonios, los proyecta sobre los demás para evitar integrarlos y aceptarlos como parte de sí mismo. En resumen, ellos empujan sus cualidades negativas hacia los demás ya que es más fácil enfadarse con el mundo que hacer el aterrador viaje hacia adentro. Este enfoque externo y la falta de autorreflexión promueve una mentalidad de víctima que es psicológicamente abrumadora.

No cabe duda de que este profundo sentido de falta de control sobre el relato de la propia vida es una prisión autoimpuesta, una profecía autocumplida. En este estado por lo general se produce uno de dos resultados, la persona implosionará, o explotará. Aquellos que implosionan se hundirán en la depresión o en patrones de comportamiento autodestructivos para enajenarse de sí mismos, llevándolos a menudo al nihilismo. Aquellos que explotan buscarán controlar el mundo a su alrededor en la mayor medida posible, buscando la validación externa para darle sentido al mundo y aliviar la ansiedad por su falta de control. Combina la hipervigilancia con el sesgo de confirmación (el mundo es malo y otras personas controlan mi destino), y no es difícil entender por qué los individuos completan la tríada mortal con el componente final: la salvación en la ideología.

Cuando buscas el mal en el mundo cometido por aquellos que están fuera de tu control, serás consumido por él como una amenaza existencial. Tal vez encuentres un grupo de personas de ideas afines que comparten este miedo, lo que te permite aliviar la desesperanza que sientes al compartir una cruzada para cambiar el mundo exterior. [1] Tu vida ahora tiene sentido, ahora tienes una identidad, un propósito, y otros que continuamente validan tu existencia. Naturalmente, los que intentan desmantelar esa identidad de víctima se van a encontrar con una hostilidad extrema. Jung argumenta que no integrar la propia sombra, y en vez de eso, proyectarla en el mundo, lo hace susceptible a una ideología colectiva, que le ofrece el poder del que carece. El problema con una estricta adhesión a la ideología radical, argumenta Jordan Peterson, ya sea el fascismo, el comunismo, los Illuminati, o la justicia social radical, es que mete la zancadilla a su capacidad intelectual. Ya no son capaces de ver cada obstáculo de la vida y la información entrante con criterio propio, están en una cámara prediseñada con capacidad para ajustarse a todos los filtros que el individuo ha adoptado para aliviar la ansiedad.

Aquí es donde entra en juego la indignación que se observa en todos los campus universitarios. Alguien que no ha aprendido a dominar sus distorsiones cognitivas o que no ha aprendido a regularse emocionalmente, consumido por esta identidad de víctima a menudo se comporta de una manera que funciona bien para hacer que la gente retroceda, se conforme o se dé la vuelta. Un ejemplo que puede haber visto es la respuesta emocional de reflejo instantáneo y la virulenta manera de denominar aquellos con los que no están de acuerdo o con los que se ofenden («me estás ofendiendo, eres una persona horrible»). Puedes haber sido testigo de una versión menos sofisticada de esto entre los niños cuando tienen un berrinche («no me das X, te odio»). El mecanismo de defensa que perpetúa el ciclo de mentalidad de víctima es resumido por el Instituto Zur:

«La postura de víctima es poderosa. La víctima siempre tiene razón moral, no es responsable y siempre tiene derecho a la compasión».

Potencialmente, como argumenta Jonathan Haidt, esta mentalidad puede haber evolucionado a partir de la sobreprotección parental, que busca evitar que los niños sean expuestos a experiencias difíciles. Un término que me gusta usar es el efecto algodón, que puede llevar a la crianza de niños que nunca aprenden a lidiar con el dolor emocional o con los desafíos y a medida que llegan a la edad adulta se encuentran mal preparados para abordar experiencias difíciles con madurez. Como psicólogo aprendes a través de la exposición y el entrenamiento a no permitir que este ultraje altere tu reacción. Por el contrario, la pura indignación, que hace que la mayoría de la gente se retire, te dice exactamente lo que está pasando con esa persona, a la que después tratas con compasión y respeto para ayudar a navegar por el dolor. Esta fue la difícil lección que aprendieron que intentaron esa táctica para frenar a Jordan Peterson. Consejo: si quieres intimidar a alguien fuera de su plataforma con la indignación emocional, no elijas a un psicólogo.

La tormenta perfecta de la mentalidad de víctima, magnificada por el megáfono de la ideología radical de la justicia social, es un claro ejemplo reciente del fenómeno psicológico que lleva a la gente a lugares muy oscuros. Tomemos los ingredientes del dolor emocional y las experiencias negativas, agreguemos una pizca de disonancia y proyección cognitiva para proteger el ego, un poco de sesgo de confirmación y una pizca de distorsión cognitiva envuelta en una bonita ideología de «talla única», y habremos creado una prisión para la mente que conduce a un solo lugar: la desilusión, la ira, la depresión y un individuo ansioso sin herramientas para escapar.

Un reciente artículo de Quillette escrito por la escritora feminista de izquierda Meghan Murphy describió la conclusión inevitable de la mentalidad de víctima combinada con una ideología estricta y radical. Una vez que uno se compromete a luchar contra una conspiración diseñada para suprimir las voces de las víctimas y castigar a los que continúan esa conspiración, hay una carrera obvia e inevitable al fondo del pozo, y los que se quedan atrás son canibalizados y activados. Esta reacción de «autodefensa» es el resultado aparente de sentirse genuinamente amenazado por ideas hostiles, y el cerebro, armado con la creencia de que las personas que no están de acuerdo contigo y desafían tu visión del mundo son hostiles, responde con una reacción muy física y psicológica, incluyendo dolor emocional genuíno, y sentimientos de desesperanza y miedo.

Esto tiene sentido; cuando alguien está herido, aterrorizado y se siente amenazado, ¿qué esperas que haga? Desafortunadamente para el individuo que sufre nunca controlará lo suficiente del mundo para eliminar esta ansiedad/amenaza existencial. La conspiración y la identidad de víctima dependen de una amenaza externa; como tal, es de naturaleza perpetua; independientemente de los cambios que se hagan, la información se filtrará para encajar en la narrativa, los hechos se convertirán en una cuestión de fe sobre las pruebas, lo que conducirá a un camino de encarcelamiento total en una prisión psicológica autoperpetuante y profundamente dañina.

La clave para liberarse de esta prisión autoimpuesta reside en el individuo y su reestructuración cognitiva, los cambios de comportamiento y la regulación emocional. No se trata de negar hechos horribles pasados o presentes, ni de «pensar positivamente» o ser «feliz», dos nociones muy discutidas dentro de la Psicología Clínica. En cambio, la solución se encuentra en darle sentido a la narración de tu vida convirtiéndote en su actor principal, en lugar de conformarte con un papel secundario. Además, se trata de conocer tu sombra y entender cómo la proyección puede servir como señal para que la búsqueda interna se vuelva completa. En este sentido, Jordan Peterson ha popularizado algo conocido por muchos médicos: la metáfora en la terapia es intuitiva. Las metáforas pueden ser una manera duradera y profunda de ayudar a un cliente a superar los obstáculos difíciles de la vida. En mi experiencia los individuos responden fuertemente a metáforas abstractas que ayudan a poner en perspectiva sus experiencias personales de una manera que tenga sentido, narrativamente hablando. Como seres narrativos nos relacionamos con historias, y como tales las historias de triunfo sobre las dificultades pueden resonar con la gente. Ejemplos obvios de esto se encuentran en la popularidad de las animaciones de Disney como El rey león y en la cultura cambiando la franquicia de Star Wars. Los mensajes son simples: toma tu espada y tu escudo y mata al dragón. Cuando te ves a ti mismo teniendo control sobre tu propio dolor y sufrimiento y decides no permitir que otros los controlen, entonces tienes tus propias llaves.

Notas

[1] Kelly, C. (2011) «Group Identification, Intergroup Perceptions and Collective Action», European Review of Social Psychology, 4(1), 59–83, DOI: 10.1080/14792779343000022 https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/14792779343000022?journalCode=pers20

El Dr. Elio Martino es un psicólogo provisional, escritor y podcaster, con un doctorado que investiga asesinatos en combate. En Twitter, @SpartanMindPsy

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store