La brecha de género de la COVID-19

Escrito por John Barry y publicado en Quillette el 22 de abril de 2020

Image for post
Image for post

Cuando Hilary Clinton dijo en 1998 que “las mujeres siempre han sido las principales víctimas de la guerra”, a muchos les dio escalofríos. Es un cuestionamiento emocional bastante cuestionable suponer que, a pesar de que los hombres mueren en mayor número que las mujeres, a menudo después de ser reclutados involuntariamente en combate, el impacto en las mujeres es mayor porque pierden parientes masculinos, se convierten en refugiadas y se quedan con el responsabilidad de criar niños solas.

Pero si cree que la presunción de Clinton fue razonable, entonces no tendrá ningún problema con la narrativa sobre la brecha de género de mortalidad en la pandemia del coronavirus COVID-19. Es posible que haya notado que en los medios de comunicación (por ejemplo, BBC, The Guardián), e incluso en el mundo de la salud (por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud y la revista The Lancet), se ha desarrollado una narrativa comúnmente recurrente en torno a la pandemia: mueren más hombres, pero las mujeres son las verdaderas víctimas. Además, esta narrativa generalmente implica que las muertes de los hombres se deben en gran medida a las malas decisiones de los hombres en su comportamiento sobre la salud.

The Lancet sugiere que las muertes de hombres están relacionadas con “comportamientos asociados con las normas masculinas”. ¿Qué quieren decir con esto? Bueno, no hay duda de que algunos comportamientos pueden afectar la salud, y algunos de estos comportamientos muestran diferencias de sexo. Por ejemplo, los hombres fuman cigarrillos más que las mujeres y se lavan menos las manos. Se ha sugerido que ambos comportamientos son la razón por la cual los hombres mueren más por COVID-19, principalmente porque el lavado de manos reduce la posibilidad de infección y fumar reduce la capacidad pulmonar, facilitando que el coronavirus arraigue.

Sin embargo, ninguna de estas explicaciones resiste bien el escrutinio. El lavado de manos afecta las tasas de infección, y el nuevo coronavirus infecta aproximadamente a igual número de hombres y mujeres. Entonces, esto no explica por qué mueren más hombres después de haber sido infectados. Con respecto al tabaquismo, en muchos países los hombres y las mujeres fuman más o menos lo mismo (por ejemplo, Dinamarca), pero los hombres aún tienen más probabilidades de morir: el 61 por ciento de las muertes danesas son hombres (los datos se actualizan regularmente aquí). Del mismo modo, los niños rara vez fuman, por lo que fumar no explica por qué los niños tienen más probabilidades de morir que las niñas. Sin embargo, todavía se ofrece fumar como una explicación de la mayor tasa de muertes por COVID-19 en los hombres, mucho después de la publicación de un estudio el 16 de marzo que concluye que fumar activamente no está asociado con la gravedad de la enfermedad.

Sin duda, los datos futuros nos dirán más, pero por ahora no tenemos motivos razonables para culpar al mayor número de muertes de hombres por fumar o por la falta de lavado de manos. De hecho, tales explicaciones se parecen cada vez más a culpar a las víctimas, es decir, culpar a alguien por su propia desgracia sin tener en cuenta otros factores adecuadamente.

En todos los mamíferos, incluidos los humanos, la hembra tiene dos cromosomas X, lo que le da a su sistema inmunológico una ventaja adaptativa en comparación con los machos, que tienen un emparejamiento de cromosomas XY. En otras palabras, los hombres son más propensos que las mujeres a morir de una infección por COVID-19 por razones genéticas. Esto ya se ha reconocido en la investigación sobre la hospitalización masculina por coronavirus (publicada el 14 de enero), pero la mayoría de los comentaristas no reconocen este estudio ni minimizan la explicación genética a favor de las explicaciones conductuales, como fumar y lavarse las manos.

El comportamiento de los hombres a menudo se usa como chivo expiatorio al mostrarse como malo para su salud a pesar de las investigaciones que demuestran que aprovechar los intereses típicos de los hombres puede facilitar la salud física y mental. A menudo se pasa por alto que el comportamiento típico de los hombres, como tomar riesgos, puede ser extremadamente beneficioso para la sociedad. Esto es más claro en los servicios de emergencia, compuestos principalmente por hombres, donde la toma de riesgos puede ser sacrificada: una persona se pone en peligro para beneficiar a otra. De hecho, los hombres y las mujeres se ponen en riesgo de infección de manera que también benefician a otros (por ejemplo, trabajadores de la salud, conductores de reparto, soldados, cajeros de supermercados, recolectores de basura y otros) y todos merecen reconocimiento.

Esta narrativa negativa sobre los hombres corre el riesgo de exacerbar la brecha de género de la empatía, parte de un sesgo inconsciente más amplio contra los hombres, recientemente identificado como un aspecto del sesgo gamma. Los psicólogos evolucionistas entienden que, según algunos cálculos, la vida de las mujeres es realmente más importantes que la de los hombres: para que una población prospere, 100 hombres y una mujer no ayudarán mucho, mientras que 100 mujeres y un hombre probablemente sean mucho más productivos.

Esto lleva a una conclusión importante: tal vez es normal valorar más a las mujeres que a los hombres. Ciertamente, la narrativa de los medios sería totalmente diferente si el 65 por ciento de las muertes de COVID-19 fueran mujeres. Y existe evidencia de que nuestros puntos de vista sobre la salud de las mujeres son mucho más sensibles a los factores causales de una manera que no conduce tan fácilmente a culpar a las víctimas. Es difícil imaginar que una mujer política sea ridiculizada y culpada por contraer esta enfermedad mientras hace su trabajo, y casi “sacrificarse por el equipo” (es decir, morir).

No digo que los hombres no se hagan responsables de sus comportamientos sobre su salud, e insto a los hombres a que tomen consejos de salud apropiados en relación con esta pandemia. Pero también insto a las instituciones influyentes, como la OMS, a que tengan cuidado de no perpetuar una narrativa que estigmatice la masculinidad o aliente a culpar a las víctimas y la consecuente alienación de los hombres. Después de todo, la OMS es parte de la ONU, y el artículo 1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos afirma que: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Están dotados de razón y conciencia y deben actuar el uno hacia el otro en un espíritu de hermandad”. Centrarse en causas poco probables del aumento de la mortalidad por coronavirus de los hombres a expensas de factores biológicos más plausibles no nos ayuda a comprender esta enfermedad ni a encontrar un tratamiento.

No tenemos evidencia suficiente sobre las causas de la mortalidad por COVID-19 para señalar con el dedo culpabilizador al comportamiento masculino, pero no es sorprendente que la salud de los hombres no se haya tratado de manera positiva. Este es el patrón que hemos visto durante años con muchos de los problemas de los hombres, incluidos el suicidio masculino, las víctimas masculinas de violencia doméstica y los niños que se quedan atrás en la educación. Mi esperanza es que si podemos aprender a enfrentar la pandemia actual con más empatía y humanidad, también podemos enfrentar las crisis futuras de manera más armoniosa y efectiva.

El Dr. John Barry es psicólogo colegiado, hipnoterapeuta clínico y cofundador de la Male Psychology Network y de la Male Psychology Section de la British Psychological Society. Es uno de los editores y colaboradores de The Palgrave Handbook of Male Psychology and Mental Health, consultada en abril de 2019.

Foto de Richard Goff en Unsplash .

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store