Investigación académica y Justicia Social Crítica

Aquí tenéis un interesante hilo de Helen Pluckrose que puede aclarar qué es lo que se critica en la investigación académica de los estudios culturales.

Una cosa que es totalmente desconcertante en este momento es el número de personas que aceptan estas dos premisas:

1) La justicia social es muy importante.
2) Parte de la investigación dirigida a ella es una locura y es poco ética.

También creen que:

3) Criticar las locuras y la falta de ética de la investigación está mal.

Trato de asumir que todos son sinceros y bien intencionados, pero si estás defendiendo instintivamente la investigación y el activismo de Justicia Social Crítica, mientras tienes una comprensión limitada de la misma y te niegas a mirar cualquier evidencia del problema, ¿realmente te importa la justicia social?

¡Puede ser así! Entiendo que nadie tiene el tiempo o la inclinación de entrar en los detalles de todo. A veces necesitamos apoyar algo que sabemos que es importante pero que no entendemos del todo. Por ejemplo, yo apoyo la investigación sobre el cáncer sin leer ninguna de las investigaciones.

Pero si alguien viniera a mí y me dijera: “Hay un problema real con la investigación y está haciendo daño a la misma gente que se supone que está ayudando”, mi instinto no sería decir: “Pero el cáncer es malo y curar el cáncer es bueno, así que debes odiar a la gente con cáncer”.

Me gustaría saber si lo que dijeron es verdad. Probablemente no lo dejaría todo y aprendería a entender la investigación sobre el cáncer y a leer una tonelada de la misma, pero si me preocuparan los enfermos de cáncer y quisiera seguir contribuyendo a ayudarles a sobrevivir, prestaría atención.

Me gustaría que los investigadores médicos cualificados abordaran el supuesto problema y desglosaran los argumentos para los profanos, de modo que pudieran estar mejor informados sobre lo que están apoyando financiera y éticamente.

La investigación sobre el cáncer es importante, así que hacerlo bien es importante. La justicia social también es importante. Aquí que soy una persona cualificada diciendo que hay un problema que realmente perjudica la causa de la justicia social y a la gente que se pretende ayudar. No soy malvada ni me opongo a la justicia social.

Hay gente a la que respeto que no está de acuerdo conmigo. Piensan que los enfoques de la JSC tienen más valor de lo que pienso o que no lo tienen pero tampoco hacen ningún daño real. Reconocen que sé de lo que hablo y lo critico con precisión y con buenas motivaciones.

Creo que se equivocan en ambos aspectos pero estas posiciones son honestas y algo con lo que puedo trabajar. Pero hay gente que asume que soy:

1) Ignorante.
2) Intolerante.
3) Oportunista y motivada financieramente.

No puedo cargar con eso. Sé que nada de eso es cierto.

Esta es una respuesta instintiva que señala una posición tribal a favor de la Justicia Social y en contra de sus opositores. Cuando viene de gente que realmente conoce la teoría, tenemos esa mentalidad sectaria de la que es casi imposible deshacerse.

Más a menudo, sin embargo, viene de personas que no conocen la teoría pero que tienen un vago sentido de ella como algo mucho más amigable y liberal de lo que es en realidad, que están motivados para defenderla y atacar a sus oponentes para señalar perezosamente su apoyo a la justicia social.

Estas personas son absolutamente exasperantes porque suelen ser académicos de izquierda con una fuerte conciencia social que trabajan en algún otro campo, a menudo uno STEM, que en su mayoría quieren apoyar a sus colegas en los estudios de género o estudios raciales sin tener que leerlos.

No los culpo por no querer leer las publicaciones de la JSC, pero no necesitan defenderla de sus críticos. No funciona como la ciencia, donde alguien que no es científico puede apoyar la ciencia como algo bueno con métodos que funcionan.

No puedo participar en ningún desacuerdo entre los científicos sobre la eficacia de ciertos métodos, así que no defenderé ninguno. Dejaré que lo resuelvan, reconociendo que los métodos científicos de producción de conocimiento son generalmente mucho más fiables que los no científicos.

Sin embargo, en el ámbito de las cuestiones de justicia social, estos desacuerdos no están permitidos y los estudios sobre Justicia Social Crítica se definen como el único juego en la ciudad y afirman que cualquiera que esté en desacuerdo con él es en realidad un oponente de la justicia social genuina.

Sin embargo, la Justicia Social Crítica no es el único método para trabajar en cuestiones de justicia social. Ni siquiera es el único método de la izquierda. También existen marcos materialistas (económicos y empíricos) y liberales. Luego tenemos libertarios y conservadores en la derecha que también tienen marcos éticos.

Los académicos en campos STEM que defienden de rodillas las ideas de la JSC a menudo lo hacen con un espíritu de colegialidad. Se ven a sí mismos indicando el mismo tipo de respeto y deferencia a la experiencia que aprecian recibir de otros a sus propias disciplinas.

Pero la JSC no funciona de esta manera. No respeta categorías, disciplinas, métodos y conocimientos. Está demasiado enraizada en la teoría posmoderna para hacer eso. Considera que su propio cometido es absolutamente todo lo que existe en la sociedad y sólo sus propios métodos son legítimos.

Debido a que los académicos en STEM rara vez tienen una fuerte comprensión de la investigación de la JSC, no se dan cuenta de esto. Se imaginan que están apoyando algo benigno, riguroso y ético. Nuestro proyecto de publicación de trabajos estaba dirigido principalmente a la gente que comete este error.

El año pasado asistimos a una conferencia científica en Alemania y mi trabajo consistía en explicar los “métodos” de la Justicia Social Crítica a una sala llena de científicos. No salió muy bien.

Después de la conferencia el organizador me dijo que hubiera preferido que dedicara menos tiempo a la teoría y más a los métodos. Fue muy difícil conseguir que entendiera que la teoría ES LO MISMO que los métodos.

1) Aprender la teoría.
2) Leer todo a través de ella.
3) Escribir eso.
4) Publicar.

Así es como pudimos escribir los trabajos en dos semanas. Él seguía diciendo: “Sí, pero esas son sus creencias. ¿Cuáles son sus métodos?”. Al final, le envié algunos documentos clave que mostraban que sus métodos eran declarar esas creencias repetidamente en contextos variados y consiguió verlo.

Además, cuando hablo con científicos pro-JSC, inmediatamente se hace evidente que no se dan cuenta de lo problemáticas que serían sus propias suposiciones sobre la verdad y el conocimiento para los teóricos. Están apoyando algo que quiere destruir sus disciplinas.

Y esto no es querer ser quisquilloso. Hay estudios rigurosos y respetuosos con la ciencia que se llevan a cabo en varios tipos de estudios culturales y de identidad y no estamos criticando eso. Queremos más estudios de ese tipio. A lo que estamos atentos de manera muy explícita es al relativismo epistemológico y moral.

Una familiar mía abandonó la antropología cultural porque se esperaba de ella que contribuyera a un debate sobre las razones por las que las mujeres embarazadas del sur de Asia aceptan las ecografías cuando la tecnología médica es claramente blanca, opresiva, machista e imperialista.

La respuesta que encontró era que las mujeres querían saber cómo estaban sus bebés y la ciencia proporcionaba una forma de averiguarlo, pero esto no era aceptable. Las únicas respuestas aceptables eran “la imposición del patriarcado occidental y el imperialismo”.

Esto es con lo que estamos tratando y lo que estamos criticando. Mientras tanto, los antropólogos médicos biológicos están llevando a cabo estudios empíricos que benefician a la gente descubriendo lo que mejora las tasas de supervivencia de madres y bebés. Esto no es lo que estamos criticando.

Así que, si eres un académico liberal que trabaja en un campo que no sea el de los estudios culturales o de identidad y te sientes inclinado a defender la investigación de la Justicia Social Crítica contra gente como nosotros, te ruego que hagas una de estas dos cosas:

  1. Lee una cantidad significativa de la misma. Luego lee las críticas de los estudiosos materialistas y liberales como Meera Nanda, Vivek Chibber, Martha Nussbaum, Linda Gordon. Luego defiende lo que encuentres defendible y ayúdanos a rechazar las cosas antiliberales, irracionales y anticientíficas.
  2. No leas nada de eso pero también deja de defenderlo. Ten en cuenta que el camino de la justicia social no pertenece a los estudiosos de la Justicia Social Crítica aunque se nombren a sí mismos así. Las personas que critican la JSC probablemente no se oponen a la justicia social genuina.

Por cierto, creo que todos haríamos bien en considerar con sospecha cualquier movimiento o método que se nombre a sí mismo algo con lo que tendrías que ser una persona terrible para estar en desacuerdo. Las posibilidades de que tenga un ethos totalitario son muy altas.

Esto se aplica a “Justicia Social” y “Las Vidas Negras importan” obviamente, pero también al eslogan “Está bien ser blanco”.

Entiendo que los dos últimos tienen la intención de transmitir la creencia de que la sociedad no parece saber esto, pero la agresión pasiva no es un buen fundamento para protestar.

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store