Image for post
Image for post
© Dave DuBay

Hombres, tenemos un problema de empatía

Dave DuBay

La violación es divertida. La violación puede llegar a ser hilarante, cuando le sucede a los hombres. Nos reímos de los chistes de violación en la cárcel. Pero a la gente que bromea sobre la violación de mujeres se la denuncia por sexista con razón. Sin embargo, si incluyes la violación en prisión, los hombres estadounidenses son violados tan a menudo como (o más que) las mujeres.

Obviamente es sexista que la gente sea insensible a las mujeres, por eso el enfoque en que los hombres no sean lo suficientemente empáticos. El papel protector masculino requiere que los hombres muestren mayor empatía de lo que les muestren los demás.

La agenda para afirmar que ocultar su vulnerabilidad es “masculinidad tóxica” se hace evidente cuando los hombres que muestran su vulnerabilidad son recibidos con hashtags “irónicos” como #WhatAboutTehMenz, #MasculinitySoFragile o #MaleTears.

No es que los hombres no deban mostrar su vulnerabilidad, es que deben hacerlo con habilidad. Después de todo, un hombre que no puede protegerse, emocional o físicamente, no puede proteger a las mujeres o los niños. Es visto como inútil. Incluso las feministas quieren que los hombres protejan a las mujeres condenando el sexismo de otros hombres.

Un juego de suma cero

La empatía a menudo se enmarca como un juego de suma cero, mostrando más empatía por los hombres está implícita como menos empatía por las mujeres. Fuimos testigos de una efusión de preocupación internacional en 2014 cuando Boko Haram secuestró a 276 niñas. Pero se prestó muy poca atención a los 10.000 niños secuestrados Boko Haram, o a los chicos que mataron quemándolos vivos.

Esta percepción de suma cero es también la razón por la que ignoramos a los 1 de cada 10 hombres que sufren violencia doméstica severa. Y por qué el índice global de brecha de género distorsiona el privilegio masculino al ignorar las desventajas a las que se enfrentan los hombres.

Pero para los machitos, los tipos que necesitan empatía son unos maricas. Y algunas feministas se burlan de la preocupación por la brecha de empatía de género como “himpathy”, incluso a veces quejándose del “trabajo emocional no remunerado” proporcionado a los hombres. En otras palabras, él reveló torpemente su vulnerabilidad hacia ella, se mostró débil y perdió su respeto.

¿Qué tiene que hacer un tío?

Para una buena salud emocional, los hombres necesitan a alguien a quien puedan demostrar su vulnerabilidad. Una pregunta clave que los hombres se deben hacer es: ¿Qué ha hecho esta persona para ganarse mi confianza?

Poner a otras personas a prueba te impide estar a su merced. Y mantiene a la vista el hecho de que sigue siendo tu responsabilidad resolver tus propios problemas y lograr el resultado que deseas, incluso si necesitas apoyo.

No te hagas la víctima. Recuerda que no controlas lo que te pasa, pero sí controlas cómo responder. Hazlo con dignidad.

Los hombres deben mirar la realidad de frente. El estoicismo bien hecho es una virtud, no un vicio. No esperes que la sociedad tenga tanta empatía por los hombres como por las mujeres. Pero la sociedad puede decir la verdad sobre por qué somos menos empáticos con los hombres: ser empático hacia los hombres entra en contradicción con la expectativa de que los hombres acepten su desechabilidad.

Hay poca preocupación por que más de 9 de cada 10 muertes en el lugar de trabajo sean hombres porque esperamos que los hombres arriesguen sus vidas para proporcionarnos las comodidades de la sociedad moderna. Pero podemos alentar a la sociedad a restaurar el respeto por los hombres que toman estos riesgos.

Esto es especialmente cierto para la seguridad nacional. La declaración de Hillary Clinton de que las mujeres “siempre han sido las principales víctimas de la guerra” habría sido más honesta si hubiera observado que si si bien más del 95% de las muertes en combate son hombres, las muertes civiles son desproporcionadamente mujeres y niños.

Superar obstáculos

Dado que los roles de género tradicionales y el feminismo operan juntos de manera inadvertida para desincentivar que los hombres muestren su vulnerabilidad, los hombres deben encontrar maneras creativas de superar obstáculos.

No muestres tus bazas cuando conozcas por primera vez a alguien. Observa y tomar nota de cómo tratan a otras personas. ¿Son empáticos con algunas personas o en algunas situaciones, pero no con otras? Si no crees que alguien resguarda tu espalda, mantén a esa persona a una distancia emocional.

Empieza poco a poco. Si crees que puedes confiar en alguien, entonces revela una pequeña vulnerabilidad. Si la respuesta no es positiva, entonces retrocede. Si es positivo, revela una vulnerabilidad ligeramente mayor. Detente cuando hayas llegado al cénit.

Además, aprende a controlar tu defensividad. Incluso si alguien se burla de ti, enséñale a reaccionar de manera estoica. Recuérdate a ti mismo que no necesitas a esa persona, solo dependes emocionalmente de ella si lo eliges así. Si no puedes dejar a un lado tu irritación, entonces dependes demasiado de su aprobación.

Y recuerda que la burla de esta persona es una estrategia para ocultar su vulnerabilidad. Pero no los enfrentes a eso, eso es su problema. Debido a que el apoyo debe ser mutuo, no hay nada que puedas hacer por ellos. Pero no es necesario añadir combustible al fuego.

Dave DuBay es trabajador social de Phoenix, Arizona. En Twitter, @Dave_DuBay.

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store