El “wokismo” y el mito en el campus

Clamar por el “¡libre intercambio de ideas!” es no comprender el significado cultural de la protesta en una sociedad que se desmorona.

Alan Jacobs

Image for post
Image for post
Middlebury College

El núcleo tecnológico y el núcleo mítico

En su libro La presencia del mito, publicado por primera vez en inglés en 1989, el filósofo polaco Leszek Kołakowski divide nuestra civilización en dos “núcleos”. Este es su término para dos redes cognitivas, sociales y éticas, “dos fuentes diferentes de energía activas en la relación consciente del hombre con el mundo”. Uno de estos núcleos es “tecnológico”, el otro “mítico”.

El “wokismo” como mito

El término “woke”, para aquellos que nunca hayan oído hablar de él, significa ser conscientes de la injusticia racial, de género y económica. Hoy se emplea en burla del despertar o en la reapropiación irónica del despierto, y probablemente sea irrecuperable para un uso serio. Pero “woke”, despertar, se deriva de “waking up” (despertar) al estado de las cosas, y eso debería sugerir que recomendar el despertar es una invitación a la gente a participar en una experiencia mítica.

El desacuerdo como impureza

En Introducción a la simbólica del mal, publicado por primera vez en traducción Inglés en 1967, el filósofo Paul Ricoeur trabaja hacia atrás desde el lenguaje teológico sofisticado, pero familiar del pecado, la exploración de las experiencias elementales que “dan lugar” a ella. El “pecado” es un concepto, una idea, pero una idea que surge de una experiencia más fundamental, la mancha. Antes de que pueda saber que yo u otra persona hemos pecado, debe haber una conciencia más profunda y pre-racional de que la corrupción ha sucedido. Uno piensa aquí en un momento en los Tiempos difíciles de Dickens cuando se le pregunta a la Sra. Gradgrind si siente dolor: “‘Creo que hay un dolor en algún lugar de la habitación’, dijo la Sra. Gradgrind, ‘pero no pude decir positivamente que yo lo tengo’”.

El desmoronamiento del orden liberal

En su libro de 2012 La mente de los justos, el psicólogo Jonathan Haidt argumenta que los seres humanos pueden estar motivados al juicio moral por diferentes tipos de circunstancias, principalmente las relacionadas con el daño, la equidad, la lealtad, la autoridad y la santidad o pureza, pero en proporciones variables, dependiendo del carácter de la persona y su orientación política. La investigación de Haidt indica que los liberales tienden a centrarse en el daño y la equidad, pero rara vez se mueven por cuestiones de pureza, mientras que los conservadores tienden a responder a todas estas circunstancias, y cuanto más conservadores son, más fuertemente responden a las violaciones percibidas de lealtad y autoridad. y lo sagrado o puro.

Núcleo mítico como compresión con pérdida

Es importante tratar de comprender cómo funcionan estas reacciones, tanto a nivel psicológico y social. Y aunque generalmente deberíamos ser escépticos con respecto a las analogías informáticas para la cognición y el comportamiento humano, un artículo reciente de Sarah E. Marzen y Simon DeDeo, “The evolution of lossy compression” (La evolución de la compresión con pérdida), es muy útil en este contexto. El artículo argumenta que todos los seres vivos necesitan “extraer información útil de su entorno”, pero hacerlo sin imponer cargas cognitivas excesivamente grandes sobre sí mismos:

Un lugar para el mito

La pregunta urgente que surge aquí es: ¿es la universidad el tipo de institución que puede aceptar e incorporar personas que operan en gran medida desde el núcleo mítico, con su percepción de pérdida?

Image for post
Image for post
Alan Jacobs

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store