El problema de decirle a los hombres que deben mostrar su vulnerabilidad

Ocultar la vulnerabilidad es masculinidad tóxica. Mostrar la vulnerabilidad es hacerse la víctima.

Escrito por Dave DuBay y publicado en The Good Men Project el 8 de diciembre de 2017

La reticencia de los hombres a mostrar su vulnerabilidad se ve como una fuente de ira masculina y como un desafío a la capacidad de los hombres para conectarse emocionalmente con los demás. Pero la vulnerabilidad tiene muchas formas. Mostrar vulnerabilidad para profundizar en las relaciones es digno de alabanza. Pero la vulnerabilidad de los hombres también puede desafiar las creencias de la sociedad sobre las cuestiones de género, lo que puede ser incómodo tanto para progresistas como para conservadores.

El fútbol de Charlie Brown

Los defensores de hombres y niños señalan el escándalo de abuso sexual del que nunca has oído hablar. Las víctimas son niños en detención juvenil. Pero el 95% de los perpetradores son mujeres, y eso contradice lo que creemos que sabemos sobre los depredadores sexuales.

Los sesgos de género inconscientes tienen su papel. Un comentario sobre un artículo de The Good Men Project (se me olvida cuál) señaló que hablar de perpetradoras femeninas es más socialmente inaceptable que hablar de la vulnerabilidad masculina.

En la misma línea, los Centros para el Control de Enfermedades se encontraron con que más de un tercio de las víctimas de violencia doméstica severa son hombres, y hombres y mujeres son igualmente propensos a experimentar abuso emocional. Sin embargo, muchos todavía niegan que la violencia contra los hombres sea un problema.

Un hombre que habla abiertamente sobre estos temas probablemente se vea acusado de hacerse la víctima. Puede encontrar hashtags «irónicas» esperándolo: #WhatAboutTehMenz, #MasculinitySoFragile o #MaleTears.

Otro comentario sobre un artículo de The Good Men Project describió este doble vínculo como el de Lucy pidiéndole a Charlie Brown que patee una pelota de fútbol. Primero él dice que no, que ella simplemente lo apartará y se caerá de culo. Pero ella promete que no lo hará, por lo que Charlie Brown acepta patear el balón. Todos sabemos lo que pasa despues.

No es de extrañar que los hombres oculten su vulnerabilidad.

Deja de quejarte

Una alternativa es que los hombres enmarquen su vulnerabilidad en términos del afecto masculino hacia las mujeres. Pero la capacidad de los hombres para hablar con autenticidad sobre sus problemas es limitada si se muestra que la vulnerabilidad debe ser cuidadosamente calculada para permanecer dentro de las zonas de confort de otras personas. Entonces la mayoría de los hombres evitan problemas de género como la peste.

Pero esto tiene un costo. Los niños están quedando muy por detrás de las niñas en la escuela, pero se está haciendo muy poco para abordarlo. Y casi cuatro de cada cinco suicidios son masculinos, pero nos resistimos a hablar sobre el suicidio como una cuestión de género. En cambio, se señala que mientras las mujeres intentan suicidarse con mayor frecuencia, los hombres usan métodos más letales. Lo cual es tan perspicaz como decir que las personas que conducen más rápido obtienen más multas por exceso de velocidad.

Rara vez nos preguntamos por qué los hombres usan métodos más letales. Después de todo, un intento de suicidio es un grito de ayuda. Y un grito de ayuda muestra la creencia de que alguien escuchará. Pero si no crees que nadie te escucha, entonces no intentes suicidarte; te suicidas. ¿Por qué los hombres no creen que la gente los escucha?

Que la gente escucha a los hombres más que a las mujeres se da por sentado. Pero eso pasa con cosas impersonales como los deportes o la política. Los problemas personales son otra cosa. Los defensores de los hombres y los niños señalan a Boko Haram como un ejemplo iluminador. Cuando Boko Haram secuestró niñas, hubo una gran preocupación internacional. Pero hubo silencio cuando los niños fueron secuestrados , o incluso quemados vivos. Esta enorme brecha de empatía, sin embargo, es en gran medida invisible.

Los hombres deben cambiar

Este lloriqueo es más de lo que la mayoría de nosotros podemos aceptar. Se les dice a los hombres que se suban a escena. La campaña de las Naciones Unidas es HeForShe, no HeAndShe. Su enfoque es la igualdad de género, que en la práctica significa que los hombres están haciendo algo sobre la violencia contra las mujeres y las niñas.

Para mostrar su vulnerabilidad (pero solo de ciertas maneras), los hombres deben cambiar. El escritor Ally Fogg describe esto como el último gran engaño masculino. Nos pide que visualicemos diciéndole a las mujeres que para cerrar la brecha salarial las mujeres deben aprender a cambiar sus comportamientos. El problema, por supuesto, es ignorar que nuestra cultura necesita cambiar. Esto no niega la responsabilidad personal de las mujeres o de los hombres, solo reconoce que el contexto social es importante y que la responsabilidad es un proceso interactivo.

Pero cuando el tema es la vulnerabilidad masculina, decir que los hombres deben cambiar no tiene la misma nota discordante. Más bien, decir que la sociedad primero debe cambiar los sonidos de la clave.

Sin embargo, sin mirar el panorama más amplio, el dilema de la vulnerabilidad permanece: ser percibido como una víctima quejica o como fuerte y silencioso. No debería sorprendernos que los hombres a menudo tomen la opción más aceptable socialmente.

Dave DuBay es trabajador social de Phoenix, Arizona. Tiene una bitácora, The Painted Porch. También está en Twitter, @Dave_DuBay.

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store