El inevitable declive del rol masculino [G]

Escrito por Mair Kouloglou en Medium el 8 de septiembre de 2019

La Asociación Americana de Psicología publicó recientemente sus primeras pautas para hombres y niños. La masculinidad tradicional, que se definió como estoicismo, competitividad, misoginia, homofobia, dominación y agresión, fue declarada como dañina. Este movimiento parece parte de una tendencia mayor en la que cada vez más personas cuestionan la utilidad de la masculinidad tradicional. Sin embargo, uno debería preguntarse si el estoicismo, la competitividad y la agresión son tóxicos como rasgos en general, o si se consideran perjudiciales en nuestra propia sociedad debido a la forma en que ha evolucionado.

Según el académico Steven Pinker, la feminización conduce a una disminución de la violencia. Una mirada a los datos revela que el crimen violento ha disminuido en las sociedades occidentales. También se argumenta que las muertes violentas han disminuido en general. Muchas instituciones occidentales han adoptado una versión del humanismo basada en cualidades tradicionalmente femeninas, como la empatía y la compasión. Las cualidades tradicionalmente masculinas están cada vez peor vistas a medida que se anima a las personas a ser abiertas sobre sus emociones y abrazar sus vulnerabilidades. La mera palabra “estoicismo” viene con una connotación negativa en estos días, ya que se asocia con la represión dolorosa a toda costa en lugar de una sana capacidad de recuperación emocional.

En general, parece que las sociedades occidentales se han vuelto más feminizadas en comparación con lo que eran antes, en el sentido de que las cualidades tradicionalmente femeninas se han vuelto cada vez más valoradas y las expresiones tradicionalmente masculinas, como la violencia, han disminuido. Quizás esto sea el resultado del avance tecnológico. Con el auge de la tecnología, varias cualidades “masculinas”, como la fuerza física y la agresión, se han vuelto menos útiles de lo que solían ser y, en algunos casos, incluso pueden verse como amenazantes. Es posible que cuanto más dependamos de la tecnología, mayor será el declive del rol masculino. Las cosas podrían empeorar aún más para el rol masculino en el futuro, ya que muchos especulan que los trabajos tradicionalmente masculinos pueden sufrir más por la automatización y la IA que los trabajos tradicionalmente femeninos.

En un entorno diferente, como por ejemplo en una sociedad donde los recursos son escasos y existe una amenaza inminente de violencia y guerra en cualquier momento, las cualidades masculinas como el estoicismo, la violencia y la agresión se considerarían valiosas. Sin embargo, con las condiciones materiales en las sociedades occidentales relativamente pacíficas, prósperas y tecnológicamente avanzadas, no sorprende que los psicólogos estandar declaren que la masculinidad tradicional es tóxica. Esta disminución del rol masculino es quizás la razón por la cual muchos creen que los hombres jóvenes están en crisis. De hecho, mientras las mujeres jóvenes se involucran cada vez más en la política y los negocios, la participación masculina en la fuerza laboral parece haber disminuido. Los índices de suicidio han aumentado tanto para hombres como para mujeres, pero siguen siendo significativamente más altos para los hombres tanto en los EE.UU. como en otros países occidentales. La brecha de género en la educación superior se está ampliando, con más mujeres que hombres obteniendo títulos universitarios. Es más probable que los hombres mueran por sobredosis y sufran alcoholismo y adicción a los videojuegos. Cada vez más hombres jóvenes se radicalizan por ideologías extremistas, como el yihadismo, el supremacismo blanco o incluso la nueva ideología incel, y arremeten violentamente contra personas inocentes.

Con su libro The End of Men (El fin de los hombres), la periodista Hanna Rosin argumentó que el patriarcado está terminando y que las mujeres serán iguales a los hombres, o incluso los superarán en muchos casos. Del mismo modo, en su libro Women After All (Mujeres después de todo), Melvin Konner argumentó que las mujeres son en muchos aspectos biológicamente superiores a los hombres y que, en el futuro, podrían convertirse en el género dominante. Tales predicciones pueden no estar tan lejos de la realidad si las mujeres continúan dominando en la educación superior mientras los hombres se retiran a sus hogares jugando a videojuegos, ya que los trabajos tradicionalmente masculinos los realizan las máquinas. Esta disminución de los roles masculinos podría incluso haber contribuido al surgimiento de la extrema derecha en Occidente, ya que los hombres tienden a dominar tales movimientos. Es posible que muchos hombres sientan la vulnerabilidad de su posición actual y se aferren a cualquier esperanza de que las cosas se vuelvan como antes. Múltiples personalidades de extrema derecha han argumentado como parte de su propaganda que Occidente se ha feminizado, aunque tienden a explicarlo usando teorías de conspiración en lugar de la explicación más probable de que es solo el resultado de los cambios en la tecnología y la economía global. Sin embargo, estos temores no son del todo infundados y, si bien la feminización de Occidente también podría ser una tendencia positiva que podría llevarnos a ser menos violentos y más compasivos,

Otro motivo de preocupación es que, si bien cada vez más mujeres tienen éxito en la fuerza laboral, muchas aún prefieren hombres con una alta capacidad de ingresos. De hecho, es más probable que las mujeres que los hombres quieran una pareja con un trabajo estable y es menos probable que salgan con alguien que está desempleado. Es posible que los cambios sociales que llevan a los hombres a quedarse atrás estén creando una clase de hombres solteros. Sin embargo, al menos un estudio encontró resultados optimistas en esa área: a medida que las mujeres se educaban más que los hombres, también tenían más probabilidades de salir con alguien menos educado que ellas. Aunque varios teóricos de la evolución han especulado que la tendencia de las mujeres a “casarse” está enraizada en la evolución, no es imposible que las mujeres se vuelvan menos selectivas a medida que sean más capaces de mantenerse económicamente.

Los activistas progresistas creen que la solución es alentar a los hombres a abandonar la masculinidad tradicional, adoptar cualidades más tradicionalmente femeninas y unirse a trabajos dominados por mujeres que probablemente se verán menos afectados por la automatización. Es por eso que vemos algunos esfuerzos para desalentar la masculinidad tóxica o incluso toda masculinidad. Hay buenas intenciones detrás de tales esfuerzos y, en muchos casos, podría ser realmente útil para muchos hombres no sentirse presionados a seguir las normas masculinas. Sin embargo, los psicólogos y expertos deberían tomarse en serio la idea de las diferencias sexuales biológicas y evolucionadas. En las pautas de la APA, no se mencionaba ninguna diferencia sexual psicológica que pudiera estar influenciada por la biología a pesar del hecho de que existe literatura significativa sobre el tema. No hay nada fundamentalmente malo en la idea de que las normas masculinas deberían cambiar a medida que la sociedad cambia, pero ignorar el papel de la biología podría ser peligroso, ya que dar por sentado que los hombres y las mujeres son psicológicamente idénticos y que solo están afectados por la socialización fomenta la idea de que podemos resolver casi todos los problemas con suficiente condicionamiento social, que podamos hacer que un niño se comporte como una niña si solo lo socializamos adecuadamente. Esto conlleva el riesgo de hacer aceptable la ingeniería social totalitaria y es básicamente muy diferente a decir que podemos “socializar la homosexualidad de las personas homosexuales”. Al igual que las personas homosexuales están influenciadas por múltiples genes, los hombres también tienen razones complejas para comportarse como lo hacen. Sin embargo, el extremo opuesto, la idea de que simplemente no podemos hacer nada sobre la violencia masculina y otros comportamientos dañinos asociados con la masculinidad, es pesimista, ya que hay razones para creer que la formación de roles de género ocurre en gran medida como resultado de la socialización. Después de todo, solo porque un comportamiento sea resultado de la evolución, tampoco significa que no se aprenda.

En resumen, el rol masculino ha entrado en declive debido a varias razones sociales y materiales y, en muchos sentidos, la sociedad está viendo la reacción de este declive. Los hombres y la masculinidad finalmente necesitarán ayuda para adaptarse a las condiciones cambiantes.

Maria Kouloglou es estudiante de sociología con interés en los derechos de las mujeres y los hombres. Puedes seguirla en Twitter @MairGr

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store