¿El Estoicismo tiene algo que ofrecer a los hombres de hoy?

El Estoicismo requiere que seamos más, no menos, conscientes emocionalmente. Eso suena extraño teniendo en cuenta la reputación hipermasculina del Estoicismo. La opinión de hoy en día es que los hombres deberían ser menos, no más, estoicos.

Escrito por por Dave DuBay y publicado en The Good Men Project el 23 de setiembre de 2016

Image for post

Ser una buena persona es sobre la conexión

Aprender a mantener la calma y no perder el control es una habilidad esencial. Pero el ideal estoico va más allá de eso. Ser un hombre virtuoso es lo único que el Sabio (ese ideal quizás inalcanzable) necesita para ser feliz. Él elige mantener su carácter incluso frente al sufrimiento.

Es una píldora difícil de tragar.

Pero la virtud estoica es algo más que vivir éticamente. También se trata de vivir en armonía con la naturaleza. Pero ¿qué significa eso?

El filósofo estoico y emperador romano Marco Aurelio escribe en sus Meditaciones que todo en el universo está interconectado, por lo que todos estamos conectados y estamos en relación con todas las cosas. Podemos pensar en los demás como parte de una gran familia extendida. Al estar en relación con el todo, no deberíamos hacer nada antisocial.

También escribió que la ira es un signo de dolor, debilidad y desconexión. La ira solo causa más sufrimiento, pero hay fuerza para mantener la calma. La bondad es invencible si no tiene pretensiones.

Ser comprensivo con los demás puede ser un aspecto sorprendente del Estoicismo. Pero eso no significa ser absorbido por los psicodramas de la gente. Las formas de evitar escalar una situación son evitar culpar a los demás y describir la situación sin un lenguaje crítico. Y admitiendo los límites de nuestro conocimiento.

Poniendo las cosas en perspectiva

En la filosofía estoica, la mayoría de las cosas no son inherentemente buenas o malas. Se trata de cómo las usas. Esta neutralidad a menudo se describe con la palabra en inglés “indifferent” (“indiferente”, N. de T.), que tal vez no sea la mejor traducción.

La tormenta, por supuesto, no destruyó conscientemente su casa. Una tormenta hace lo que hace. Pero, ¿y si alguien te hace daño intencionadamente? Los estoicos dicen que, aun así, eso no es razón para amargarse.

La tormenta o la persona que te lastimó son indiferentes en el sentido de que no tienes que comprometer tus valores cuando respondes a la situación. Pero esto no es indiferencia en el sentido de no sentir nada.

Por otro lado, los estoicos no quieren ser controlados por sus pasiones. En cambio, buscan tranquilidad.

Comprender el control también es importante. El otrora esclavo convertido en filósofo estoico, Epicteto, escribió que la mayoría de las cosas no nos incumben. Y aunque podemos ejercer diversos grados de influencia en otras áreas, el resultado que deseemos no está garantizado. Pero nuestras metas, valores y acciones dependen de nosotros. Es importante saber la diferencia y qué hacer al respecto.

Si eso suena familiar es porque alguien lo arrinconó y lo llamó la Oración de la Serenidad.

La conciencia es clave para manejar las emociones

Las emociones, por supuesto, no están completamente dentro de nuestro control consciente. Los estoicos enseñan que primero notamos las emociones físicamente a medida que aumentan los latidos del cuello o la frecuencia cardíaca y la respiración. No podemos evitar eso, pero podemos ser más conscientes de nuestras emociones cuando surgen y tratar de no quedar abrumados.

Al ser conscientes de cómo nos sentimos y por qué nos sentimos de esa manera, podemos decidir si nuestras motivaciones son razonables y luego actuar de manera positiva en lugar de destructiva. Esto es especialmente importante para la ira, que los estoicos ven como una emoción particularmente destructiva.

Pero eso es mucho trabajo. Quizás es más fácil simularlo y reprimir tus emociones. Que es como una casa recién pintada en el exterior mientras el interior está destrozado. Eso es estoico, con “e” minúscula, en el sentido coloquial de la palabra.

Eres lo que crees

La comprensión del Estoicismo tiene un gran valor en cuanto a que no podemos ser verdaderamente felices a menos que vivamos una vida ética, y que no hay virtud en competir por el control. Pero es valioso aprender a poner el sufrimiento en perspectiva para que no reaccionemos de manera que cause una mayor destrucción.

Marco Aurelio resumió la perspectiva estoica cuando escribió que, “Todo es como lo hace el pensamiento, y tú controlas tu pensamiento. Elimina tus juicios y hay calma”. Dijo que la razón es como la luz del sol. Fluye en todas las direcciones e ilumina todo lo que toca.

No es sorprendente saber que el Estoicismo haya influído en la terapia cognitiva conductual (TCC) moderna.

Sin embargo, los epicúreos han discrepado de manera excelente con los estoicos. Los epicúreos creen que debemos maximizar el placer y minimizar el dolor. Pero eso no significa decadencia. Epicuro enseñó que la moderación, en lugar de la indulgencia, es la clave para maximizar el placer.

Aún así, los epicúreos piensan que los estoicos son austeros. Pero la respuesta de Marco Aurelio es importante. La gente mala a menudo disfruta del placer mientras que la gente buena sufre. Evitar el dolor puede llevar a temer lo que pueda suceder en el futuro, mientras que perseguir el placer puede llevar a aprovecharse de los demás. Además, hacer lo correcto a menudo es difícil.

Dave DuBay es trabajador social de Phoenix, Arizona. Tiene una bitácora, The Painted Porch. También está en Twitter, @Dave_DuBay.

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store