El enemigo no es el patriarcado, sino el antagonismo de género

Hanzi Freinacht

A continuación, un extracto ligeramente editado del libro Nordic Ideology: A Metamodern Guide to Politics, Book Two (Ideología nórdica: Una guía metamoderna de la política, Libro Dos). Este es el segundo libro de una serie sobre el pensamiento metamoderno, una obra de filosofía popular que investiga la naturaleza del desarrollo psicológico y sus implicaciones políticas. En esta entrada se introduce la idea del antagonismo de género y las dolorosas paradojas del amor. Esta es una parte central de la política de la Gemeinschaft, una de las seis nuevas formas de política propuestas en la ideología nórdica.

En el corazón mismo del complejo de formación género-sexualidad-familia (ver mi artículo anterior “What Is Post-Feminism?” [¿Qué es el posfeminismo?]) se encuentra algo que me gusta llamar “antagonismo de género”. Esta expresión fue inicialmente tratada por la antropóloga (de etiqueta feminista estructuralista) Sherry Ortner en sus estudios de las relaciones de género de los grupos indígenas en Papua Nueva Guinea en la década de 1970. Sin embargo, yo uso la expresión de una manera ligeramente diferente:

El “antagonismo de género” denota una medida de la prevalencia e intensidad del resentimiento que las personas de una determinada población sienten hacia cualquier idea generalizada de las categorías de género.

O, simplemente, lo amargadas que están las mujeres con los hombres y lo odiosos que son los hombres con las mujeres. Pero por supuesto, la gente puede odiar su propio género, o cualquier otra categoría de género: “esas perras feministas sosas y sin vida”, “esos hombres machistas, babosos y tóxicos”, “esas excusas de hipsters gais totalmente aburridos”, “esas sucias zorras mentirosas hambrientas de poder”, y así sucesivamente. No es solo amargura y resentimiento, sino también desprecio, frustración y culpa colectiva o generalizada.

Debemos entender que el antagonismo de género se corresponde más o menos al racismo y al conflicto étnico, excepto que es un antagonismo entre categorías de género reales o imaginarias. Naturalmente, el antagonismo de género crece como un patrón emergente de todo el complejo de formación género-sexualidad-familia.

Un ejemplo a continuación. Así que una chica tiene un mal padre (que debido a sus inseguridades la trata mal a ella y a su madre), y luego tiene un pésimo novio que solo la usa para tener sexo (porque no estaba realmente enamorado de ella, solo estaba muy presionado para deshacerse de su virginidad estigmatizada y desesperado por obtener experiencia sexual y ella era todo lo que podía atrapar), entonces es muy probable que no le gusten mucho los hombres en general. Y luego rechazará muy despectivamente acercarse a los tipos en los bares, alimentando así la amargura de estas almas temblorosas que han estado tratando durante más de un año de reunir el valor para ir y hablar con alguien como ella…

Y así una y otra vez. El antagonismo de género genera más antagonismo de género. Causa mucho daño en los lugares más delicados del interior de la gente, y mutila nuestro desarrollo interno, atascándonos en nuestro crecimiento como seres humanos. Y se mezcla con temas de todo tipo, desde la estabilidad económica y política, a los conflictos étnicos, las relaciones de clase, y prácticamente cualquier tema que se te ocurra. Es un asco.

El nivel de antagonismo de género solo puede reducirse cambiando los juegos de la vida cotidiana, desarrollando las capacidades de las personas para darse a sí mismas y a los demás lo que necesitan. Si nuestra antiheroína de arriba conociera a un tipo realmente dulce, que satisficiera profundamente sus necesidades, después de unos años tal vez sus defensas podrían bajar y ella podría sentirse menos amargada con los hombres. Y entonces dejaría de fomentar este festival de resentimiento entre los sexos.

O imagina que el primer chico con el que salió hubiera estado mucho mejor entrenado para seducir a las mujeres, de modo que no hubiera tenido que “conformarse” con ella, porque no tenía una mentalidad de escasez de validación sexual, y si estuviera menos presionado para obtener experiencia sexual a cualquier costo. Si tuviera un rico bufé de mujeres para elegir, habría ido a por otra por la que tuviera emociones positivas más auténticas. Y quizás habría tenido patrones de apego más seguros y saludables en primer lugar, y se habría enamorado más fácilmente. Y habría tenido experiencias más satisfactorias con los otros chicos con los que salía, y habría terminado con un chico que realmente la amaba. Y su relación habría sido mejor. Todo el mundo se habría ahorrado mucho tiempo y esfuerzo, todo el mundo se habría ahorrado un montón de miseria, y los monstruos del resentimiento no se habrían alimentado con la sangre fresca de los corazones jóvenes.

El antagonismo de género no solo socava otras relaciones, como las étnicas o profesionales, sino que también, de manera bastante furtiva, envenena los movimientos emancipadores. El feminismo se convierte en un portador sin sentido del antagonismo de género. Las mujeres que odian profundamente a los hombres y sienten un amargo resentimiento hacia ellos como grupo encuentran una salida en los grupos e ideologías feministas. Los hombres que desprecian a las mujeres se convierten en “Activistas por los Derechos del Hombre” y se reúnen alrededor de gurús obviamente virulentos que atacan a las mujeres. Y así sucesivamente. El antagonismo de género y otras formas de odio grupal como el racismo, aunque comprensible y explicable, tienden a vestirse como su único amigo en este mundo oscuro. Pero por supuesto, no son tus amigos. El antagonismo de género engendra un “mal” feminismo (o masculinismo), una lucha por la igualdad de género que de manera crónica deja fuera dinámicas o perspectivas relevantes, y por lo tanto solo sirve para empeorar la situación.

No digo que la ira nunca sea buena. Solo digo que el antagonismo de género se cuela y arruina cualquier potencial emancipador que puedan tener el feminismo y el masculinismo. Estar amargado y resentido vuelve estúpido a cualquiera.

¿Quieres un feminismo real y efectivo? Entonces encuentra maneras de reducir el antagonismo de género. ¿Quieres reducir la violencia sexual contra las mujeres? Reduce el antagonismo de género. ¿Quieres reducir el suicidio masculino? Reduce el antagonismo de género. ¿Deseas crear roles de género más libres en la vida profesional? Reduce el antagonismo de género. ¿Quieres mejorar la calidad y la estabilidad de las relaciones familiares? Ya te lo imaginas.

Un cierto grado de antagonismo de género es inevitable en cualquier sociedad ya que el territorio mismo del amor y el deseo está intrínsecamente forjado con paradojas, y esto significa que nuestros corazones y mentes siempre nos ponen a nosotros mismos y a la gente que nos rodea en varios tipos de desagradables dilemas imposibles. Y a menudo estos son frustrantes, a veces exasperantes, a veces incluso fatales.

Por ahora, quedémonos solo con el análisis de algunas propiedades de lo que algunos de nuestros amigos les gusta llamar “la matriz heterosexual” (es decir, las relaciones no homosexuales, etc.)[ii] Si nos fijamos en el deseo y la búsqueda del amor entre hombres y mujeres, hay bastantes paradojas desagradables destinadas a confundir a la gente.

En primer lugar, consideremos el hecho de que los hombres se ponen nerviosos alrededor de las mujeres que realmente desean y en las que les gustaría invertir a largo plazo, y que las mujeres se sienten atraídas por los hombres seguros de sí mismos. Esto significa que los hombres muy rara vez consiguen a las mujeres por las que sienten una atracción más fuerte y sincera. Esto les lleva a menudo a ser menos felices en sus relaciones, todavía siendo perseguidos por esos extraños fantasmas del deseo, lo que significa que es más probable que se desvíen o traten de “subir de categoría” (dejar a su esposa) si se les da la oportunidad. Resentimiento producido en masa. ¡Ay!.

Aquí hay otro. Tanto los hombres como las mujeres generalmente querrán atrapar un compañero ligeramente por encima de su propio estatus en la jerarquía de apareamiento. Esto los llevará a invertir tiempo y esfuerzo en gente que no pueden conseguir o no pueden mantener, lo que los lleva a repetidos fracasos, a la amargura y la desconfianza, lo que sabotea sus relaciones.

Otro. A las mujeres les gustan los hombres asertivos y de gran prestigio social, y los hombres aumentan dramáticamente su seducción si muestran estas cualidades. Por consiguiente, los hombres necesitan tomar riesgos sociales para ganar la atención de las mujeres. Si no son suficientemente seductores y son rechazados en público, corren el riesgo de que los demás (tanto hombres como mujeres) los perciban con desprecio. Y si son demasiado asertivos sexualmente, corren el riesgo de que su exposición se extienda a la violación de límites y al acoso sexual. Las mujeres se sienten enfadadas por haber sido puestas en una situación en la que tienen que rechazar a alguien de manera descortés, o callarse tranquilamente y sentirse usadas y manipuladas. Los hombres sienten que las mujeres no son sinceras sobre lo que quieren: no te dan una oportunidad si eres un “buen chico” y te acusan de ser depredador si haces avances, o de ser un falso macho si intentas mostrar tu lado duro. El resentimiento crece.

Otro. Las especies que viven en grupos se dividen generalmente en “especies de torneo”, en las que un macho alfa se lleva todos los punani después de destronar violentamente al antiguo líder, y “especies de emparejamiento”, en las que los machos y las hembras se emparejan formando familias y los machos compiten siendo buenos proveedores y cuidadores. Este patrón se ha encontrado repetidamente, desde aves hasta primates. Los machos son más grandes que las hembras en todas las especies de torneo. Entre los primates, los gorilas son de torneo y los chimpancés y los bonobos son de emparejamiento. Si observas la fisiología y el comportamiento de los humanos, estamos en algún punto intermedio, tal vez un poco más en el lado de la unión por parejas. En consecuencia, ambos patrones de comportamiento profundamente arraigados existen simultáneamente en los humanos, compitiendo entre sí. Así que incluso si encuentras un amor feliz y estable, una parte de ti a menudo querrá tener sexo duro con un extraño atractivo. E incluso si eres Elvis y puedes conseguir todas las damas que quieras, te sentirás un poco vacío por dentro por falta de conexión y compañía auténticas. Estamos codificados para estar ligeramente insatisfechos. Y esto engendra — ¿te adelantas? — frustración, que a su vez genera antagonismo de género.

O qué tal este. Las mujeres aprenden que son demasiado zorras si tienen sexo con muchos hombres de forma demasiado divertida. Siempre pierden su estatus si se acuestan con el hombre equivocado en las circunstancias equivocadas.[iii] Pero si no se sueltan y no se vuelven realmente guarras con sus hombres, es probable que los hombres se sientan frustrados y no quieran quedarse con ellas, lo que hace que las mujeres vuelvan al mercado de no guarras en el que empezaron. E incluso si una mujer hace “todo lo que él quiere” y realmente se suelta, ella podría descubrir que él pierde el interés y sigue adelante. O si la relación se rompe, su amargura hacia las mujeres puede hacer que publique porno venganza en Internet. Y el infierno sigue para la mujer.

O aquí hay otro para las damas. Toda tu vida ha sido sobre ser bonita. Guapa, guapa, guapa, ardiente, ardiente, hermosa, hermosa, femenina, femenina. Está en todas partes: la ropa, el maquillaje, los anuncios, cómo te tratan los extraños, si los chicos se enamoran de ti y te “cortejan” o no, tu posición en el grupo de chicas locales, tus oportunidades profesionales, incluso empezando con las muñecas Barbie cuando eres una niña. Si no presentas una apariencia hermosa de acuerdo a estándares cada vez más imposibles, pagas un precio enorme. Pero, querida señora, si logras ser bonita, eso de repente le quita toda la atención a todo lo demás que haces, y todos los que te rodean insisten en responder solo a esa única parte de ti: tu apariencia. Tu nuevo jefe dice que no puede escucharte porque estás demasiado buena, todos tus amigos y colegas tienen agendas secretas, las mujeres son maliciosas y competitivas, y te retienen tranquilamente. Si sales en la televisión y dices algo importante, o incluso ganas una medalla de oro, la gente habla de tu cabello y tu escote. Y si pierdes tu belleza, te arriesgas a perderlo todo, incluyendo al hombre que prometió estar a tu lado. Si eso no genera resentimiento, no sé qué lo haría.

Y por último mi favorito. Los hombres y las mujeres tienen diferentes patrones de lujuria sexual. Cuando un hombre y una mujer entran en una relación monógama seria, al principio ambos quieren tener mucho sexo, pero después de un corto tiempo — en promedio, según las investigaciones — el deseo sexual de la mujer cae a un nivel mucho más bajo, y el del hombre se mantiene elevado por un período mucho más largo.[iv] En esta etapa, muchos hombres se enfrentan a un gran número de rechazos y decepciones en el mismo momento de su vida en el que acaba de comprometerse a no ir tras otras mujeres, lo que en sí mismo es un alto precio a pagar. Incluso hay un creciente déficit sexual en los hombres que se puede observar a escala mundial: los hombres simplemente no consiguen tanto como les gustaría.[v] Esto, por supuesto, conduce al resentimiento y estimula la infidelidad. Del mismo modo, los hombres parecen tener un impulso de “arrimarse” mucho menos después de la relación sexual que las mujeres, lo que significa que el sexo a menudo puede hacer que las mujeres se sientan emocionalmente vulnerables y abandonadas, lo que por supuesto socava el sentido de confianza en la relación. Y luego está todo el asunto de que las mujeres quieren hombres confiables pero aún así tienen un jardín secreto de fantasías más feroces (buscando porno en línea como “gangbang extremadamente brutal” y “violación” con más frecuencia que los hombres, en comparación con sus búsquedas de porno en general, y cerca del 62% tiene al menos algunos pensamientos sexys sobre el sexo forzado, según un estudio[vi]). Mezcla esto con el hecho de que los hombres realmente quieren ser vistos como duros, pero aún necesitan a alguien que cuide a su pequeño niño interior asustado y que este niño simplemente no es parte de las fantasías sexuales femeninas — todo lo cual deriva en confusión y decepción para todas las partes involucradas. Todo ello genera antagonismo de género.

Podría nombrar muchos más. Pero volvamos al hilo.

¡Ah, las paradojas del sexo, el amor y el género! ¡Qué planta de producción implacable de angustia y desolación humana! ¡Qué esquiva esa paz interior, esa simple sensación de vida y seguridad, esa sensual y encarnada plenitud de estar vivo! Si no eres muy perspicaz y no estás bien informado sobre esto, tenderás a una simple explicación de todo el sufrimiento que has pasado: “es el patriarcado” o “son esas perras rabiosas”.

Pero no son esas perras rabiosas. Es un complejo conjunto de propiedades emergentes de los juegos de la vida cotidiana. Estamos mutilados no por una malvada estructura patriarcal, sino por un motor de caos ciego y sin sentido, que por cierto también es la fuente de toda la bondad y belleza de la vida.

Y difícilmente podemos hacernos un mayor perjuicio que negar la existencia de estos juegos (crimen 1: negación del juego) o aceptarlos en sus actuales formas crueles (crimen 2: aceptación del juego). Estas paradojas del amor constituyen, en efecto, un vasto campo de batalla para el espíritu humano. Pero es también en estos campos de batalla y sufrimiento donde más crecemos como seres humanos: es aquí donde encontramos el terreno más fértil para las transformaciones internas. ¿Podría la sociedad estar orientada a hacernos mucho más capaces de manejar estas paradojas y relacionarnos con ellas de manera más productiva? La respuesta es sí.

Estas paradojas y problemas no pueden ser realmente “resueltos”. Seguirán aquí, nos guste o no, al menos hasta que cambiemos la propia biología del comportamiento de los humanos. Lo que podemos hacer, sin embargo, es cambiar lo bien que se entienden y se relacionan de manera productiva, y por lo tanto el desempeño patológico que tienen en la sociedad en general.

Erich Fromm escribió una vez que para que la sociedad prospere, no necesitamos un intelecto más distante, sino “hombres y mujeres enamorados de la vida”. Pero para estar enamorados de la vida, también debemos enamorarnos con éxito unos de otros.

¿Cuántos de nosotros llegaremos a tener un amor genuinamente feliz en nuestras vidas? Quiero decir, en serio. Hay pocas tragedias más grandes en la vida que nuestra incapacidad para despertar profundas emociones positivas en los demás, nuestra incapacidad para que nuestros corazones temblorosos y cuerpos doloridos se encuentren con un amor y un deseo genuinos. ¿Y hasta qué punto no es cruel también lo contrario, ser amado e incluido, y que nuestros corazones respondan solo con frialdad e inercia, cuando somos incapaces de amar y responder genuinamente a las emociones de los demás?

¿Hasta qué punto no son importantes estos temas para la sociedad, hasta qué punto son centrales para la miseria y la felicidad humana? ¿Hasta qué punto es fundamental para cualquier noción cualitativamente rica de libertad e igualdad? ¿Cuántas almas estamos condenando de manera innecesaria a vidas solitarias de frío y oscuridad? ¿Cuántos corazones rotos estamos generando? ¿Cuántos intentos fallidos de BDSM?

¿Podemos realmente permitirnos mantener este tema fuera de la política, fuera de la discusión en curso sobre la autoorganización consciente de la sociedad?

Debemos, como sociedad, cultivar mayores probabilidades de tener mejores relaciones, desarrollando las facultades sexuales de las personas y reduciendo el antagonismo de género. Eso es lo que se propondría hacer una política posfeminista metamoderna de la Gemeinschaft Politics.

Hagamos evolucionar el juego del amor. Cambiemos los paisajes del deseo.

[i] En términos de MHC (el Modelo de Complejidad Jerárquica, por los Comunes, por sus siglas en inglés, como se discute en el Libro Uno), la gente tiende a bajar dos etapas cuando están muy molesta con algo, muy metida en una creencia, o tropieza con un punto muy sensible. Dos etapas equivalen a la diferencia entre un niño de diez años y un adulto promedio.

[ii] Butler, J. 1990/2006. Gender Trouble. New York: Routledge.

[iii] Armstrong, E. A., Hamilton, L. T., Armstrong, E. M., 2014. “Good Girls”: Gender, Social Class, and Slut Discourse on Campus. Social Psychology Quarterly. Vol: 77(2).

[iv] Baumeister, R. F., Reynolds T., Winegard, B., Vohs, K. D. 2017. Competing for love: Applying sexual economics theory to mating contests. Journal of Economic Psychology, vol. 63, pp. 230–41.

[v] Hakim, C. 2015. The male sex deficit: A social fact of the 21st century. Inter­national Sociology, vol. 30, pp. 314–35.

[vi] Bivona, J. M., Critelli, J. W., Clark, M. J., 2012. Women’s Rape Fantasies: An Empirical Evaluation of the Major Explanations. Archive of Sexual Behavior, vol. 41(5) pp. 1107–1119.

Hanzi Freinacht

Hanzi Freinacht es un filósofo político, historiador y sociólogo, autor de The Listening Society, Nordic Ideology y los próximos libros The 6 Hidden Patterns of History y Outcompeting Capitalism. Gran parte de su tiempo lo pasa solo en los Alpes suizos. Puedes seguir a Hanzi en su perfil de Facebook aquí, y puedes acelerar el proceso de que los nuevos contenidos metamodernos lleguen al mundo haciendo una donación a Hanzi aquí.

Fuente: Metamoderna

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store