El atavismo de la cultura de la cancelación

Sus recompensas sociales son inmediatas y gratificantes, sus peligros distantes y abstractos.

Rob Henderson

La “cultura de la cancelación” se ha convertido en una forma confiable de lograr la movilidad ascendente, establecer conexión social e identificar aliados y enemigos, aislando a las personas que han violado las reglas ideológicas sobre la raza o el género. La frase en sí misma es sugerente: podemos cancelar las suscripciones de Netflix o los servicios de los teléfonos inteligentes, así que ¿por qué no cancelar a los seres humanos a través de la destrucción de su reputación y el ostracismo? “Cancelar” se ha convertido en un entretenido pasatiempo, una indulgente actividad de alimentación de dopamina practicada en los medios sociales hasta que sus crueles practicantes, finalmente aburridos, siguen los algoritmos en otra parte.

Llegué a Yale en agosto de 2015, año en que Erika Christakis, profesora y maestra asociada de una de las universidades residenciales de Yale, fue atacada por estudiantes que protestaban por escribir un correo electrónico a sus estudiantes, poco antes de Halloween, cuestionando las normas de vestimenta de la administración. Animó a los estudiantes a hablar entre ellos si encontraban el disfraz de alguien desagradable u ofensivo. La reacción contra Christakis y su esposo Nicholas, un sociólogo de Yale, fue feroz. Los estudiantes afirmaron que Christakis defendía la “apropiación cultural” y que su correo electrónico era un emblema de racismo sistémico dentro de la universidad. Cientos de estudiantes marcharon en protestas y exigieron que fuera despedida. Afirmaron que Christakis violaba el “espacio seguro” de la universidad residencial y que su presencia representaba una amenaza para su salud mental. Los estudiantes lograron convertirla en una paria en el campus. Eventualmente, ella se retiró de sus posiciones. Fue cancelada.

Como vimos con la multitud que rodeó a Nicholas Christakis en Yale, la cultura de la cancelación no es una actividad solitaria. La gente disfruta uniéndose contra un perpetrador. Si bien la cooperación social puede aumentar el estatus del grupo y unir a sus miembros, también lleva a la posibilidad de fracaso. Por eso la gente busca denunciar las fechorías de otros porque ofrece estatus y cohesión social a bajo costo. Incluso si el grupo no tiene éxito en la cancelación de alguien, el fracaso presenta oportunidades adicionales tanto para el estatus como para el vínculo: ¿Qué o quién le impide derribar a su objetivo? El grupo puede unirse en torno a esta pregunta.

La cultura de la cancelación permite a la gente identificar quién es leal a su movimiento. Destacar las supuestas malas acciones de otros obliga a la gente a responder. Los objetivos de la cultura de la cancelación suelen cometer actos repentinamente considerados fuera de moda. Esto es perfecto para la coordinación social porque crea un desacuerdo sobre si la persona debe ser exiliada. Si todos están de acuerdo en que el objetivo debe ser denigrado, entonces no hay forma de identificar al amigo del enemigo. Pero si algunos están de acuerdo mientras que otros no lo están, los miembros del grupo comprometidos pueden distinguirse de los adversarios. Los que piden pruebas de la supuesta mala conducta, cuestionan la gravedad de la transgresión o debaten la conveniencia de la cultura de la cancelación corren el riesgo de revelarse como infieles a la causa. Reunirse en torno a una transgresión moralmente ambigua y ver cómo reacciona la gente permite reclutar a los que están de acuerdo y atacar a los que están en desacuerdo.

Por lo tanto, es probable que la cultura de la cancelación se quede aquí. Las recompensas sociales son inmediatas y gratificantes y los peligros demasiado distantes y abstractos. “Podrías ser el próximo” no se registra para la mayoría de la gente porque es solo un conjunto de palabras. Pero las recompensas sociales del estatus y la camaradería en el grupo resuenan de modo instantáneo. El deseo de recompensas sociales instantáneas por un desastre distante e incierto no es una rareza de ningún grupo en particular, es común a todos nosotros.

La expresión “cultura de la cancelación” puede ser nueva, entonces, pero los impulsos humanos que la motivan son viejos. Cuando ves grupos que condenan a un individuo al ostracismo, estás presenciando un ritual fundacional. Sin entender tales impulsos atávicos, es más probable, no menos, que los promulguemos sin consideración.

Rob Henderson

Rob Henderson es un estudiante de doctorado de la Universidad de Cambridge. Recibió una licenciatura en psicología de la Universidad de Yale y es veterano de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos. Recientemente fue galardonado con la beca Gates Cambridge. Sus textos han aparecido en el New York Times, USA Today y Yale Daily News, entre otros medios. En Twitter, @robkhenderson

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store