Domar al Mamut: Por qué deberías dejar de preocuparte por lo que piensen los demás

Tim Urban

Parte 1: Conoce a tu mamut

El primer día que estaba en segundo grado, llegué a la escuela y me di cuenta de que había una chica nueva y muy bonita en la clase, alguien que no había estado allí los dos años anteriores. Su nombre era Alana y en una hora, ella era todo para mí.

Cuando tienes siete años, no hay realmente ningún paso procesable que puedas dar cuando estás enamorado de alguien. Ni siquiera estás seguro de lo que quieres de la situación. Hay un anhelo amorfo que es parte de tu vida, y eso es todo.

Pero para mí, eso se convirtió de repente en algo relevante unos meses después, cuando un día durante el recreo, una de las chicas de la clase empezó a preguntar a cada uno de los chicos, “¿Con quién quieeeres casarte?”. Cuando me lo preguntó, ni pestañeé. “Con Alana”.

Qué desastre.

Todavía era nuevo en el mundo de los humanos y no me di cuenta de que la única respuesta socialmente aceptable era: “Con nadie”.

En el momento en que respondí, la horrenda niña corrió hacia los otros estudiantes, diciéndoles a cada uno, “¡Tim dijo que quiere casarse con Alana!”.

Cada persona a la que se lo dijo se cubrió la boca con una risa incontrolable. Estaba acabado. Mi vida se había acabado.

La noticia llegó con rapidez a la propia Alana, que se mantuvo lo más lejos posible de mí durante días. Si ella supiera lo que es una orden de restricción, la habría sacado.

Esta horripilante experiencia me enseñó una crítica lección para la vida: puede ser mortalmente peligroso ser tú mismo, y debes ejercer una extrema precaución social en todo momento.

Esto suena como algo que solo un niño traumatizado de segundo grado pensaría, pero lo extraño, y el tema de este post, es que esta lección no se limita a mí y a mi desastre de la infancia, sino que es una paranoia típica de la especie humana. Compartimos una locura colectiva que impregna las culturas humanas en todo el mundo:

La evolución lo hace todo por una razón, y para entender el origen de esta particular locura, retrocedamos un minuto hasta el año 50.000 A.C. en Etiopía, donde tu Abuelo²ººº vivía formando parte de una pequeña tribu.

En aquella época, ser parte de una tribu era esencial para la supervivencia. Una tribu significaba comida y protección, en un momento en que ninguna de las dos cosas era fácil. Así que, para tu Abuelo²ººº, casi nada en el mundo era más importante que ser aceptado por sus compañeros de tribu, en especial por aquellos que estaban en posiciones de autoridad. Encajar con los que le rodeaban y complacer a los que estaban por encima de él significaba que podía quedarse en la tribu, y la peor pesadilla que podía imaginar sería que la gente de la tribu empezara a cuchichear sobre lo molesto, improductivo o raro que era, porque si suficientes personas lo rechazaban, su rango dentro de la tribu caería, y si la cosa se ponía muy mal, lo echarían a patadas y lo darían por muerto.

También sabía que si alguna vez se humillaba tras ir detrás de una mujer de la tribu y era rechazado, ella se lo contaría todo a las otras chicas . No solo habría desperdiciado su oportunidad con esa chica, sino que quizás ahora nunca tendría una pareja, porque todas las chicas que alguna vez formaron parte de su vida sabrían de su estúpido y fallido intento. Ser aceptado socialmente lo era todo.

Debido a esto, los seres humanos desarrollaron una obsesión excesiva con lo que otros pensaban de ellos, un anhelo de aprobación social y admiración, y un miedo paralizante a ser rechazados. Llamemos a esa obsesión el Mamut de la Supervivencia Social de los seres humanos. Se parece a algo como esto:

Image for post
Image for post
El Mamut de la Supervivencia Social

El Mamut de la Supervivencia Social de tu Abuelo²ººº fue fundamental para su capacidad de sobrevivir y prosperar. Era sencillo: mantén al mamut bien alimentado con aprobación social y presta mucha atención a sus abrumadores temores de no aceptación, y estarás bien.

Y todo eso estaba muy bien en el año 50.000 AC. Y en el 30.000 AC. Y en el 10.000 AC. Pero algo gracioso le ha sucedido a los humanos en los últimos 10.000 años, su civilización ha cambiado dramáticamente. La civilización tiene la capacidad de tener un cambio rápido y repentino, y esto puede ser incómodo porque nuestra biología evolutiva no puede moverse tan rápido. Así que mientras que durante la mayor parte de la historia, tanto nuestra estructura social como nuestra biología evolucionaron y se ajustaron juntas a paso de tortuga, la civilización ha desarrollado recientemente la capacidad de ser tan rápida como una liebre mientras que nuestra biología ha seguido avanzando a paso de tortuga.

Nuestros cuerpos y mentes están construidos para vivir en una tribu en el año 50.000 A.C., lo que deja a los seres humanos modernos con una serie de rasgos desafortunados, uno de los cuales es una fijación con la supervivencia social de estilo tribal en un mundo en el que la supervivencia social ya no es un concepto real. Estamos todos aquí en 2014, acompañados por un gran mamut lanudo, hambriento y fácilmente asustadizo, que todavía piensa que es el año 50.000 AC.

¿Por qué si no te cambiarías cuatro veces de ropa y aún así no tienes la seguridad de qué ponerte antes de salir?

Image for post
Image for post
Mamut: “Demasiado recatado”.
Image for post
Image for post
Mamut: “Demasiado vulgar”.
Image for post
Image for post
Mamut: “Simplemente no”.
Image for post
Image for post
Mujer: “Aah. Casi me gusta esto.
Mamut: “No”.

Las pesadillas del mamut sobre el rechazo romántico hicieron que tus antepasados fueran cautelosos y astutos, pero en el mundo de hoy, eso te convierte en un cobarde:

Image for post
Image for post
Hombre: “Ahí está ella…”.
Image for post
Image for post
Hombre: “Tal vez debería ir a hablar con ella…”.
Mamut: “Es la peor idea que he oído nunca. No eres lo suficientemente guay”.
Image for post
Image for post
Hombre: “No, me quedo aquí”.
Image for post
Image for post
Mamut: “Imagina si ahora mismo estuvieras de pie como un perdedor y todos te miraran y pensaran lo perdedor que debes de ser por estar de pie aquí solo”.
Image for post
Image for post

Por no hablar de que el mamut empiece a pensar en el terror de tomar riesgos artísticos:

Image for post
Image for post
Amigo: “Oye, Emily no ha cantado todavía. ¡Te toca cantar!”.
Mujer: “ay dios, ay dios, ay dios, ay dios”.
Image for post
Image for post
Mamut: “Vale, esto es UNA MIERDA. Dios mío, nadie está hablando. Vale, actúa como si estuvieras borracha y sé graciosa, la clave es la diversión. Ahora desafía un poco a propósito para dejar claro que no te lo estás tomando en serio. Vale, ahora haz una pequeña broma en la que cierras los ojos y pones la cabeza hacia atrás mientras cantas. Vale, ahora muévete hacia adelante y hacia atrás y sonríe para demostrar que no te lo tomas en serio”.

El gigantesco huracán de miedo a la desaprobación social juega un factor en la mayor parte de la vida de la mayoría de la gente. Es lo que hace que te sientas raro por ir solo a un restaurante o al cine; es lo que hace que los padres se preocupen demasiado por la universidad de sus hijos; es lo que hace que dejes pasar una carrera que te gustaría a favor de una carrera más rentable que no te entusiasma; es lo que hace que te cases antes de estar listo con una persona de la que no estás enamorado.

Y si bien mantener a tu altamente inseguro Mamut de la Supervivencia Social sintiéndose tranquilo y seguro requiere mucho trabajo, eso es solo la mitad de tus responsabilidades. El mamut también necesita ser alimentado de forma regular y abundante, con elogios, aprobación y la sensación de estar en el lado correcto de cualquier dicotomía social o moral.

¿Por qué si no serías tan tonto como para crear imágenes en Facebook?

¿O vanagloriarte cuando sales con amigos aunque siempre te arrepientas después?

Image for post
Image for post
Hombre: “Me estoy dando cuenta de que soy un tipo muy atractivo”.

La sociedad ha evolucionado para dar cabida a este frenesí de alimentación de los mamuts, inventando cosas como los elogios y títulos y el concepto de prestigio con el fin de mantener a nuestros mamuts satisfechos, y a menudo para incentivar a la gente a realizar trabajos sin sentido y a vivir vidas insatisfactorias que de otra manera no considerarían vivir.

Por encima de todo, los mamuts quieren encajar, eso es lo que la gente de la tribu siempre ha necesitado hacer, así es como están programados. Los mamuts miran a la sociedad para averiguar lo que se supone que tienen que hacer, y cuando se hace evidente, se meten de lleno. Solo echa un vistazo a dos fotos de fraternidades universitarias tomadas con diez años de diferencia:

Image for post
Image for post

O todas esas subculturas en las que cada persona tiene uno de esos mismos diplomas socialmente aceptables:

Image for post
Image for post
Hijo: “¡Al fin lo logré, mamá! ¡Ahora soy médico! ¡Sabía que te sentirías orgullosa!”.
Madre: “¡Este es el día más feliz de mi vida!”.
Image for post
Image for post

A veces, el enfoque de un mamut no está en la sociedad en general, sino en ganar la aprobación de un Titiritero que forma parte de su vida. Un Titiritero es una persona o grupo de personas cuya opinión te importa tanto que esencialmente dirigen tu vida. Un Titiritero a menudo es un padre, o tal vez tu pareja, o a veces un miembro alfa de tu grupo de amigos. Un Titiritero puede ser una persona a la que admiras y que no conoces muy bien, incluso una celebridad que no conoces, o un grupo de personas a las que tienes un gran aprecio.

Anhelamos la aprobación del Titiritero más que la de nadie, y nos horroriza tanto la idea de molestar al Titiritero o sentir su no aceptación o ridículo que haremos cualquier cosa para evitarlo. Cuando llegamos a este estado tóxico en nuestra relación con el Titiritero, la presencia de esa persona pende sobre todo nuestro proceso de toma de decisiones y mueve los hilos de nuestras opiniones y nuestra voz moral.

Image for post
Image for post
Amiga: “Siempre pensé que la gente que hace ese tipo de cosas son unos perdedores”.
Mamut: “Espera, tengo una idea divertida. Pensemos en ese comentario todos los días durante los próximos 37 años”.

Con tanto pensamiento y energía dedicados a las necesidades del mamut, a menudo terminas descuidando a alguien más en tu cerebro, alguien en el centro: tu Auténtica Voz.

Image for post
Image for post

Tu Auténtica Voz, en algún lugar de ahí dentro, sabe todo sobre ti. En contraste con la simplicidad en blanco y negro del Mamut de la Supervivencia Social, tu Auténtica Voz es compleja, a veces confusa, en constante evolución y sin miedo. Tu AV tiene su propio código moral matizado, formado por la experiencia, la reflexión, y su propia visión personal de la compasión y la integridad. Sabe cómo te sientes en el fondo sobre cosas como el dinero, la familia y el matrimonio, y sabe qué tipo de personas, temas de interés, y tipos de actividades disfrutas de verdad, y cuáles no. Tu AV sabe que no sabe cómo será o debería ser tu vida, pero tiende a tener una fuerte corazonada sobre el siguiente paso que dar.

Y mientras que el mamut solo mira al mundo exterior en su proceso de toma de decisiones, su Auténtica Voz utiliza el mundo exterior para aprender y recopilar información, pero cuando llega el momento de tomar una decisión, tiene todas las herramientas que necesita justo ahí, en el núcleo de tu cerebro.

Tu AV es también alguien a quien el mamut tiende a ignorar por completo. ¿Una opinión fuerte de una persona segura en el mundo exterior? El mamut es todo oídos. Pero una súplica apasionada de tu AV es puesta a un lado en su mayoría hasta que alguien más la valida.

Y como nuestros cerebros de 50.000 años están conectados para darle al mamut mucha credibilidad, tu Auténtica Voz comienza a sentirse como si fuera irrelevante. Lo que hace que se encoja y se desvanezca y pierda la motivación.

Image for post
Image for post

Con el tiempo, una persona que dominada por su mamut puede perder el contacto con su AV por completo.

En tiempos de las tribus, las AV a menudo pasaban sus vidas en la oscuridad, y esto estaba bien. La vida era simple, y la conformidad era la meta, y el mamut tenía la conformidad bien cubierta.

Pero en el gran y complejo mundo de hoy en día, de culturas y personalidades variadas y oportunidades y opciones, perder el contacto con tu AV es peligroso. Cuando no sabes quién eres, el único mecanismo de decisión que te queda son las necesidades y emociones crudas y anticuadas de tu mamut. Cuando se trata de las preguntas más personales, en lugar buscar profundamente en el centro de la niebla de lo que eres en realidad para encontrar la claridad, buscarás las respuestas en los demás. Lo que eres se convierte en una mezcla de las opiniones más fuertes a tu alrededor.

Perder el contacto con tu VA también te hace frágil, porque cuando tu identidad se construye con la aprobación de otros, ser criticado o rechazado realmente duele. Un mala ruptura es difícil para cualquiera, pero duele aún más en una persona guiada por un mamut que en una persona con una fuerte VA. Una VA fuerte crea un centro estable, y después de mala ruptura, ese centro permanece firme. Pero como la aceptación de los demás es todo lo que tiene una persona guiada por un mamut, ser abandonado por una persona que te conoce bien es una experiencia mucho más destructiva.

Del mismo modo, ¿conoces a esa gente que reaccionan a las criticas devolviendo un sucio golpe bajo? Estas personas tienden a guiarse estrictamente por su mamut, y la crítica les hace enfadarse tanto porque no pueden manejar sus mamuts.

Image for post
Image for post
Hombre: “Y entonces el polaco dijo ‘¡Oh, mierda!’ y cayó en un gran montón de mierda”.
Image for post
Image for post
Amigo: “Es un chiste de lo más estúpido”. Siempre cuentas chistes estúpidos”.
Image for post
Image for post
Hombre: “¿Ah, sí? Bueno, tu padre está muerto”.
Image for post
Image for post

Llegado a este punto, la misión debería ser clara: necesitamos encontrar una manera de anular el cableado de nuestro cerebro y domar al mamut. Esa es la única manera de recuperar nuestras vidas.

Parte 2: Domar al Mamut

Algunas personas nacen con un mamut razonablemente dócil o se crían con una crianza que ayuda a mantener al mamut bajo control. Otros mueren sin controlar a su mamut, pasando toda su vida bajo su antojo. La mayoría de nosotros estamos en algún punto intermedio, tenemos el control de nuestro mamut en ciertas áreas de nuestras vidas mientras que causa estragos en otras. Ser dirigido por tu mamut no te convierte en una persona mala o débil, solo significa que aún no has descubierto cómo controlarlo. Puede que ni siquiera seas consciente de que tienes un mamut o de que hasta qué punto tu Auténtica Voz ha sido silenciada.

Sea cual sea tu situación, hay tres pasos para tener a tu mamut bajo tu control:

El primer paso para mejorar las cosas es una evaluación clara y honesta de lo que pasa por tu cabeza, y esto tiene tres partes:

(1) Conoce tu Auténtica Voz

Image for post
Image for post

Esto no parece difícil, pero lo es. Se necesita una seria reflexión para examinar las redes de los pensamientos y opiniones de otras personas y averiguar quién es el verdadero tú. Pasas tiempo con mucha gente, ¿cuál de ellos te gusta más? ¿Cómo pasas tu tiempo de ocio, y realmente disfrutas de todas las partes del mismo? ¿Hay algo en lo que regularmente te gastas el dinero y con lo que no te sientes cómodo? ¿Cuáles son tus verdaderos sentimientos e intuiciones relativos a tu trabajo y tu relación? ¿Cuál es tu verdadera opinión política? ¿Te importa siquiera? ¿Finges que te importan ciertas cosas solo para tener una opinión? ¿Tienes en secreto una opinión sobre un tema político o moral que nunca expresas porque la gente que conoces se indigna?

Hay frases cliché para este proceso, “búsqueda del alma” o “encontrarse a sí mismo”, pero eso es exactamente lo que tiene que pasar. Tal vez puedas reflexionar sobre esto desde cualquier silla en la que estés sentado ahora mismo o desde alguna otra parte de tu vida normal o tal vez necesites ir a algún lugar lejano, por ti mismo, y salir de tu vida para examinarla efectivamente. De cualquier manera, tienes que averiguar lo que realmente te importa y empezar a estar orgulloso de lo que sea tu Auténtica Voz.

(2) Averiguar dónde se esconde el mamut

Image for post
Image for post

La mayoría de las veces un mamut tiene el control de una persona, la persona no es realmente consciente de ello. Pero no puedes progresar si no tienes claro dónde están las mayores áreas problemáticas.

La forma más obvia de encontrar al mamut es averiguar dónde está tu miedo… ¿dónde eres más susceptible de avergonzarte? ¿En qué partes de tu vida piensas y te invade una sensación de hundimiento? ¿Dónde parece que la perspectiva de fracaso es una pesadilla? ¿En qué eres demasiado tímido como para intentarlo públicamente aunque sabes que eres bueno en ello? Si te estuvieras aconsejando a ti mismo, ¿qué partes de tu vida necesitarían claramente un cambio sobre el que estás evitando actuar ahora mismo?

El segundo lugar en el que se esconde un mamut es en los sentimientos demasiado buenos que se obtienen al sentirse aceptado o en un pedestal sobre otras personas. ¿Siempre buscas complacer en el trabajo o en tu relación? ¿Te aterroriza decepcionar a tus padres y elegir hacerlos sentir orgullosos en vez de complacerte a ti mismo? ¿Te excita mucho estar asociado con cosas prestigiosas o te importa mucho el estatus? ¿Presumes más de lo que deberías?

Una tercera área en la que el mamut está presente es en cualquier lugar en el que no se sienta cómodo tomando una decisión sin “permiso” o aprobación de los demás. ¿Tienes opiniones que salen directamente de la boca de otra persona, y te sientes cómodo teniéndolas porque sabes que esa persona también lo piensa? Cuando presentas a tu nueva novia o novio a tus amigos o familia por primera vez, ¿su reacción puede cambiar de modo fundamental tus sentimientos hacia ella o él? ¿Hay un Titiritero en tu vida? Si es así, ¿quién y por qué?

(3) Decidir dónde hay que expulsar al mamut

Image for post
Image for post

No es realista sacarse a patadas el mamut por completo de la cabeza, eres un humano y los humanos tienen mamuts en la cabeza, punto. Lo que todos necesitamos hacer es esculpir ciertas áreas sagradas de nuestras vidas que deben estar en manos de la AV y libres de la influencia de los mamuts. Hay áreas obvias que necesitan ser parte del dominio de la AV como tu elección de pareja, tu carrera, y la forma en que crías a tus hijos. Otras son personales, se reduce a la pregunta, “¿En qué partes de tu vida debes ser fiel a ti mismo por completo?”.

Los verdaderos Mamuts lanudos no eran tan impresionantes como para evitar extinguirse, y los Mamut de la Supervivencia Social no son mejores. A pesar de que nos persiguen así, nuestros mamuts son criaturas tontas y primitivas que no entienden el mundo moderno. Comprender esto con profundidad e interiorizarlo es un paso clave para domar el tuyo. Hay dos razones principales para no tomar en serio a tu mamut:

5 cosas en las que el Mamut se equivoca:

→ Todo el mundo está hablando de mí y de mi vida y solo piensa en lo mucho que todos hablarán de ello si hago esta cosa arriesgada o extraña.

Así es como el Mamut piensa que son las cosas:

Image for post
Image for post
Persona: “¡Fuera de mi camino, no puedo verlo!”.
→ Tú

Así es como son las cosas en realidad:

Image for post
Image for post
→ Tú

A nadie le importa demasiado lo que estás haciendo. La gente está muy ensimismada.

→ Si me esfuerzo mucho, puedo complacer a todo el mundo.

Sí, tal vez en una tribu de 40 personas con una cultura unificada. Pero en el mundo de hoy, no importa quién seas, a mucha gente le gustarás y a mucha otra gente no. Ser aprobado por un tipo de persona significa desagradar a otro. Así que estar obsesionado con encajar en todos los grupos es ilógico, especialmente si ese grupo no tiene nada que ver con lo que eres. Tendrás todo este trabajo, y mientras tanto, tus personas favoritas serán tus amigos en otro lugar.

→ Ser desaprobado o menospreciado o que hablen mal de mí tiene consecuencias reales en mi vida.

Cualquiera que desapruebe lo que eres o lo que haces no está en la misma habitación que tú el 99,7% del tiempo. Es un clásico error gigantesco fabricar una visión de las futuras consecuencias sociales que es mucho peor que lo que realmente termina sucediendo, que por lo general es nada en absoluto.

→ La gente que muy prejuiciosa realmente importa.

Así es como funciona la gente prejuiciosa: están altamente controlados por los mamuts y se hacen buenos amigos y salen con otras personas prejuiciosas que también están altamente controladas por los mamuts. Una de las principales actividades que hacen juntos es hablar mal de quien no está con ellos — quizás sientan celos, y la desaprobación de los ojos les ayuda a cambiar el guión y sentirse menos celosos, o quizás no estén celosos y usen a alguien como vehículo para bañarse en schadenfreude — pero cualquiera que sea el sentimiento subyacente, juzgar sirve para alimentar a su mamut hambriento.

Image for post
Image for post
Hombre: “Fue una noche muy larga. Es muy aburrido salir con ellos”.
Image for post
Image for post
Mulher: “Totalmente. Y la forma en que vuelve los ojos a todo lo que ella habla. Ugh”.
Image for post
Image for post
Hombre: “Me alegro de que no seamos como ellos”.

Cuando la gente chismorrea y habla mal de alguien, establecen una división de categorías en la que siempre están del lado correcto. Lo hacen para ponerse en un pedestal, un pedestal que es un banquete para sus mamuts.

Ser el material que una persona prejuiciosa usa para sentirse bien consigo misma es un pensamiento bastante exasperante, pero no tiene consecuencias reales en tu vida y la situación es claramente un problema para la persona que prejuiciosa y su mamut y no el tuyo propio. Si te encuentras tomando decisiones basadas en parte para evitar que una persona prejuiciosa hable mal de ti, piensa más en lo que realmente está pasando y detente.

→ Soy una mala persona si decepciono u ofendo a la persona o personas que me aman y que han invertido tanto en mí.

No. No eres una mala persona por ser quien sea tu Auténtica Voz en tu única vida. Esta es una de esas cosas sencillas, si te quieren de verdad de manera desinteresada, seguro que vendrán y lo aceptarán todo una vez que vean que eres feliz. Si eres feliz y aún así no se dan cuenta, esto es lo que pasa: sus fuertes sentimientos acerca de quién deberías ser o qué deberías hacer son su charla de mamut, y su principal motivación es preocuparse por cómo va a “parecer” ante otras personas que los conocen. Están permitiendo que su mamut anule su amor por ti, y deberían ser ignorados categóricamente.

Otras dos razones por las que la temible obsesión del mamut por la aprobación social no tiene sentido:

A) Vives aquí:

Image for post
Image for post
La Tierra
VACÍO ETERNO

Entonces, ¿a quién le importa todo un carajo?

B) Tú y todos los que conoces van a morir. Un poco pronto.

Image for post
Image for post
La cantidad de tiempo que tú y todos los que pueden juzgarte permanecen vivos →
UNA ETERNIDAD DEL FUTURO →

Es así… sí.

Los irracionales miedos del mamut son una de las razones por las que tiene un bajo coeficiente intelectual. Aquí está la segunda:

La ironía de todo esto es que el mamut pesado y obsesivo ni siquiera es bueno en su trabajo. Sus métodos para obtener la aprobación pueden haber sido eficaces en tiempos más sencillos, pero hoy en día, son transparentes y desagradables. El mundo moderno es el mundo de las AV, y si el mamut quiere tener éxito socialmente, debería hacer lo que más le asusta: dejar que la AV tome el control.

Las AV son interesantes. Los mamuts son aburridos. Cada AV es única y compleja, lo que es inherentemente interesante. Los mamuts son todos iguales, copian y se conforman, y sus motivos no se basan en nada auténtico o real, sino en hacer lo que se supone que deben hacer. Eso es sumamente aburrido.

Las AV lideran. Los mamuts obedecen. El liderazgo es natural para la mayoría de las AV, porque sacan sus pensamientos y opiniones de un lugar original, lo que les da un ángulo original. Y si son lo suficientemente inteligentes e innovadores, pueden cambiar las cosas en el mundo e inventar cosas que interrumpan el statu quo. Si le das a alguien un pincel y un lienzo vacío, puede que no pinte algo bueno, pero cambiará el lienzo de una manera u otra.

Los mamuts, por otro lado, obedecen por definición. Eso es para lo que fueron construidos, para mezclarse y seguir al líder. La última cosa que un mamut va a hacer es cambiar el statu quo porque está intentando con todas sus fuerzas ser el statu quo. Cuando le das a alguien un pincel y un lienzo, pero la pintura es exactamente del mismo color que el lienzo, pueden pintar todo lo que quieran, pero no cambiarán nada.

La gente se inclina por las AV, no por los mamuts. La única vez que una persona enloquecida por los mamuts es atractiva en una primera cita es cuando conoce a otra persona enloquecida por los mamuts. Las personas con una fuerte VA ven a través de la persona controlada por el mamut y no se sienten atraídas por él. Hace un tiempo, una amiga mía salía con un gran tipo en el papel, pero todo terminó porque no pudo enamorarse de él. Trató de entender por qué, diciendo que era raro o no lo suficientemente especial: parecía un tipo “como cualquier otro”. En otras palabras, estaba siendo muy controlado por el mamut.

Esto también sucede con los amigos o colegas, donde las personas con AV son más respetadas y más magnéticas, no porque necesariamente haya algo extraordinario en ellas, sino porque la gente respeta a alguien con la fuerza de carácter para haber domesticado a su mamut.

Este post fue todo diversión y juegos hasta que lo de “empieza a ser tú mismo” entró en escena. Hasta ahora, esta ha sido una interesante reflexión sobre por qué a los seres humanos les importa tanto lo que piensen los demás, por qué eso es malo, cómo es un problema en tu vida, y por qué no hay una buena razón para que continúe acosándote. Pero hacer algo después de que termines de leer este artículo es algo totalmente diferente. Eso requiere más que una reflexión, requiere algo de coraje.

Image for post
Image for post
DESAFÍO

¿Pero el coraje contra qué, exactamente? Como hemos discutido, no hay ningún peligro real involucrado en ser uno mismo, más que nada, solo se necesita una epifanía de “El rey está desnudo”, que es tan simple como esto:

Absorber este pensamiento disminuirá el miedo que sientes, y sin miedo, el mamut pierde algo de poder.

Image for post
Image for post

Con un mamut debilitado, es posible comenzar a defender quién eres e incluso hacer algunos cambios audaces, y cuando ves que esos cambios te salen bien con pocas consecuencias negativas y sin arrepentimientos, refuerza la epifanía y una AV empoderada se convierte en un hábito. Tu mamut ha perdido su habilidad para mover los hilos, y está domesticado.

Image for post
Image for post

El mamut sigue contigo, siempre estará contigo, pero te resultará más fácil ignorarlo o anularlo cuando hable o actúe, porque la AV es ahora el perro alfa. Puedes empezar a disfrutar de la sensación de ser visto como raro o inapropiado o confuso para la gente, y la sociedad se convierte en tu patio de recreo y tu lienzo en blanco, no en algo de lo que arrastrarse y esperar aceptación.

Hacer este cambio no es fácil para nadie, pero vale la pena obsesionarse con ello. A tu Auténtica Voz se le ha dado una vida, y es tu trabajo asegurarte de que tenga la oportunidad de vivirla.

Fuente: Wait But Who

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store