La conducta masculina en la búsqueda de ayuda y el suicidio: ¿estereotipos o arquetipos?

Resumen de los principales pensamientos detrás capítulo Consultor psicólogo clínico Martin de Seager en el libro The Palgrave Handbook of Male Psychology and Mental Health (Manual Palgrave de psicología masculina y salud mental) y publicado en Male Psychology Network el 9 de septiembre de 2019

Image for post
Image for post

El suicidio es universalmente un problema de género, y las muertes masculinas superan a las mujeres en un gran porcentaje en prácticamente todos los países, en todos los grupos de edad y todos los años desde que comenzaron los registros.

Sin embargo, la investigación sobre el suicidio ha sido en gran medida neutral en cuanto al género, y solo ahora está comenzando a mostrar curiosidad sobre la experiencia de suicidio por género masculino. Muchos libros sobre suicidio no consideran el género masculino en absoluto como una cuestión, lo que significa que la experiencia de género masculino generalmente es invisible.

Esta gran disparidad entre la magnitud del suicidio masculino y nuestra falta de curiosidad sobre las vidas masculinas detrás de las estadísticas es, de hecho, la mayor pista de las causas del suicidio masculino: brecha de género de la empatía. La falta de empatía por los hombres y la masculinidad refleja el hecho de que el comportamiento de género humano tiene una base evolucionada.

Una base evolucionada

Las diferencias de sexo son la base para la reproducción y la evolución no solo en la especie humana sino en muchas otras. En cada cultura, el arquetipo masculino evolucionado se trata de “fuerza”: tomar riesgos, proporcionar, proteger, luchar, ganar y controlar las emociones para centrarse en el desempeño exitoso de tareas peligrosas. Debido al arquetipo de “protector masculino”, todos somos implícitamente más tolerantes con la muerte y el sufrimiento de los hombres por la sencilla razón de que esperamos que el género masculino ofrezca protección en lugar de recibirla. Las estadísticas sobre muertes y conductas protectoras en todo el mundo lo demuestran. Incluso las cifras de supervivencia del Titanic, donde la mayoría de las mujeres sobrevivieron y la mayoría de los hombres murieron, muestran que los hombres intentaban proteger a las mujeres y a los niños llevándolos a los botes salvavidas.

Vergüenza masculina

El suicidio masculino está claramente relacionado con la vergüenza por la debilidad y el fracaso, pero esta vergüenza refleja una falta de empatía de la sociedad por la experiencia masculina: esta es la razón por la que los hombres no valoran su propia vulnerabilidad o no buscan ayuda porque no esperan recibirla y esto se refleja en la falta de servicios para las víctimas masculinas y en la resistencia a ver a los hombres como un grupo con sus propias necesidades.

Sin embargo, las narrativas actualmente populares del construccionismo social en torno al género asumen que el comportamiento de género masculino es un conjunto de estereotipos que simplemente se pueden volver a enseñar y moldear. Por lo tanto, se están haciendo esfuerzos — erróneos — para educar a los niños y a los hombres a fin de que cambien sus actitudes y comportamientos. La masculinidad en sí misma se considera perjudicial y se culpa a los hombres por no buscar ayuda y, en última instancia, incluso se los culpa por su propio suicidio. Paradójicamente, esto, por supuesto, solo refuerza el arquetipo de que los hombres son responsables de resolver todos los problemas, incluidos ellos mismos.

La vergüenza que sienten los hombres al buscar ayuda está implícita en toda la sociedad. Decirle a los hombres que se abran y busquen ayuda es un doble estándar cuando las acciones y actitudes de la sociedad no son comprensivas y solo refuerzan la vergüenza. Esto solo confunde y paraliza más a los hombres.

¿Podemos cambiar el comportamiento en la búsqueda de ayuda de los hombres?

En mi capítulo sobre el suicidio masculino, dejo en claro que tratar de cambiar un arquetipo como si fuera un estereotipo no solo es erróneo, sino también dañino y contraproducente. Sin embargo, sostengo que es posible redefinir y volver a aplicar lo que significa el arquetipo masculino en un contexto social moderno:

  • Podemos redefinir la fuerza masculina para incluir la búsqueda de ayuda, porque la búsqueda de ayuda implica enfrentar problemas, tomar el control y tomar medidas. Estos son atributos arquetípicamente masculinos. Si les decimos a los hombres que al buscar ayuda están protegiendo a sus familias, esto funciona a favor del arquetipo, no en su contra.
  • Ayudar a cualquier grupo también puede funcionar solo si el enfoque es empático, sin embargo, con los hombres hemos tratado constantemente de cambiarlos o educarlos, en lugar de aceptarlos como son o empatizar con su mundo. Esto significa que no hemos respetado las diferencias masculinas en las formas de comunicarse, relacionarse y lidiar con las emociones. Hemos tratado de encajar a los hombres en un modelo de “asesoramiento” de lo que creemos que deberían ser, que irónicamente está más cerca del arquetipo femenino.
  • Sin embargo, la evidencia es clara de que cuando los servicios escuchan a los hombres y ofrecen ayuda de una manera que honra al arquetipo masculino, las cosas funcionan mucho mejor. Esto se puede lograr a través de espacios masculinos, haciendo cosas juntos, hablando hombro con hombro en lugar de cara a cara.

Los hombres hablan si la gente los escucha de manera amigable. Si podemos cambiar el lenguaje de nuestro mensaje sobre el suicidio de “abránse, hombres tercos” a “vamos a abrirnos todos a los hombres”, iremos mucho más lejos y salvaremos muchas más vidas.

Referencia

Seager MJ (2019). «From stereotypes to archetypes: an evolutionary perspective on male help-seeking and suicide », en Barry JA, Kingerlee R, Seager MJ y Sullivan L (eds.) (2019). The Palgrave Handbook of Male Psychology and Mental Health. Londres: Palgrave Handbook of Male Psychology & Mental Health IBSN 978–3–030–04384–1 DOI 10.1007/978–3–030–04384–1 https://www.palgrave.com/gb/book/9783030043834

Martin es un psicólogo clínico consultor y psicoterapeuta, que actualmente trabaja con “Change, Grow, Live”. Es conferenciante, autor, activista y locutor. Trabajó en el NHS durante 30 años, llegando a ser jefe de servicios psicológicos en dos fideicomisos de salud mental. Ha asesorado al gobierno y ha transmitido regularmente en la BBC sobre temas de salud mental. Es cofundador de la Red de Psicología Masculina, y fue el promotor original de la Sección de Psicología Masculina de la BPS, de la que es el primer presidente. Fue consultor de la sucursal de los Samaritanos del Centro de Londres durante más de 10 años y también ha sido asesor del Colegio de Medicina y de la Royal Foundation.

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store