¿Acertamos al presuponer que las mujeres perpetran violencia doméstica en defensa propia?

Escrito por Dra Elizabeth Bates y Dra Jenny Mackay y publicado en Psycherg el 24 de febrero de 2020

Image for post
Image for post

La respuesta corta a la pregunta de si acertamos al presuponer que toda violencia doméstica de las mujeres hacia los hombres es defensiva es no. La respuesta más larga requiere una discusión más amplia no solo sobre las motivaciones de la violencia de las mujeres y las experiencias de victimización de los hombres, sino también sobre la narrativa social que todavía dicta la violencia doméstica como una forma de “violencia de género”.

El movimiento de mujeres a partir del decenio de 1970 se destacó por dar mayor relieve a la violencia contra la mujer y por aumentar la conciencia y el discurso social al respecto; de hecho, sin esto no tendríamos los servicios de atención a las víctimas y el apoyo que prestamos hoy en día para ayudar a las mujeres a escapar de relaciones abusivas.

Al mismo tiempo que se desarrollaba este trabajo, había un cuerpo paralelo de literatura en aumento que demostraba la prevalencia de la violencia dentro del hogar de manera más general; la investigación de este trabajo sugería que las mujeres también eran violentas con sus parejas, así como que había una prevalencia similar dentro de los grupos LGBTQ+, y otras relaciones familiares.

De hecho, en 1978 Susanne Steinmetz acuñó el término “síndrome del marido maltratado”; postuló, basándose en su investigación, que los hombres también eran víctimas de abusos, pero que, debido al estigma y la vergüenza, era menos probable que se lo dijeran a nadie.

Los críticos de este último trabajo sugirieron que los métodos elegidos, en particular las muestras de base comunitaria y las técnicas de encuesta neutras en cuanto al género, no captaban el “contexto” de la violencia. Una afirmación específica aquí era que el uso de la violencia de las mujeres hacia sus parejas masculinas era probablemente en defensa propia, y una forma de “resistencia violenta”.

Aunque la defensa propia es ciertamente el caso en algunos de estos casos, las pruebas no apoyan que esto sea siempre así. Por ejemplo, un metaanálisis publicado hace 20 años demostró la prevalencia de la agresión de las mujeres e indicó que las mujeres utilizaban la agresión física hacia su pareja en mayor medida que los hombres. También hay investigaciones que demuestran que los hombres experimentan importantes agresiones verbales, físicas y sexuales a manos de sus parejas femeninas. Los estudios cualitativos han incluido descripciones de la victimización de los hombres que indican no solo la gravedad de la violencia, sino también la naturaleza unilateral de la misma. Los hombres son víctimas en ausencia de su propio uso de la violencia.

Investigaciones más recientes han demostrado que cuando existe violencia en una relación, ésta es en su mayor parte bidireccional; es decir, tanto los hombres como las mujeres denuncian ser víctimas y perpetradores. Por ejemplo, una revisión exhaustiva de la literatura de 48 estudios encontró que la prevalencia de la violencia en todas las muestras era del 47% y de ésta, el 59,6% era bidireccional. El 40,4% restante era violencia unidireccional, de la cual el 17,5% era de hombre a mujer y el 22,9% de mujer a hombre. Estas cifras de prevalencia sugieren inicialmente que el uso de la violencia por parte de las mujeres en las relaciones no siempre es en defensa propia. Además, los estudios que han examinado qué pareja golpea primero han encontrado que no solo la violencia es mutua en cuanto a su gravedad, sino que también las mujeres dan el primer golpe con más frecuencia que los hombres.

Otra afirmación común sobre la violencia de las mujeres es que incluye una “pérdida de control” en lugar de estar motivada por el poder y el control. Las pruebas apoyan que las mujeres pueden tener un comportamiento controlador; de hecho, justo el año pasado, la primera mujer condenada por la nueva ley de 2015 de “comportamiento controlador o coercitivo” llegó a los titulares.

También es probable que se les clasifique como “terroristas íntimos” dentro de la tipología de Johnson, lo que significa que se dedican a controlar el comportamiento y la violencia física dentro de sus relaciones. Los modelos anteriores de violencia doméstica de género sugieren que el uso de la violencia física y el control por parte de los hombres está enraizado en valores patriarcales y en el privilegio masculino; su uso de comportamientos abusivos está en línea con su necesidad de controlar y dominar a las mujeres. La evidencia del uso del control coercitivo por parte de las mujeres, así como su presencia en las relaciones entre personas del mismo sexo, sugiere que esta es una explicación incompleta de la violencia doméstica. Los vínculos entre la perpetración de la violencia doméstica, la agresión no íntima del mismo sexo y el control sugieren además diferentes motivaciones y pueden, de hecho, reflejar un estilo interpersonal en general coercitivo que va más allá de esa relación íntima.

Por lo tanto, si somos capaces de comprender por qué las mujeres utilizan la violencia y/o el abuso en las relaciones, podemos empezar a ofrecer intervenciones o programas de trabajo que tengan como objetivo cambiar este comportamiento y mejorar la calidad de vida de los individuos. Pero si no siempre es en defensa propia, ¿por qué si no las mujeres recurrirían a la violencia?

Una revisión sistemática de 23 trabajos encontró que la autodefensa era, en efecto, una motivación para la violencia doméstica, citada en el 87% de los estudios. Sin embargo, el 70% de los estudios citaron la expresión de sentimientos como motivación y el 61% declaró que el control coercitivo fue identificado como una motivación. En una revisión sistemática más reciente de 31 trabajos, centrado específicamente en las mujeres que se encontraban en entornos de justicia penal, se encontraron otras motivaciones para la violencia doméstica. Las motivaciones incluían el manejo de las emociones/interacciones negativas (16% de los estudios), el control o la ganancia instrumental (16%) y las represalias (10% de los estudios). La autodefensa también se identificó como una motivación, esta vez en el 23% de los estudios, sin embargo, cuando los estudios también exploraron la violencia doméstica de los hombres, también se citó como una motivación para los hombres.

En una reciente investigación de doctorado (Mackay, de próxima publicación), se identificó la defensa propia como una motivación para la violencia doméstica tanto para mujeres como para hombres, junto con una serie de otras motivaciones. Estas incluían la expresión de la emoción negativa, la venganza, las acciones de la pareja, el uso de sustancias y como una forma de manejar el conflicto. Curiosamente, los hombres también hablaron del uso de la violencia doméstica como un medio para salirse con la suya en algunas situaciones, pero fueron las mujeres las que más hablaron del uso de la violencia doméstica como una forma de recuperar el control.

Es importante tener en cuenta estas motivaciones, ya que informan las intervenciones y los intentos de reducir la prevalencia de la violencia doméstica. Sin embargo, también es importante considerar las percepciones de la violencia de hombres y mujeres, ya que estas actitudes sirven para informar sobre la forma en que las propias víctimas conceptualizan sus propias experiencias.

En una entrada anterior vimos que la forma en que hablamos de la violencia doméstica y el género tiene un impacto significativo en la forma en que las víctimas masculinas son capaces de entender sus experiencias, lo que en última instancia, informará sus decisiones en torno a la denuncia y la búsqueda de ayuda. Asumiendo que la violencia de las mujeres es una respuesta a su propia victimización, o incluso a alguna “falta” de sus parejas, a menudo se les pregunta a los hombres en particular sobre “que hicieron para merecerlo”. Por ejemplo, en un reciente estudio cualitativo, un hombre describe la reacción que recibió al tratar de denunciar su victimización: “La denuncié a la policía en una ocasión y me preguntaron qué había hecho para merecer la paliza, les dije que no había hecho nada en absoluto, a lo que me dijeron que era improbable y que probablemente era algo que había hecho o dicho”.

Aparte de la obvia naturaleza de culpabilización de esta respuesta, también es algo que no veríamos si la víctima aquí fuera una mujer. Estas cuestiones se ven reforzadas por el lenguaje en la política y su práctica. La violencia de las mujeres todavía no se toma tan en serio como la de los hombres; Michael Johnson escribió: “Cuando una mujer abofetea a su marido en el fragor de una discusión, es poco probable que él lo interprete como un intento serio de hacerle daño físico. De hecho, es probable que se vea como una forma pintoresca de comunicación femenina”.

Tendemos a ser más comprensivos con el uso de la violencia en las relaciones de pareja por parte de las mujeres, tanto es así que es más probable que se tengan más en cuenta las motivaciones de las mujeres que las de los hombres. Sin embargo, no siempre es sencillo entender qué motiva a un individuo a ser violento en las relaciones, pero necesitamos saber cómo alguien ha llegado a ese punto en sus vidas y qué necesita cambiar para evitar que suceda de nuevo. Esto significa que necesitamos saber cuáles son los factores de riesgo y las necesidades de tratamiento, así como comprender los factores de la situación que provocó el uso de la violencia.

Las mujeres (y los hombres) que cometen actos de violencia en el hogar suelen tener vidas y necesidades complejas; si no aprendemos más sobre el uso de la violencia por parte de las mujeres, corremos el riesgo de no satisfacer esas necesidades complejas y también ignoramos las consecuencias para las numerosas víctimas que se ven obligadas a valerse por sí mismas.

La Dra. Elizabeth Bates es profesora titular de Psicología Aplicada en la Universidad de Cumbria.

La Dra. Jenny Mackay es profesora de Psicología Forense en la Universidad de Nottingham Trent.

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store