Abandonando la secta SJW y encontrándome a mí misma

por Keri Smith

He estado experimentando un cambio bastante significativo en el modo en que interpreto el mundo y cómo “estar” en él. A medida que he lidiado con la forma de entender mi cambiante perspectiva, he encontrado que escribir mis pensamientos ha ayudado a ponerlos en algún tipo de orden, por lo que este es un intento de continuar haciendo eso. Sé que algunos de mis amigos se han preguntado por qué últimamente he sido tan crítica con la izquierda, mi hogar, así que quería compartir con vosotros lo que es una parte vocal de mi particular y reconocida cámara de eco auto-seleccionada..

Image for post
Image for post
Un pacifista tolerante que no cree en la corrección política o el genocidio y está, sin duda, contra el fascismo.

Para que conste, esto no es ilustrativo de toda la izquierda o incluso y sobre todo de todos mis amigos progresistas. (Eso no debería tener que decirlo, pero parece que tenemos que explicar cosas como esta hoy en día). De hecho, estoy escribiendo esto en parte porque sé que afortunadamente muchos de mis amigos progresistas no están en esa parte de la izquierda. He estado hablando con una amiga que también es progresista y ella no ve este tipo de cosas tan a menudo como yo. En el diagrama de Venn que es Facebook, espero que no te encuentres en superposición con este círculo, o tal vez lo haga, porque mi punto de vista puede arrojar alguna luz sobre por qué mis creencias están cambiando, y hacia dónde veo que se dirigen posiblemente las cosas.

Veo un número cada vez mayor de llamados progresistas llamando a la censura y defendiendo la violencia como una respuesta al discurso.

Veo un número cada vez mayor de los llamados progresistas pidiendo censura y defendiendo la violencia frente a la palabra. Veo a gente aparentemente razonable desear la muerte de otros y reírse de la escalada de las tasas de suicidio y de la dependencia de la clase trabajadora blanca. Veo artículos de opinión progresistas escritos en oposición a expresar empatía o cortesía en las interacciones con aquellos con los que no estamos de acuerdo. Veo a 63 millones de votantes de Trump tachados de “nazis” a los que estaría bien atacar con violencia física. Veo conceptos como la igualdad y la justicia que se utilizan como una máscara para una rabia resentida, asesina.

El aspecto más pernicioso de esta evolución de la izquierda, es cómo parece que está cambiando la gente, y con rapidez desde las elecciones. He estado pensando en esta cita de Nietzsche durante casi seis meses:

“El que lucha con monstruos, debe tener cuidado de no convertirse a su vez en monstruo. Si miras durante mucho tiempo al fondo del abismo, el abismo terminará por entrar en ti”. ¿Hasta qué punto es fácil para la gente corriente cometer actos atroces? La historia nos enseña que es muy, muy fácil cuando están ciegos a su propia hipocresía. Cuando crees que eres moralmente superior, cuando has deshumanizado a los que no están de acuerdo contigo, puedes justificar casi cualquier cosa.

En una parte particularmente vociferante de la izquierda, la justificación para deshumanizar y atacar con violencia a la gente de derechas ya ha comenzado.

Todavía no sé cómo llamar a esta parte de la izquierda. Maajid Nawaz la llama la “izquierda regresiva”. Otros los llaman SJW (Guerreros de Justicia Social) o Alt-Left. La ideología es el marxismo cultural posmodernista y funciona como una religión secular. La mayoría son adoctrinados en colegios de élite progresista, aunque muchos están siendo adoctrinados en línea hoy en día. Tienen su propio dogma y jerga, para hacerte sentir como una buena persona, y enseñar a otros sobre su “pecado”. “Revisa tus privilegios” — como “mansplaining” y “gaslighting”, todos a la vez términos útiles — ha perdido con el tiempo mucho de su significado. En estos días cada vez los veo más como formas de atacar con ad hominem según los marcadores de identidad inmutables de una persona… una manera de evitar un argumento, mientras que simultáneamente reclaman un alto nivel moral no merecido en una discusión.

Me he estado preguntando por qué más personas de la izquierda no están hablando contra la violencia, a favor del libre intercambio de ideas y el diálogo, a favor de la compasión. Pero yo sé por qué. Yo estaba en la secta. Parte de esto implica que seas un verdadero creyente, y parte de eso es tener miedo a ser llamado apóstata; a ser tirado a la papelera como sexista, racista, homofóbico, transfóbico, islamófobo, xenófobo y fascista, nazi de la supremacía blanca. Hace poco, una amistad me escribió en privado para decirme que mis últimos posts le parecen “refrescantes” y que cree en la libertad de expresión, pero que como persona que trabaja en la industria del entretenimiento, no puede decir nada que pueda hacerle perder su trabajo. Como perona que ha pasado, y que todavía está pasando, por un cambio en mi sistema subyacente de creencias, puedo decir esto: cuando consigues finalmente haber pasado por el miedo, es muy liberador. Después de mucha autorreflexión, he llegado a la conclusión de que si pierdo amigos o trabajo por tratar de encontrar y hablar la verdad de determinadas situaciones, y hacerlo de una manera que refleje mi creencia en la compasión, entonces tal vez no eran amigos o trabajos saludables para mi crecimiento.

Desde que dejé la prisión de mi antigua ideología, tengo una renovada pasión por la lectura, un nuevo interés por la filosofía, la psicología, la historia y la espiritualidad. En lugar de tratar de arreglar a otros, en estos días intento enfocarme en mejorarme, lo cual puedo decirte que es un esfuerzo mucho más duro aunque menos fútil. Me cuestiono a mí misma a diario. Trato de hacer una lista de gratitud todos los días. Trato de meditar, aunque admito que hasta ahora soy muy mierda en eso. Observo mi respuesta emocional a los estímulos, luego trato de dejarlo pasar y practico la empatía en mis desacuerdos con los demás. Muchas veces no, pero con el tiempo cada vez es más fácil (aunque dudo que llegue a ser fácil). Creo que finalmente entiendo la cita “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”. No basta con hablar de una creencia en la igualdad, la justicia, la libertad, la tolerancia y el amor si por tus acciones estás ilustrando lo contrario deshumanizando a la gente, pidiendo su asesinato, justificando la violencia física contra ellos. Tus acciones hablan más que las palabras.

¿Qué ejemplo estamos asentanto cada uno con nuestra manera de actuar en el mundo? Me acuerdo aquí de Daryl Davis, el músico que está sacando a gente del KKK haciéndose amigo de ellos. Qué carácter evolucionado debe tener. ¿Qué manera de ser tiene para aspirar a ser así, para tomar ese rumbo? Creo que asumir la tarea de evaluar honestamente y tratar de mejorar mi carácter, y de abogar por principios de igualdad, justicia, libertad de expresión, libertad, paz y amor de una manera que apoye esos principios en lugar de aumentar el resentimiento, el odio y la rabia asesina de MANERA que apoye esos principios en lugar de aumentar el resentimiento, el odio y la ira asesina, es la forma de cambiar el mundo. Si esto me convierte en una imbécil, en un ingenua pacifista, en una fanática privilegiada — una hereje — para tu ideología, que así sea.

Image for post
Image for post
El que lucha con monstruos, debe tener cuidado de no convertirse a su vez en monstruo. Si miras durante mucho tiempo al fondo del abismo, el abismo terminará por entrar en ti. — Nietzsche
Algunas palabras de sabiduría del profesor Jordan B. Peterson [‘Mi mensaje a los Millenials: Como cambiar el mundo — Apropiadamente’, con subtítulos en español, T.]

Fuente: Medium

Written by

Traducciones sobre los asuntos de los hombres, la izquierda liberal, las políticas de identidad y la moral. #i2 @Carnaina

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store